Habló sobre Monómeros

Colombia: Petro reitera su disposición de normalizar relaciones con Venezuela

El presidente electo de la República de Colombia, Gustavo Petro, reiteró su deseo de normalizar las relaciones con Venezuela con miras a coadyuvar al desarrollo económico de la región.

«Hay que normalizar las relaciones. Eso porque venimos de años y hay complejidades en muchos temas. La frontera es mi principal preocupación. Porque ahí hay una ilegalidad fuerte, muy fuerte. También hay unas posibilidades reales», puntualizó Petro en una entrevista con el portal colombiano Cambio.

«Cúcuta no es un pueblo andino alejado del mar. Cúcuta es un pueblo costero. Está a una hora del mar, solo que el mar está al otro lado. ¿Entonces, cómo es que no aprovechamos eso para industrializar el territorio? O sea, por nuestras dificultades políticas entre naciones no se aprovecha de una ventaja territorial enorme que hay ahí», aseveró Petro.

Otro tema que abordó en la entrevista fue el referido a la estatal venezolana Monómeros, que está en suelo neogranadino, y que fue entregada indebidamente por la administración de Iván Duque al exdiputado Juan Guaidó, tal y como lo ha denunciado el Estado venezolano.

Al respecto, Petro señaló: «Otro problema inmediato es Monómeros, porque ni más ni menos Monómeros, que es una empresa desconocida para muchos colombianos, ubicada en Barranquilla y que es colombo venezolana, con mayoría venezolana, es la que producía los fertilizantes y hoy el problema fundamental de la agricultura y el hambre son los fertilizantes. La asfixia financiera que ha sufrido esta empresa la tiene paralizada y los fertilizantes los estamos importando a tres veces el valor».

Por otra parte, el mandatario electo abogó por crear un consenso entre las fuerzas progresistas de ese país que desean una transformación a través de objetivos comunes y romper con sectarismos.

Mencionó una serie de temas urgentes que atenderá de forma inmediata una vez que se inicie su mandato oficialmente el próximo 7 de agosto.

Indicó que su Gobierno se propone «romper con los sectarismos, tanto de derecha como de izquierda, para lo cual hay que hablar con todos los sectores y construir acuerdos».

«Lo que hemos logrado, y hay una conversación que ya está planteada con Álvaro Uribe Vélez, hay otra planteada con Rodolfo Hernández, es básicamente construir un clima que yo llamaría de paz, de diálogo, sin pensar en unanimismos, porque eso no va a existir nunca en una sociedad humana», afirmó el mandatario electo.

Asimismo, se refirió a su tensa relación con militares y policías, de su plan de paz integral y de una propuesta que le hará a Estados Unidos para modificar la aplicación de la extradición.

El Presidente electo sostuvo que «el Acuerdo Nacional se tiene que generar en unos espacios que no son propiamente los parlamentarios, que son sociales, donde también hay política, obviamente».

«Esos espacios en primerísimo lugar; a mí me gustaría que fueran los regionales para encarar de entrada el conflicto, porque el conflicto que tenemos hoy tiene unas especificidades regionales; no se puede tramitar homogéneamente a nivel nacional», manifestó.

Sobre la paz en Colombia, Petro adelantó que le he pedido a la Iglesia Católica que establezca los canales para un proceso de paz integral en toda Colombia.

«Integral significa que no es simplemente con lo que aún hoy se considera insurgencia, sino abierto a todo lo que signifique uso de armas ilegales. Bueno, eso lo vamos a oficializar. Creo que la Iglesia Católica hoy debe jugar un papel fundamental en la construcción de la paz de Colombia», subrayó.

Destino legal de Monómeros

Uno de los aspectos abordados por Gustavo Petro durante la campaña que devino en su elección el pasado domingo como el próximo presidente de Colombia fue el retomar las relaciones con Venezuela en los órdenes diplomático, político y comercial.

En ese contexto, el futuro de la empresa colombo-venezolana Monómeros será uno de los grandes desafíos para el líder de izquierda, en especial por la accidentada situación en que se encuentra la filial de Pequiven desde 2019, cuando el gobierno de Iván Duque decidió otorgar el manejo de la industria al autoproclamado presidente de la República, Juan Guaidó.

Monómeros Colombo Venezolanos, que suministra aproximadamente 45% de los
fertilizantes que se utilizan para la producción agrícola en el vecino país, se convirtió entonces en uno de los elementos fundamentales en el campo de batalla librado por el Gobierno de Venezuela, liderado por el presidente Nicolás Maduro, y sus acérrimos adversarios de la ultraderecha, quienes capitalizaron sus nexos ideológicos con Duque, con el aval del Gobierno de Estados Unidos, para manejar de manera ilegal los recursos que genera la petroquímica binacional.

