Sentir Bolivariano

Etica y politica…en revolución

El pasado viernes, como parte de la programación que se viene desarrollando en nuestra escuela de cuadros “Simón Rodríguez”, del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), debatimos sobre esta temática tan importante para nosotros: Como debemos considerar y asumir la forma de hacer Política y su estrecha relación con la Ética. 

Ambos términos encierran conceptos amplios y de mucho contenido teórico y hasta histórico, pero asumamos para este debate, los siguientes. La ética, es “un conjunto de principios y normas morales, que buscan regular el comportamiento y las relaciones humanas; principios filosóficos que imponen una normativa en las costumbres, pensamientos y actos, para conformar la ideología de lo individual y de lo colectivo en una sociedad”. 

Por otra parte, la política en su sentido más amplio, la definimos como “la ciencia  que trata del fundamento y desarrollo de organización y conducción de sociedades humanas, particularmente de la organización del estado”. 

Es importante acá, considerar la concepción de cultura con la que debemos manejarnos, porque dentro de ella se incluye la ética, como parte del desarrollo humano. 

Cuando el ser humano comenzó a tomar conciencia de su capacidad intelectual, sintió la necesidad de conocer su origen y el sentido de su propia existencia; de asociarse para protegerse y ayudarse mutuamente, de vivir en armonía; de asumir que todos(as) tienen derecho a una vida de felicidad, en lo físico y en lo espiritual. Así nace la cultura, sintetizada en tres elementos fundamentales: el lenguaje, la ética y el derecho (la justicia). Ahora bien, en el ser humano afloró el egoísmo y la ambición y surgieron las comunidades de explotadores y explotados, que es lo que hemos heredado, en el caso nuestro, desde la invasión española hasta la llamada IV República. Por naturaleza humana, poseemos grandes potencialidades para generar bondad, solidaridad, honestidad, sentimientos de amor y de justicia hacia los demás; pero caso contrario al egoísmo y la ambición, debemos estimularlos a través de una educación integral y del desarrollo de una cultura y una política socialistas. Es decir, fomentar la formación integral a todos los niveles;  y continuar la lucha férrea, potenciando los valores humanistas del socialismo, contra la anti-ética y la anti-política, que se practicó, para situarnos en nuestro contexto, durante la cuarta república y que se desarrolló sobre la base de los intereses personales, sin pensar en las necesidades de los demás. Eso dio origen a la corrupción y a otros tantos flagelos como el grupalismo y el clientelismo, por lo menos a lo que al poder político se refiere.  Esos flagelos que aún se encuentra entre nosotros, haciendo resistencia, con elementos que hemos heredado y que no podemos perder de vista, son los que el mismo capitalismo promueve para mantener al ser humano fragmentado y dividido. Mientras menos nos organicemos, mientras menos nos reunamos, compartamos, debatamos y  discutamos, es mucho mejor para ese sistema. Su máxima consigna es: “divide y  vencerás”

Nosotros, revolucionarios(as), debemos profundizar en nuestro lema: “Unir para vencer”, insistiendo en ser cada día mejores militantes socialistas, en la necesidad de formarnos y educarnos de manera integral, con valores e ideales contrarios a los heredados históricamente, como el individualismo y el egoísmo; y en la necesidad de ser cada vez más justos entre nosotros mismos, que todos y todas tengamos las mismas oportunidades, en las mismas condiciones, con los mismos derechos. Que desarrollemos una nueva cultura socialista que, nos permitirá entonces, crear al hombre nuevo y a la mujer nueva…Recordemos acá, al inmortal Che Guevara: “…De allí que sea tan importante elegir correctamente el instrumento de movilización de las masas. Ese instrumento debe ser de índole moral, fundamentalmente, sin olvidar una correcta utilización del estimulo material, sobre todo de naturaleza social. Como ya dije, en momento de peligro extremo es fácil potenciar los estímulos morales; para mantener su vigencia, es necesario el desarrollo de una conciencia en la que los valores adquieran categorías nuevas. La sociedad en su conjunto debe convertirse en una gigantesca escuela”. 

Por ello tenemos el gran reto compatriotas, de construir el nuevo modelo de sociedad socialista, pasando por un proceso de destrucción de los antivalores generados por esa IV república, por ese sistema capitalista. Es un proceso de muerte y nacimiento casi simultánea;  es decir, lo que debe morir (el sistema capitalista) no ha muerto completamente; y lo que ha de nacer (el sistema socialista) aún está en ese proceso de gestación, de consolidación.  

En resumen, nuestro reto por construir una sociedad socialista, nuestra Patria verdaderamente libre y soberana, pasa por lograr una autentica Revolución Cultural, que incluye la formación y la puesta en práctica, de todos y todas, de una ética socialista, que potencie auténticos valores humanistas de “amor hacia los semejantes”; con la ejecución de una política culta que asegure la articulación de nuestro lenguaje revolucionario, con la ética socialista y la conformación definitiva de un estado de justicia social, en igualdad de oportunidades y condiciones…”A cada cual según sus necesidades y de cada quien según sus posibilidades”.

sentirbolivarianobarinas@gmail.com

Independencia y patria socialista!!!

Viviremos y venceremos!!!

22 de agosto de 2011



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2584 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor