En referencia a la tesis de Marx sobre Feuerbach

Interpretación y praxis

En la confrontación entre el pensamiento abstracto y la práctica humana Marx critica al materialismo de Feuerbach como la contemplación a los distintos individuos dentro de la sociedad civil, y no a la sociedad humana en si o a la humanidad socializada, como este último describe lo que debería ser el nuevo concepto materialista, y termina diciendo "los filósofos no han hecho más que interpretar la historia, pero de lo que se trata es de cambiarla".

Veamos lo que para los que estudiamos el comportamiento humano significa el termino interpretar

Interpretar es sacar conclusiones acerca de un fenómeno o comportamiento en base a los conocimientos que tiene o cree tener quien analiza dicho fenómeno o comportamiento. Así los Psicoanalistas por ejemplo pretenden interpretar durante la por ellos llamada asociación libre, las ideas e incluso las palabras expresadas durante la sesión psicoanalítica por el paciente, palabras y pensamientos estos que acorde a su doctrina forman parte de las defensas del paciente para no enfrentar el trauma psíquico que representaron los eventos desagradables o agresivos que afectaron al psicoanalizado fundamentalmente durante sus años infantiles.

Pretende además dicha escuela de pensamiento, eliminar de toda carga subjetiva las conclusiones u observaciones aportadas por el psicoanalista a su paciente, para lo cual preparan o especializan durante un lapso prolongado de tiempo a los profesionales médicos o psicólogos que desean, y que presentan además (acorde al criterio psicoanalítico), la actitud adecuada para graduarse como psicoanalistas.

Dicha preparación especializada abarca no solo el plano del estudio de la teoría psicoanalítica, sino que además exige al estudiante someterse a un obligatorio tratamiento psicoanalítico personal por un periodo de cinco a seis años de duración, con sesiones terapéuticas de cuarenta a cuarenta y cinco minutos varias veces por semana (siendo todo este proceso por cierto costeado por el estudiante candidato a graduarse como psicoanalista).

Dado que a pesar de lo cual, tanto las interpretaciones emitidas por el psicoanalista a sus pacientes, como las respuestas en termino de mejoría o curación en referencia al paciente no son evaluables ni comparables con un patrón determinado, ni tampoco medibles por el método científico; el Psicoanálisis se puede catalogar y se cataloga tanto en su aspecto teórico como metodológico dentro de las corrientes del pensamiento filosófico idealista.

Pero si nos remontamos a la filosofía griega, y lo puntualiza muy claramente en la actualidad la Programación Neurolingüística, la idea que tenemos del entorno real no es el entorno mismo, solo es un plano o mapa personal que cada quien tiene acerca de dicho entorno. Es decir siempre nuestra subjetividad personal contaminará la visión que tenemos de la propia realidad, y esto no ofrece duda alguna, dada las disimiles circunstancias que caracterizan la formación de la personalidad en cada ser humano (es decir su modo particular de comportarse actuar, responder y sentir en su relación con el entorno) circunstancias estas las cuales comprenden desde su carga genética embrionaria, producto de la fusión de los cromosomas sexuales de sus padres, hasta su aprendizaje educativo, pasando por lo congénitamente adquirido en el vientre materno, las circunstancias del parto durante el nacimiento, los tipos de estímulos durante sus relaciones parentales, el medio familiar y social donde se desarrolla, su aprendizaje o educación formal, y la educación no formal, con la cual es bombardeado de manera continua a través de los medios radioeléctricos con la televisión como mayor factor estimulante. Siendo así que la suma e interacción de todas las antedichas circunstancias en el plano individual, serán las que terminaran por caracterizar a cada individuo de la especie como un ser desde todo punto de vista irrepetible y particular (si la Ciencia lograra del ADN extraído de los restos del Libertador Simón Bolívar, clonar otro ser humano con sus mismas características físicas, nunca su trayectoria en la acción y el pensar sería copia fiel del original).

Es decir el pensamiento interpretativo no tiene a mi concepto otro significado que él de no rebasar más allá de los límites de lo hipotético, y su fortaleza reside en el convencimiento a los demás de la justeza de sus planteamientos, siendo que la confirmación y lo acertado de los mismos solo pueden ser comprobables cuando es llevado al plano de la praxis, y siempre dentro de los limites permanentes del ensayo y error durante su desarrollo. El no plantearlo así es caer en el dogmatismo propio de las religiones, de lo cual no escapa por cierto sin ser religiones, el Psicoanálisis después de Freud, y el Marxismo después de Marx. Los que nos mantenemos dentro del campo de la hipótesis utópica Marxista (utopía en el buen sentido de la palabra), no olvidamos la aplicación de la cartilla (catecismo) marxista (con eme chiquita) aplicado por la clase dirigente durante el Estalinismo en la Unión Soviética, y su proyección al ser impuesta desde la Unión Soviética a los países de la Europa de Este después de la segunda guerra mundial, además de servir como modelo a aplicar en revoluciones posteriores, desde la China de Mao a la Cuba de Castro, llegando a aberraciones extremas como lo fue en la Camboya del Pol Pot, y las aún persistentes en Corea del Norte.

Como conclusiones podemos plantear que la interpretación de lo que ocurre a nuestro derredor son validas para cada ser humano acorde al plano o mapa mental que posea de dicho entorno, plano o mapa este que si bien es producto reflejo del acontecer real, no es el acontecer real en sí mismo, solo la comprobación de dicha interpretación al contrastarla en la práctica con el resultado obtenido ante una situación determinada dentro del medio social que nos rodea.

Así lo interpretativo podrá o no ser avalada por la realidad misma para el momento en que se confronte con dicha realidad, con el agravante de que el fenómeno existente en un momento determinado dentro de lo real puede variar acorde a múltiples circunstancias: No son iguales por ejemplo, las condiciones de vida de la clase obrera europea en la época de Marx que las condiciones de vida de esa misma clase en el día de hoy, a mi criterio, ya no se puede poner a la clase obrera como el modelo de los que solo tienen como propiedad la fuerza de su trabajo, por lo que la toma del poder de la clase obrera como contraposición a los dueños de los medios de producción pierde (a mi criterio) su validez absoluta, para transformase en una realidad parcial condicionada al status particular de los ingresos obtenidos por su trabajo (recordar la antigua clase obrera petrolera en Venezuela, cuyos ingresos y beneficios superaban sustancialmente a los de cualquier otra actividad operaria en el mercado de trabajo, hasta el punto de ser comúnmente calificada como una elite), para extenderse y desplazarse hacia el estamento humano empobrecido y marginado, al cual Marx en su época restó cualquiera posibilidad revolucionaria, calificándolos como desclasados, como "lumpen proletariat".

Por otra parte la depredación voraz del gran capital y fundamentalmente la del capital financiero internacional, impacta en lo más intimo la seguridad del estrato profesional y de la clase media en general, como lo venimos viendo en los Estados Unidos de Norteamérica y en Europa, lo cual potencia las posibilidades de que ese estrato profesional y esa clase social para sean ganados hacia los cambios si no revolucionarios al menos para cambios importantes en el plano de una mayor seguridad social.

Estos terrenos fértiles antes nombrados, que sobrepasan los límites de la esencia de la clase obrera como motor revolucionario, no van a evolucionar a motus propio en pro de la revolución social igualitaria, la tarea primordial de los revolucionarios debe ser la de convencer educar y organizar, saliendo del esquema piramidal vertical y abriéndose a la participación horizontal no jerarquizada, la jerarquía para tareas especificas solo puede surgir en forma consensuada del conglomerado social organizado.

Es bochornoso e inexcusable como individuos en funciones de poder, con aparente claridad ideológica o generalmente sin un mínimo de la misma, cubiertos por el manto de la prepotencia, hayan distorsionado el concepto de lo que es el socialismo a favor de intereses personales de todo tipo, corrompiendo con el clientelismo a los sectores mas humildes de la población, terreno fértil que puede ser ganado al menos parcialmente para el logro revolucionario.

Es decir ante el cruel embate del neoliberalismo representado fundamentalmente en la actualidad por la burguesía financiera, que llega a afectar incluso a la burguesía tanto comercial como a los dueños de los medios de producción, el esquema marxista originario y sus frustros ensayos posteriores deben ser revalorados por los revolucionarios, adaptando la lucha por un mundo mejor para la humanidad, con nuevos planteamientos y nuevas alianzas, acordes a las prioridades existentes, es decir tener claro que hay que jerarquizar al enemigo acorde al peligro que en cada escenario social este represente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 994 veces.



Arnaldo Cogorno


Visite el perfil de Arnaldo Cogorno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnaldo Cogorno

Arnaldo Cogorno

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a265243.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO