La cooptación del PSUV

Las luchas revolucionarias no son para reformar los viejos vicios; no pedemos ser cínicos cuando se trata de buscar los avances democráticos en nuestro sistema político; sobretodo cuando se diseñan los procedimiento electorales para votar por nuestros voceros.

El libro rojo del PSUV manifiesta una de las mayores ambigüedades y contradicciones ideológicas referidas a ciertos métodos para la toma de decisiones y elecciones internas.

“La Cooptación”, es sin duda un sistema que pudiera ser profundamente perverso en una Nación que no haya llegado al nivel de conciencia social y política para interpretar y ejecutar la Democracia Participativa; regla que busca nombrar a sus propios miembros sin intervención de factores externos, en el caso del PSUV la militancia de Base.

La Cooptación es un método tan ignominioso en las democracias participativas que pudiera producir caudillismos; afortunadamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece un sistema de elección universal, directo y secreto rechazando la Cooptación por ser inconstitucional; sin embargo, en el PSUV, donde se quiere implantar tal práctica pudiera llegar a generar una inercia para preservar candidatos o candidatas con aficiones marcadas hacia un sector que quizás no representa la mayoría de sus militantes, originando luego un agotamiento gradual hasta aniquilar al Partido, caso vivido por la otrora MVR.

En términos generales, la Cooptación es un método que tiene su historia originaria en los gobiernos monárquicos (teoría que supieron “vendérsela” al Partido), donde la realeza podía conservar la elección de cargos por derecho hereditarios; otra institución que han sabido utilizar ésta regla perversa es la Iglesia Católica.

El fascismo tenía un programa político de organización mediante un “cuerpo colegiado”; a propósito, me sorprendió escuchar a un ex-gobernador pesuvista en las discusión de las 5 líneas estratégicas hablar de éste método de la Cooptación utilizando la teoría del fascismos, expresándose como “cuerpo colegiado”, posiblemente en sus profundos pensamientos ostenta el idealismo fascista.

Queridos lectores analíticos, el Artículo 5 de los Estatutos del PSUV sobre los métodos de la democracia interna, indica que para la toma de decisiones y elecciones internas se podrán utilizar varios métodos entre ellos la elección directa, universal y secreta como las realizadas en las votaciones presidenciales, regionales y municipales; elecciones de primer, segundo o tercer grado como se eligieron los voceros de los batallones del PSUV, sus delegados y sus pre-candidatos; opinión y consenso, éste último referenciado en la política exterior del imperio estadounidense a través del famoso “Consenso de Washington”; también a las practicadas en la Oposición venezolana mediante la MUD en la escogencias de algunos candidatos en varias regiones; no obstante, en otras latitudes, la Oposición ha utilizado en su mayores proporciones el método de la Cooptación.

El propósito del PSUV es la construcción del Socialismo consolidando la democracia bolivariana, participativa y protagónica; poseyendo valores de la Unidad. Como primer punto, no se puede tener como objeto construir la “Democracia Participativa” cuando se le reduce la participación a la militancia en las decisiones trascendentales del Partido dentro de reestructuración orgánica del PSUV o de quienes serán sus candidatos.

Como segundo punto, no se puede originar la Unidad cuando se impone la desigualdad entre quienes ostenta los alto niveles de direcciones en el Partido sean nacionales, regionales o municipales contra la base, predominando la arrogancia, la mentira, el egoísmo, el irrespeto, la hipocresía y la injusticia, cuantías propias donde el capitalismo logra atomizarse como lo ha hecho con éste método siniestro y antidemocrático de la Cooptación; regla que pudiera ser bien recibida de aplicarse en una Nación con un alto grado de conciencia socialista donde sus dirigentes no posean en sus conductos sanguíneos rastros de ADN capitalista; donde convengan de manera orgánica, política e ideológica como ingrediente fundamental la Unidad Revolucionaria, lográndose erradicar el fraccionamiento de interés individuales sustituyéndolo por el interés colectivo.

El PSUV deberá considerar las disposiciones de las diversas organizaciones sociales para la integración del Gran Polo Patriótico, no es cuestión que los movimientos sociales comprometidos con el Proyecto Bolivariano se adhieran al PSUV, es asunto que el PSUV se suelde a estos movimientos sociales quienes son los combatientes de vanguardia en la lucha contra el explotador.

El PSUV ha avanzado en lo que respecta a las escogencia de sus candidatos y sus direcciones; sin embargo, el utilizar éste método perverso de Cooptación sería un atraso para nuestros Partido en materia de Democracia Participativa; criticamos a la Oposición y no podemos copiar sus acciones, el PSUV no es capitalista, derechista ni muchos menos fascista; por lo tanto, el esgrimir éste método entraría en un estado de reformismo democrático, perdería su esencia de Socialismo Bolivariano; se sostendría sobre columnas débiles e irresistente; lo cual, se esperaría poco su desplome.“Quienes han perdido el apoyo Popular se ven en la necesidad de imponer sus candidatos sin la consulta del Pueblo; al final, estos quedan solos y repudiados”.

Abgdo. CARLOS GUTIERREZ
carlosg2021@yahoo.com
@carlosg2021

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3894 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Carlos Gutierrez


Visite el perfil de Carlos Gutiérrez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Gutiérrez

Carlos Gutiérrez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

US Y ab = '0' /actualidad/a120059.htmlC0http://NON-VEca = .