A Gregorio Salazar, Sec. General del SNTP

Por qué no voy al 60 Aniversario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP)

Caracas, 07 de marzo de 2006
Ciudadano
Gregorio Salazar
Secretario General
S.N.T.P.
Casa del Periodista

Avenida Andrés Bello
Caracas.
 
Estimado Gregorio:

 
 
Te agradezco la invitación para asistir a los actos que se efectuarán el próximo 11 de marzo, con motivo de celebrarse el 60 Aniversario del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), pero con gran franqueza y sinceridad contigo a quien considero un amigo, así como también a los demás colegas que estarán presentes, debo decirles que no participaré en los mismos porque estoy en desacuerdo con el actual camino que está transitando el sindicato.

 
Creo que ningún periodista o trabajador de la prensa, puede olvidar los terribles momentos que vivimos en los años o gobiernos de la cuarta república, como consecuencia de la salvaje represión policial y de la inexistencia de libertades sindicales, de Prensa y/o Expresión por denunciar los constantes atropellos a los derechos humanos a los cuales estábamos sometidos. Todavía tengo fresco en mi memoria los recuerdos de crueles asesinatos como el del periodista Fabricio Ojeda, en el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (SIFA), de Alberto Lovera, Jorge Rodríguez y muchos otros más; los crímenes en los campos antiguerrilleros, las espantosas torturas narradas por Efraín Labana Cordero, en el Teatro de Operaciones Antiguerrilleras TO-3; los secuestros hasta de féretros como el ocurrido con el cuerpo del dirigente sindical del PCV, Luis Emiro Arrieta, del cual fui testigo en la funeraria La Voluntad de Dios, en la avenida Andrés Bello, realizado conjuntamente por la DIGEPOL y el SIFA; las desapariciones y graves injusticias contra inocentes venezolanos como el que viví en 1967, en los calabozos de la siniestra Dirección General de Policía (DIGEPOL), cuando estando preso con otros ciudadanos en los sótanos del edificio de Las Brisas en Los Chaguaramos, acusados por el jefe de operaciones Luis Posada Carriles de cómplices del desembarco cubano en Machurucuto, observé a un preso que tenía un sellito de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP) en su saco y como no lo conocía, le pregunté varias veces en voz baja, si era periodista, para que me dijera su nombre, pero nunca respondió. Cuando salí en libertad, gracias a las gestiones de José Vicente Rangel, me enteré por el colega Manuel Vicente Magallanes, que ese hombre que guardó silencio, era el poeta, escritor y periodista Rubén Angel Hurtado, militante de Acción Democrática, quien había ido esa misma noche al Hospital Universitario a raíz de la muerte de su padre y la DIGEPOL lo hizo preso en la puerta de la UCV de la plaza de Las Tres Gracias, con la acusación de pertenecer a los grupos armados de las FALN.

 
Considero que otro verdadero ejemplo de atropello a la libertad sindical, ocurrió en el año 1975, cuando en mi condición de Secretario General del SNTP, fui citado de urgencia al Palacio Blanco, por el ex Ministro de Información Guido Groscors, en momentos que analizábamos con la Junta Directiva y el Comité de Empresa, el nuevo contrato colectivo del diario El Universal y la injusta situación de sus corresponsales en el interior del país que eran incluidos por el periódico en otra empresa que crearon denominada “Informaciones Nacionales” (INNAC). Existía una feroz intransigencia a transigir o reconocer beneficios para sus trabajadores. En ese entonces El Universal lo presidía Luis Teofilo Núñez, quien a su vez también era presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). En esa reunión Groscors, me dijo en nombre del ex presidente Carlos Andrés Pérez, que éste me mandaba a decir que estaba muy preocupado por la actividad del SNTP y me expresó en forma amenazante que el gobierno no estaba dispuesto a aceptar un Paro Nacional de Prensa y que si el SNTP lo anunciaba, de inmediato sería declarado ILEGAL. Le expresé mi desacuerdo a Groscors por esas amenazas. Le informé la actitud hostil e intransigente que tenía ese periódico contra el sindicato y sus trabajadores, al extremo que ya habían introducido en los tribunales una acusación penal contra la directiva del sindicato, logrando casi de inmediato que un juez nos dictara Auto de Detención y que la policía tuviera en sus manos órdenes de captura en mi contra y de otros miembros de la Junta Directiva. Finalmente, le pregunté a Groscors si esa misma preocupación que tenía el gobierno por este conflicto se la habían expresado a Luis Teofilo Núñez , pero no me respondió. Fué una lucha muy desigual para defender los derechos de los trabajadores de la prensa. El poder económico y el gobierno de turno una vez más se aliaban contra el sindicato. Por supuesto, los medios de comunicación que ellos controlaban no condenaron tan bochornoso atropello. Por el contrario, se produjeron más presiones y algunos colegas comentaron que estaba poniendo en peligro la existencia del SNTP y me propusieron que firmáramos un borrador pidiéndole disculpas a Núñez, lo cual también rechacé. Para la Junta Directiva fueron momentos terribles y muy difíciles, como todavía lo pueden testimoniar el ex Secretario de Organización, Aurelio Gil Beroes y el Dr. Rodolfo Porro Alleti, ex Consultor Jurídico, ya que no podrá hacerlo Cruz Villegas, nuestro principal asesor sindical, a quien rendimos un homenaje póstumo.

 
Apreciado Gregorio, ahora el poder está en manos del pueblo y no debemos olvidar jamás, la lista interminable de arbitrariedades, chantajes, violaciones a las libertades de prensa y expresión, abusos y amenazas contra medios de comunicación social, caricaturistas y periodistas que ocurrieron en el pasado, bien por presiones de los EEUU o por la complicidad de los gobiernos de turno con los empresarios de la prensa. Todos conocemos los casos ocurridos con el propio diario El Nacional, Tribuna Popular, PUNTO, la revista Reventón, la Cadena Capriles, Claudio Cedeño, fundador de nuestro sindicato, Alexis Rosas, Alicia Herrera, Luis Guillermo García y conmigo mismo cuando, pese a no ser empleado de Radio Rumbos, la directiva de esa emisora aprobó en 1998 cerrar mi programa de opinión independiente “DE CARA AL PUEBLO”, porque no acaté la línea empresarial que prohibía difundir informaciones o entrevistar al entonces candidato presidencial, Hugo Chávez Frías.

 
Ahora, la situación ha cambiado. Es verdad que a veces se producen errores, pero hay voluntad para corregirlos y que existen los caminos legales para resolver los conflictos. Con todo respeto creo que no se justifica tu actitud de constante confrontación política que tienes con el gobierno. No puedes negar que existe una profunda diferencia entre el pasado lleno de injusticias que todos queremos enterrar definitivamente, con el presente que abre para nuestra querida patria y para el pueblo venezolano un futuro lleno de esperanzas, pero al igual que ocurrió con el golpe de estado fascista de 2002, debemos estar alertas porque nuestra patria sigue amenazada por el imperio. Los enemigos internos y externos de los trascendentales cambios políticos, económicos, sociales e internacionales, siguen trabajando en silencio. No podemos engañarnos. La lucha es por la defensa de nuestra independencia,soberanía,libertad y verdadera democracia y por la integración de Nuestra América. Por considerarte mi amigo, te llamo a la reflexión para que no permitas que el SNTP, sea utilizado por los enemigos que tratan de arrebatarnos las conquistas que hemos alcanzado con la Revolución Bolivariana.
 

Atentamente,
Freddy Balzán M.
C.I.999.903-carnet SNTP 0008


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4736 veces.



Freddy Balzán M.


Visite el perfil de Freddy Balzán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Balzán

Freddy Balzán

Más artículos de este autor