Asimismo, la crisis provocada por el conflicto entre Rusia y Ucrania ha traído entre sus
consecuencias la escasez y el aumento en los precios de los fertilizantes (y por ende un alza considerable en el valor de los alimentos) y un replanteo de la estrategia de comercialización de estos insumos en el mundo.

Es así como la figura de Monómeros cobra vital importancia más allá del ámbito colombiano y podría convertirse en una alternativa para la crisis de fertilizantes; no obstante, debe definirse primero su estructura jerárquica y organizativa una vez que Petro asuma el poder pero, sobre todo, aclarar su verdadera situación financiera durante el manejo por parte de las fichas de Guaidó.

Denuncias de corrupción

Cabe recordar que en septiembre de 2021 la Superintendencia de Sociedades de Colombia exigió a la junta directiva informarle de sus decisiones debido
al presunto manejo irregular por parte de la junta ad hoc.

La medida fue anunciada en medio del reclamo del presidente Nicolás Maduro de recuperar el control de la empresa, como parte de las negociaciones que se desarrollaron en México con la oposición.

El 25 de mayo, José Luis Pirela, quien fue diputado por la oposición a la Asamblea Nacional durante el período 2015-2020, presentó un documento ante la Fiscalía de Colombia en el que denunció a la junta directiva de la empresa, y en especial a su gerente general y representante legal, Guillermo Rodríguez Lamprea, sobre la presunta comisión de varios delitos, entre ellos hurto, corrupción privada, administración desleal, y utilización indebida de información privilegiada para beneficio propio.

De acuerdo con información aparecida en varios medios colombianos, Rodríguez Lamprea habría celebrado contrataciones, incluso con empresas fantasmas ligadas al grupo de Leopoldo López.

También el pasado mes de mayo, en medio de la campaña electoral colombiana, la recién
electa vicepresidenta del país, Francia Márquez, acusó de manera abierta a la directiva de
Monómeros y a Juan Guaidó de quebrar la empresa, situación que, a su juicio, ha traído como consecuencia el aumento en el precio de los alimentos.

El problema en los insumos en Colombia es parte de lo que está encareciendo los costo de la canasta familiar. Aquí había dos empresas, Ferticol y Monómeros en Barranquilla.

Monómeros es una empresa colombo-venezolana, que por el conflicto entre Venezuela y
Colombia, politiqueros quebraron la empresa, se la entregaron a (Juan) Guaidó, quien
como presidente interino la quebró".

Petro con la última palabra

El presidente electo, Gustavo Petro, ha expresado en varias oportunidades su posición en contra de la decisión de Iván Duque de permitir que Juan Guaidó y sus aliados asumieran el manejo de la empresa Monómeros, que legalmente
debería estar en manos del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Además, se sumó a la serie de denuncias sobre actos de corrupción cometido por sus
directivos. "Los abonos de buena parte de la agricultura colombiana dependían de Monómeros colombo/venezolanos, la empresa se la regaló Duque a Guaidó después de expropiarla y se la robaron. Ahora los abonos cuestan dos veces más a los agricultores colombianos", escribió el líder de Pacto Histórico al respecto en un mensaje a través de su cuenta en Twitter.

Las cartas están entonces echadas y solo basta esperar que Gustavo Petro se instale en el Palacio de Nariño para, en primer lugar, y en cumplimiento de su promesa de restablecer las relaciones con Venezuela en todos los niveles, le devuelva la administración de Monómeros al Gobierno de Venezuela y a su vez exija a la Fiscalía colombiana y a los organismos competentes de ese país iniciar una profunda investigación para determinar el grado de responsabilidad administrativa y penal que pudieran tener quienes fueron designados para su administración desde 2019.

Contradicción

La directiva actual de Monómeros ha insistido en que la empresa ha tenido éxito financiero y operativo desde que pasó a ser manejada por Guaidó y al respecto informó que en 2021 obtuvo una utilidad neta de 58 mil millones de dólares y que alcanzó ventas por más de 1 billón de dólares, lo que representa un incremento de 21% de variación con respecto a 2020.

No obstante, un video difundido en redes sociales reveló que trabajadores y trabajadoras de la empresa solicitaron al entonces candidato Gustavo Petro ejercer las acciones para salvar a la empresa de la quiebra. "Los trabajadores piden a Gustavo Petro que salve a la empresa y salve a los trabajadores de la masacre laboral que vienen padeciendo", declaró al respecto la dirigente de Fuerza ciudadana del atlántico, María correa, quien respaldó la petición.

Con información de AVN / Últimas Noticias.

Noticia Relacionada



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4102 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter