Oposición, jubilados por la revolución

Existe una vocación por jubilar luego enterrar a la oposición ante su continuo fracaso e incapaz de levantar cabeza hace rato que dejaron de ser adversarios de cuidado en la arena política. Por su mediocridad o por las payasadas de sus dirigentes solo les queda el camino de buscar la desestabilización y el golpe, con esa estrategia sostienen a sus partidos como una forme torpe de religión.

Al menos alguien con sentido común en la oposición debería entender que la tranquilidad del pueblo radica en el respaldo al presidente Chávez así como lo hizo el TSJ y los militares que constitucionalmente sostienen un gobierno fuerte nada vulnerable con Nicolás Maduro encargado del gobierno desde donde, eso sí, deberá imponer mano dura a los acaparadores, especuladores y golpistas, corruptos desestabilizadores que buscan cualquier oportunidad para transformar la paz social en un conflicto interno.

La actitud lodosa y pestilente de la oposición con respecto a la salud del presidente Chávez, es una forma maquiavélica de presentarse a diario ante las derrotas sufridas en las urnas y en el 10 de enero cuando el pueblo se posesiono como gobierno esperando la recuperación de su líder.

Inmaduros e irreflexivos critican, incluso, a su aliado la OEA por aceptar el fallo del TSJ, los hace ver como claramente irresponsables y falaces cuando llaman a la desestabilización convocando a los estudiantes porque saben que internacionalmente, por el momento, están solos; es una oposición no solo débil sino ofuscada llena de un largo etcétera cuando se refieren a Chávez y a la política en Venezuela, y sin querer entender que sus acciones son peligrosas e imprudentes llevados por su accionar ruin que solo enseña a su propia gente improvisación e ignorancia.

Inhumanos y corruptos es la muestra de una oposición que ha inoculado en el sistema nervioso de lo privado, en la Iglesia y en la burguesía muestras de descomposición y a cada paso que dan con ayuda de la manipulación informática, del acaparamiento, del chantaje comunicacional, de la acusación infundada o desde el negocio del agravio o desde la amenaza del pronostico negativo o desde la suplantación de una verdadera oposición, son formas de desestabilización que están en marcha en Venezuela.

Incapaces de ofrecer un ejemplo individual con ética, moral y patriotismo ni capaces de realizar una política seria ni Capriles ni López peor la loca de la Machado, pueden ofrecerse como ejemplos políticos, solo forman mesas y movimientos deshonestos llamando a la desestabilización porque no pueden ofrecer decencia individual cumpliendo los preceptos de convivencia respetando los derechos del pueblo, especialmente, entregando ejemplos de tolerancia y consideración hacia la sociedad.

Llevan más de 13 años muriendo y resucitando en torno a Chávez, no pueden separar su pasado negándolo a su futuro una nueva moral, así, su limitadísimo crecimiento les traza una frontera política pobre aun sin Chávez. Sin modelos de gestión y ofrecimientos que nada tienen que ver con la nueva inercia socio-política del pueblo es otra evidencia que las gentes continúan con el protagonismo del cambio reconociendo liderazgos valiosos dan testimonio que en Venezuela y en la región las masas revolucionarias desean jubilar a la oposición.

Las revoluciones permitieron a los pueblos que los regresen a su realidad natural, además, permitieron que sus líderes rápidamente adquieran la condición de políticos útiles, curioso este fenómeno protagonizado por los pueblos ante la evidencia devastadora de la mediocridad en la gestión política y en su condición inhumana de la oposición que no les importa nada más que sus intereses económicos a través de la política; la oposición trata de preservar su miserable actitud con la miserable gestión del capitalismo que perdió toda su capacidad de orden ante la prolongada enfermedad económica.

Los pueblos le dicen adiós a la oposición, muchos países en esta parte del mundo están repletos de adioses a los políticos de derecha; una vez más empezó en Venezuela reeligiendo a Chávez, continuara en febrero en Ecuador reeligiendo a Correa, es el deseo de vivir en plena democracia, como ahora, nunca antes estos pueblos han participado tomando decisiones políticas trascendentales construyendo los pilares para edificar su futuro en libertad y soberanía con el surgir fuerte de las personas agrupadas en nuevos partidos y movimientos que están jubilando a la oposición.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1033 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a157852.htmlCUS