El gobierno norteamericano contra Venezuela: un caso de aplicación y de estudio

Todos los presidentes norteamericanos, desde G. Washington hasta D. Trump (número 45), han representado una política muy coherente hacia el logro de un objetivo preciso, controlar el mundo al costo que fuere. Para ello, han creado y llevado a la práctica varios aspectos fundamentales:

1) La creación, organización y financiamiento ilimitado de las actividades de la CIA.

2) La imposición global del dólar como instrumento de control político, económico, financiero y comercial.

3) La creación de un poderoso ejército, con las tecnologías de guerra más avanzadas.

4) La masiva y planificada diseminación a nivel mundial, de su idioma y de patrones ajenos de consumo en lo cultural (modas, cine, música, literatura, prensa, Radio y TV), científico e industrial.

5) El adoctrinamiento global y continuo sobre su excepcionalismo, al erigirse en el paladín de la democracia, dado por su vacía lucha por la promoción y defensa de la libertad y los derechos humanos, esto último usado como una arma para atacar y desprestigiar a los países que no le son genuflexos.

6) Haber convencido a medio mundo del insuperable "estilo de vida norteamericano", el cual ha sido ansiado por muchos, plasmado en el llamado "sueño americano".

Además, lograron perfeccionar las técnicas de aislamiento y deprivación de los pueblos y sociedades, de información valiosa de hechos sumamente importantes que ocurrían en otras partes del mundo, incluso en el mismo continente. Por ejemplo, los graves hechos de desapariciones, fusilamientos y torturas ocurridos en los países del Cono Sur durante las sangrientas dictaduras en Chile, Argentina y Uruguay, en la década de los 70, eran prácticamente desconocidas en el resto de América del Sur y el Caribe. Asimismo, ocurrió con las actividades de los Escuadrones de la Muerte, mediante las desapariciones, masacres y ejecuciones perpetradas en Honduras, Guatemala y El Salvador, en las décadas de los 70-80, durante los gobiernos de la derecha-ultraderecha de la época.

Los terribles genocidios y otros desmanes llevados a cabo en Indonesia, por un lado, y en Cambodia y VietNam, durante la horrible guerra, por el otro, solo trascendieron al mundo por las protestas masivas de los estudiantes y académicos norteamericanos, en su propio suelo. De otra manera, nunca se hubiese sabido lo que ocurría en el sudeste asiatico.

Y lo que ha ocurrido secularmente en Africa no tiene parangón, no tanto por la gravedad de los hechos ocurridos, de hecho inaceptables, sino por el total desconocimiento e ignorancia sobre las interminables matanzas tribales y los continuos y sangrientos Golpes de Estado, sobre todo en los países del Cuerno de Africa, ricos en yacimientos petroleros. Así como en otros países ricos en minerales y recursos de gran valor industrial y militar.

En Venezuela, lo que ocurre actualmente, ha sido la puesta en práctica de toda la experiencia, acumulada por años por los sucesivos gobiernos norteamericanos, con la perversa costumbre de proclamar a los cuatro vientos que hay que "cambiar de régimen" En nuestro caso, el libreto comenzó a prepararse hace por lo menos 8-10 años atrás. ¿Ustedes recuerdan cuando se inició la diseminación por las redes sociales del "meme" de que el Presidente N. Maduro, democráticamente electo, era un dictador? Con el tiempo, esto fue incorporado al lenguaje diario y comunicacional de los activistas de la oposición, por todos los medios a su alcance, lo cual fue un evidente logro de los laboratorios de guerra sucia y de las fake news, bajo la supervisión y financiamiento de la CIA.

Mientras este trabajo lento y progresivo en nuestro país avanzaba, los medios internacionales al servicio del vasto poder imperial, iban preparando a la opinión pública internacional para manipularla en nuestra contra. En un interesante estudio sobre lo que se publicaba sobre Venezuela en el Reino Unido, arrojó que de cada 100 noticias o reportajes 97 eran negativos, 1 a favor y 2 eran neutros. Lo mismo ocurría en los otros países miembros de la Comunidad Europea. Sin embargo, en varios países de Africa, Latinoamérica y el Caribe, la situación ha sido diferente, pues la población ha tenido acceso a otras fuentes de información, mediante canales no afectos al gobierno estadounidense, por ejemplo: TeleSur e HispanTV y numerosos medios alternativos de opinión.

El estado de guerra planteado por el gobierno estadounidense, usando como peones desechables a los países vecinos, está condenado al fracaso, a pesar de lo desproporcionado de su poderío militar. Y es así de simple, porque hay un pueblo y unas Fuerzas Armadas Bolivarianas con mucha claridad en lo político y en lo social y muy bien entrenadas. Sabemos lo que queremos y hacia donde vamos, y no hay poder humano ni divino que nos aparte de esa senda. Es mucho lo que está en juego, para andar por las ramas. Lo ocurrido recientemente en Apure, es una pequeña muestra de lo que somos capaces. Ay de los que se atraviesen, pagarán muy caro tal pretensión, pues estamos en la inquebrantable posición de resistir, resistir y luchar hasta la victoria definitiva. Y saben una cosa: No, no pasarán!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 634 veces.



Josefa Contreras


Visite el perfil de Josefa Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Josefa Contreras

Josefa Contreras

Más artículos de este autor