¿Y qué con el General Baduel?

No podía ser mejor el panorama en el inicio de la campaña para la aprobación de la Reforma Constitucional. La salida al ruedo del General Baduel le brinda una oportunidad de oro a la jauría opositora para mostrar su mejor cara de satisfacción, dentro de tanto desespero un respiro para la jauría, pero será muy corto, estoy segura que mucho más corto que el del golpe del 11 de abril. Las declaraciones del General sólo confirman lo que ha sido característico de este proceso REVOLUCIONARIO: se demuestra que, como proceso que es, tiene fuerzas centrípetas y centrífugas que con el correr de los años continúan haciendo su proceso de depuración. Le reconocemos al General Baduel el apoyo que dio a ese proceso el 11 de abril de 2002 en el rescate del Presidente Chávez, pero como revolucionarios estamos claritos en que nuestro líder no es Baduel, nuestro líder es nuestro Presidente Hugo Chávez!! ¿Que el General Baduel sirvió al proceso? Ah muy bien, ¡Gracias! Pero hasta ahí, de hecho, él cumplió con su deber, y ahora nos damos cuenta que sólo estaba haciendo eso, CUMPLIENDO CON SU “DEBER PROFESIONAL”. Como muy bien lo destaca y lo defiende en sus declaraciones, la Fuerza Armada debe ejercer sus funciones estrictamente por razones profesionales, porque para eso se le paga, ¿no es así General Baduel?. Quiere decir entonces que al General sólo debemos darle las gracias y ya, porque en su cumplimiento del deber no operó la conciencia ni lo conmovió el dolor que estaba padeciendo el pueblo al ver a nuestro Presidente secuestrado y a nuestras instituciones barridas por el facisimo. Si recogemos las opiniones del General a favor del Proceso a lo largo de estos 8 años de lucha nos daremos cuenta que nunca fueron muy contundentes, es más, fueron dichas sin una pizca de pasión.

¿Y Cómo les parece que al General le duele justamente la reforma del artículo 328? Nos pide que lo leamos cuando ya lo tenemos “harto” leído – como dicen los colombianos- y es uno de los que más nos lleva a estar a favor de la Reforma. Sepa el General Baduel que no queremos a nuestra Fuerza Armada como “una institución esencialmente profesional”. La queremos exactamente como lo dice la Reforma “…un cuerpo esencialmente patriótico, popular y antimperialista…”. Y la queremos así porque un cuerpo tiene vida y trabaja en forma integrada, un cuerpo reacciona cuando es manipulado, un cuerpo actúa con pasión y rebeldía ante la injusticia, un cuerpo asume posiciones claras que responden a sus ideales.

¿A qué responde una “Institución esencialmente profesional” de la cuarta república? Más que a ideales responde a intereses creados, a burocratismo, a manipulaciones; si no echemos un vistazo a algunas de las “instituciones” de nuestro país que aún ocho años después el Gobierno Bolivariano continúa luchando por deslastrarlas de sus vicios: ¿Qué tal el gremio de médicos? Se gradúan gratis en nuestras universidades y luego se niegan a trabajar en los barrios, comercian con la vida y ni siquiera se inmutan ante el dolor. Para la sociedad ellos constituyen una “institución respetable”. ¿Y qué tal las universidades? Son muy “profesionales” pero… ¿para qué? Forman profesionales enajenados de su contexto, de espaldas a su país. Y con ellos cuerpos de seguridad, ministerios y otras tantas “instituciones” que la cuarta república formó muy diestramente en lo “profesional” para acarrear miseria y vicios pero nunca para fomentar el ejercicio pleno de la ciudadanía, contrariamente han negado ese ejercicio. Sólo la Revolución, a través de la educación basada en principios éticos, podrá sanar el cáncer que ha carcomido el ejercicio de las funciones de los gremios profesionales de nuestro país y refundar instituciones que respondan a la naturaleza de los deberes que les correspondan.

Tampoco resulta en absoluto extraño que el General ponga en su boca palabras de la oposición… es que no hay argumentos contra la Reforma!!! Por lo tanto ni Baduel los tiene!! ¿Qué tal? Sólo frases grandilocuentes, palabritas repetitivas y cansonas. Y es que nuestra Reforma está tan blindada que las críticas que se le hacen sólo dan cabida a eso, a la palabra hueca que no aguanta el más nimio análisis semántico porque muere allí, con la palabra misma. Por eso al General Baduel le damos las gracias, esta vez por ponerle calor a la campaña por el Sí de la REFORMA, los Revolucionarios estábamos pensando que esta iba a ser una campaña sin mucha chispa porque dado que a la jauría de la oposición sólo le dan las neuronas para armar mentiras –cosa que es muy fácil de rebatir porque la verdad está ante el país y el mundo-. Bienvenidos los ataques del General Baduel!! Y qué bueno que la tropa no sólo no piensa como usted, sino que como cuerpo que es, siente sus ataques y sabrá asumir posición según sus ideales, que son los ideales del pueblo venezolano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Mary Madueño


Visite el perfil de Mary Madueño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: