Obama Superstar y la bancarrota imperialista

Barak Obama empieza su mandato marcado por la grave crisis de los países imperialistas y, particularmente, de EEUU: millones de parados, más de un billón de dólares de déficit fiscal, el sistema financiero tocado del ala y un continuo descenso del consumo privado. El paro es el problema que más afecta a la vida de los norteamericanos. El número oficial de desempleados de los Estados Unidos ha llegado a 2.600.000, el más alto desde la II Guerra Mundial. Para 2009 se prevé una tasa de desempleo que supere el 10%. La promesa de Obama de crear entre 3 y 4 millones de empleos resulta poco creíble en una recesión cuyo final no se vislumbra ni por asomo. 

Menos aún cuando, según cifras recientes del Departamento del Tesoro de EEUU, y debido a la reducción de los ingresos tributarios, más los enormes desembolsos por la ejecución del programa estatal de rescate financiero, el déficit fiscal del gobierno norteamericano llegará en el primer trimestre de 2009 a 485.200 millones de dólares, rompiendo el récord histórico de 455.000 millones de dólares del año fiscal de 2008. Según cálculos oficiales, el déficit del año fiscal de 2009 establecerá el récord de 1,2 billones de dólares, cantidad que no incluye los desembolsos por el programa de estímulo económico que Obama quiere llevar a cabo. 

El nuevo presidente está dispuesto a aguantar ese enorme déficit fiscal, incrementando el desembolso de dinero público para paliar la crisis. La idea es que, una vez estabilizada la economía, se estará en condiciones de tratar el déficit. Todos los economistas respaldan esa política de hacer frente a la crisis con más endeudamiento para estabilizar el sistema financiero y “generar confianza”. Sin embargo, ese plan de ayuda a las grandes corporaciones financieras no parece ser suficiente. El aumento del paro agrava los problemas de los créditos hipotecarios y de las tarjetas de crédito. Lo previsible es aún más problemas para los bancos. Eso, a su vez, provoca que la banca no quiera conceder préstamos, las empresas no traten de crecer y los consumidores se retraigan, generando un círculo vicioso. 

La recesión económica, en cuyo origen está una grave insuficiencia de demanda, cuando la Reserva Federal de Estados Unidos ha bajado la tasa de interés hasta casi cero, deja al gobierno el único camino de aumentar los gastos y reducir los impuestos. Lo que prometía Obama era reducir impuestos para los sectores de la población de ingresos medios y bajos y aumentarlos para los de ingresos altos. Pero todo parece indicar que el nuevo presidente no está dispuesto a aumentar los impuestos para nadie. Sin embargo eso no garantiza que aumente el consumo ya que, en plena crisis, la gente se inclina a ahorrar o pagar las deudas, en lugar de aumentar sus gastos. Y el consumo representa el 70% del volumen económico estadounidense. 

Por otro lado, la política comercial de Obama no está clara. En la campaña electoral manifestó su deseo de ejercer presión sobre los socios comerciales y exigirles mayores estándares laborales y medioambientales, lo que parece apuntar a una política comercial más conservadora y proteccionista que pretenda trasladar la crisis a los demás. Pero esto puede tener un efecto boomerang. EEUU obtiene del comercio internacional unos beneficios superiores al billón de dólares. Cualquier medida proteccionista de la administración Obama generará medidas similares por parte de otros países, lo que agravará los problemas de los mercados. 

Toda la palabrería europea sobre la gran confianza que depositan en Obama no va a cambiar la realidad de la continuación de la estrategia imperialista de hacer recaer el coste de la crisis en el resto de países del mundo. Y respaldar esa estrategia económica sobre la base del -menguante- poderío militar norteamericano. La diferencia es que los sectores imperialistas a los que Obama representa son conscientes de que no pueden avasallar a todo el mundo a la vez, y que necesitan una política de selección de aliados y enemigos menos torpe que la de la administración Bush. 

No nos enfrentamos a un gobierno menos imperialista, sino a un imperialismo más inteligente que afronta una crisis de imposible solución. Dicho sea como recordatorio al progresismo embelesado.

(*) Teodoro Santana es militante del Partido Revolucionario de los Comunistas de Canarias (PRCC)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1586 veces.



Teodoro Santana


Visite el perfil de Teodoro Santana Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teodoro Santana Hernández

Teodoro Santana Hernández

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a71030.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO