Kissinger: EEUU llevó al mundo al borde del precipicio por Ucrania y Taiwán

Henry Kissinger

Henry Kissinger

Credito: Archivo

14 de agosto de 2022.- El exsecretario de Estado de EE. UU., Henry Kissinger, le dijo al Wall Street Journal que Washington rechazó la diplomacia tradicional y, en ausencia de un gran líder, llevó al mundo al precipicio de la guerra por Ucrania y Taiwán.

Kissinger generó controversia anteriormente por sugerir que Kiev abandonara algunos de sus reclamos territoriales para poner fin al conflicto con Rusia.

"Estamos al borde de la guerra con Rusia y China por cuestiones que creamos en parte, sin ningún concepto de cómo va a terminar esto o a qué se supone que conducirá", dijo Kissinger en la entrevista, publicada el sábado.

El político, ahora con 99 años, se refirió al papel de Occidente en el conflicto de Ucrania en un libro reciente que describe a líderes prominentes posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Según Kissinger la decisión de Rusia de enviar tropas al país vecino en febrero obedece a preservar su propia seguridad, ya que hacer que Ucrania se uniera a la OTAN movería las armas de la alianza a 300 millas (480 km) de Moscú. Por el contrario, hacer que caiga en su totalidad bajo la influencia rusa no calmaría "los temores europeos históricos de dominación rusa".

Los diplomáticos en Kiev y Washington deberían equilibrar estas preocupaciones, escribió. Asimismo, describió el conflicto como "el resultado de un diálogo estratégico fallido". En declaraciones al Wall Street Journal un mes después de la publicación del libro, insistió en que Occidente debía haber tomado en serio las demandas de seguridad del presidente ruso, Vladimir Putin, y dejó en claro que Ucrania no sería aceptada en la alianza de la OTAN.

En el período previo a su operación militar en Ucrania, Rusia presentó a EE. UU. y a la OTAN esquemas escritos de sus preocupaciones por su seguridad, que fueron rechazados por ambas partes receptoras.

Kissinger, quien a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970 tuvo extensas negociaciones con los dirigentes vietnamitas, incluso cuando el ejército de los EE. UU. libraba una guerra contra ellos, expresó que los líderes estadounidenses modernos tienden a ver la diplomacia como tener "relaciones personales con el adversario", y en palabras parafraseadas por el rotativo "ven las negociaciones en términos misioneros, en lugar de psicológicos, buscando convertir o condenar a sus interlocutores en lugar de penetrar su pensamiento". Argumentó que Estados Unidos debería buscar el "equilibrio" entre Rusia y China.

Este término se refiere a "una especie de proporción de poder, con la aceptación de la legitimidad de valores a veces opuestos", explicó Kissinger. "Porque si crees que el resultado final de tu esfuerzo tiene que ser la imposición de tus valores, entonces creo que el equilibrio no es posible".

Bajo la presidencia de Richard Nixon, Kissinger buscó el acercamiento diplomático de EE. UU. a China en la década de 1970, un movimiento destinado a alejar a Beijing de Moscú y el equilibrio de poder en el mundo del Este comunista.

En el mandato de Joe Biden, Estados Unidos ha visto cómo China y Rusia profundizaban sus lazos comerciales y diplomáticos. La política de EE. UU. sobre Taiwán, con Joe Biden rompiendo públicamente con la ambigüedad de la era Kissinger de Washington sobre la independencia de la isla y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, enfureciendo a Beijing con una visita a Taipei a principios de este mes, ha dañado aún más la relación entre ambos Estados.

Según Kissinger, EE. UU. ya no está en condiciones de ponerse del lado de Rusia o China contra el otro. "Todo lo que puede hacer es no acelerar las tensiones y crear opciones, y para eso tiene que tener algún propósito", dijo.

El exsecretario es un destacado defensor de la escuela realpolitik de relaciones internacionales, que antepone los intereses prácticos de las naciones a las posturas ideológicas. Sin embargo, su visión desapasionada de los asuntos exteriores le ha valido tanto enemigos como elogios.

A principios de este verano, el presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, condenó a Kissinger por sugerir que Kiev debe aceptar un regreso al «status quo ante» (renunciar a sus reclamos territoriales sobre Crimea y otorgar autonomía a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk) y buscar un acuerdo de paz con Rusia. para evitar una tercera guerra mundial.

Kissinger aclaró más tarde que estas afirmaciones solo deberían archivarse temporalmente para negociar un alto el fuego inmediato, sin embargo, Kiev lo calificó de enemigo de Ucrania y lo acusó de "difundir narrativas de propaganda y chantaje fascista ruso".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4363 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter