Rapaces protectores

Las elecciones de Estados Unidos para elegir al bueno y al malo significan para la humanidad la conciencia de si misma para considerar sus problemas desde un nuevo sistema económico político y abrir nuevos caminos a la actividad de vivir.

Es increíble y desproporcionado como el mundo contempla con interés las elecciones presidenciales de los norteamericanos, cuestionamiento profundo que irrumpe en la historia de los habitantes de la tierra en una época de cambios radicales en menos de 24 hrs. Todo el mundo sabe quien es el presidente de los estadounidenses aun cuando no sepan el suyo la utilización de los medios masivos de comunicación para hacer de las elecciones presidenciales en EEUU una obra descomunal superior al mundial de fútbol o al de los juegos olímpicos cada 4 años. Los habitantes de la tierra deben alterar profundamente sus nociones tradicionales para comprender que las elecciones estadounidenses es el cambio de rapaces con discursos protectores para la humanidad y continuar con el mismo manejo del mundo. Es el momento de entender que los EEUU no giran en torno a los demás países sino todas las naciones en torno a el. Esta revolución copernicana es un ejemplo de los cambios fundamentales gracias a los cuales la gente revisa radicalmente los efectos de las políticas de los EEUU y el enorme lugar que ocupan en la tierra. Los presidentes elegidos en Norteamérica fusionados con Europa con la complicidad de los G 20 están haciendo que nuestro planeta se vuelva inhabitable no solo por el calentamiento global y los cambios climáticos, la pobreza es el pandemonium más grande con consecuencias apocalípticas de seguir con el sistema socio-económico capitalista y por las armas nucleares cada vez mas tentados a utilizarlas. Los rapaces protectores saben que las naciones como Venezuela, Irán, Rusia, forman un sistema independiente que gana adeptos pero también saben que son sistemas todavía vulnerables para las fuerzas imperiales y que la reestructuración del capitalismo continué con un promedio de tres casas, cuatro automóviles y dos empresas para los mismos grupos oligárquicos del mundo.

Pero este hecho implícito de una expansión económica indefinida del capitalismo sostenida por la fuerza militar más poderosa sobre la tierra jamás unida tiene dos fallos que se complementan incluso en los países mas ricos y aun cuando mediante impuestos y seguros sociales se garanticen sobre el papel constitucional todas las transferencias de recursos la economía de cuentagotas no asegura el fin de la pobreza en la base de la pirámide social. El diez por ciento más rico dispondrá de los mismos 40-50% de la renta nacional mientras el 70% de los pobres mas pobres dispondrán de apenas el 5% de la renta nacional. En el plano mundial los países mas ricos continuaran arrebatando sus recursos de los subdesarrollados incluso resulta razonable suponer que las sociedades industrializadas tengan un ingreso per capita de entre 10 y 20 mil dólares anuales y los dos tercios de la humanidad un ingreso anual de 300-400 dólares por persona, y eso de continuar con esa moneda para la comercialización mundial, constituye el colmo del optimismo. Y quizás para esta gran masa de la población mundial la desnutrición, las mismas enfermedades curables, las casuchas miserables, el desempleo, la inanición, seguirá siendo el destino más probable. Los rapaces que se manifiestan protectores de la humanidad no podrán cambiar el sistema económico-político sin afectar el concepto de imperialismo del cual se alimentan. Pero todavía debemos agregar otro problema al terriblemente desigual sistema del capital. Los innegables límites físicos al crecimiento. Los delicados sistemas y equilibrios naturales que hacen posible la vida no pueden ya sostener a 6 mil millones de personas todas ellas dispuestas a producir, consumir y desechar y contaminar al mismo tiempo, al mismo ritmo que los países industrializados en ese camino se encuentra la mitad de la población de China e India tremendo holocausto. En esta cuestión la diferencia de criterios es sumamente grande, algunos cretinos creen que 12 mil millones de personas pueden tener el nivel de vida de los EEUU la pregunta es antes o después de la recesión, proyección realizada cuando la tierra no superaba los 3.500 millones de personas a mediados de los 70 del siglo pasado para justificar el expansionismo neoliberal puesto en marcha masivamente por las trasnacionales petroleras mas o menos por esa década. Treinta años después vemos los daños irreparables por la contaminación térmica y la destrucción del medio por menos del 10% de todas las naciones ricas y sus poblaciones con el actual sistema de vida consumista y derrochador. Cada vez que un rapaz es electo no podemos olvidar que los limites existen, la tierra sus recursos no son infinitos, las poblaciones deben sostenerse estables así como sus exigencias y lo mas importante no podemos seguir trabajando para este 10% de población en cada país o para los G28.

Sin embargo la historia de la humanidad comprende también el despliegue de visiones reales y utópicas como las que vive actualmente Sudamérica. Imaginar el futuro que uno desearía exige no solamente perspicacia política, exige educación, conocimiento, imaginación y moral diferente a las costumbres. Visiones corroboradas por los hechos revolucionarios de cuanto es nuevo y deseable para las sociedades socialistas. Evidentemente imaginar un sistema que satisfaga las necesidades de una gran sociedad continental industrializada es mucho mas complicado pero realizable por estar basados en los aspectos inmutables y universales de la naturaleza humana. Los planeamientos revolucionarios en los sistemas existentes exigen una actitud colectiva basada en la premisa de que la mujer y el hombre producirán continuamente cambios evolutivos gracias a su poder de creación, de acción y reacción constantes entraña inevitablemente alteraciones continuas que garantizan la rebelión y la insatisfacción de las sociedades.

Aunque fuéramos lo bastante sabios como para lograr en un momento dado un estado armonioso social, no podrá tratarse sino de un equilibrio dinámico compatible con el desarrollo del ser humano. Lo importante es saber si la acción económica política esta regulada por las mismas fuerzas ciegas de enriquecimiento grupal o podrá guiarse por un juicio colectivo norte-sur deliberado y racional. Se reconoce de una manera general que todas las crisis económicas y socio políticas a lo largo de estos últimos 70 años han sido el resultado de guerras o de decisiones globales tomadas a ciegas por el G8. La mayor parte de los problemas humanos que constituyen la plaga de nuestra civilización se deben a descubrimientos y decisiones científico-políticas tomadas para resolver otros problemas y prolongar la vida humana con los mismos problemas ocasionados por el mismo sistema capitalista no concebido para prestar servicio a la humanidad.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3089 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: