FAO-¡Hambre!

Día y semana mundial de la alimentación. ¿Han notado cómo subieron prácticamente todos los renglones de la alimentación en el curso del último año? En Norteamérica y Europa, donde no se conocía tal cosa desde hace años, la gente gruñe y refunfuña como nunca. Impacto del cambio climático, de la bioenergía, de la inversión monstruosa (desde todo punto de vista) en armamentos cada vez más sofisticados... Cuando las aguas de un río suben, los de abajo son los primeros en ahogarse. El río de la crisis va subiendo y en todo el mundo va a pasar lo mismo: los más pobres serán los primeros en sufrir y morir.

La FAO –Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación– no tiene otra voluntad política que la del órgano rector, la ONU. Esa misma ONU, en la persona de su propio Secretario General, está haciendo pactos secretos con la Otan, organismo guerrero de los Estados Unidos. Los mismos Estados Unidos, por su parte, pretenden pagar a los bancos y banqueros delincuentes un dinero mayúsculo de la nación (es decir, de la gente), cuya cantidad equivale a lo que se le daría a la FAO durante 350 años parecidos a 2008. Es decir, es evidente que no existe ninguna voluntad política de solucionar el hambre en el mundo.

No hay peligro de que el papa Benedicto XVI sea considerado simpatizante de Carlos Marx; sin embargo, acaba de denunciar "las inversiones crecientes en armamentos, en detrimento de las necesidades primarias de la gente". "El derecho a la propiedad privada no anula la donación original de la tierra al conjunto de la humanidad. El destino universal de los bienes continúa siendo primordial".

Bien leímos: "primordial". Con la misma intención, el Papa recuerda la importancia de una justa repartición de las tierras, "condición esencial para aumentar los niveles de producción, para garantizar la identidad de las comunidades campesinas e indígenas, para lograr la paz y la seguridad en el mundo". ¡Es urgente "favorecer a los trabajadores campesinos y promover sus derechos"! En Venezuela, no he oído a nuestros obispos pronunciarse de semejante manera. ¿Acaso temen ser considerados como pastores de verdad? ¿O... como chavistas?

Sacerdote de Petare


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2113 veces.



Bruno Renaud


Visite el perfil de Bruno Renaud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Bruno Renaud

Bruno Renaud

Más artículos de este autor