¿Qué educación debemos tener en Venezuela?

En la entrevista que le hicieron ayer 12 de agosto a la compatriota Libertad Velasco por Últimas Noticias, entrevista por cierto de alta calidad humana, con respuestas precisas y de alto contenido social, con conocimiento de causa y asertiva madurez educativa, hubo en la entrevistada –valga la expresión— la agudeza del Poder Popular Estudiantil, que no es mas que un compendio de respuestas ante la siembra neoliberal globalizada o modelo dominante del capitalismo salvaje. Fueron sus respuestas, además, el reclamo y el clamor de una sociedad que pide y anhela cambiar y transformar el falso modelo de corte neoliberal, por un modelo cimentado en lo humano, social, solidario, participativo y protagónico.

¿Cómo debe ser la educación en Venezuela?

A raíz de la entrevista que se le hizo a esta compatriota, quiero modestamente referirme en términos muy didácticos y sencillos, sobre lo que debiera ser la nueva educación en nuestro país, empezando por supuesto, desde la escuela:

- En primer lugar, deberíamos volver a implantar en el país la gratuidad total y absoluta de la educación, porque así funcionaba y así estaba estructurada hasta hace apenas 50 años. Los que digan que eso no era así, es por que –a estas alturas— convenientemente se hacen de oídos sordos, ante el terror de perder los privilegios y el negociado que han tenido con la educación privada durante tanto tiempo. Hay que acabar con estos malsanos negociados por que, mas que ayudar a elevar la calidad de la educación, lo que se ha conseguido con ello es degradar y socavar cada vez mas la identidad, el gentilicio, y el verdadero rol humano y socio-educativo, que lo caracterizo hasta hace apenas unas décadas.

- En las escuelas se le debe dar un giro completo a toda aquella educación que se basa en el conocimiento y, en su defecto, darle paso a la sabiduría. Se le está enseñando a los niños qué deben pensar en vez de cómo pensar. Al darles conocimiento a los niños, se les está diciendo qué pensar. Es decir, se les dice lo que se supone que deben saber, lo que nosotros queremos que entiendan como cierto. Cuando se les da sabiduría a los niños, no se les dice qué deben saber, o qué es cierto, sino, más bien, cómo obtener su propia verdad.

- Hay que estar claro en lo siguiente para que no haya malentendidos: No hay que ignorar el conocimiento a favor de la sabiduría. Eso sería fatal. Por otra parte, no hay que ignorar la sabiduría a favor del conocimiento. También eso sería fatal. Aniquilaría la educación… Escuchen, amigos compatriotas: el conocimiento se pierde. La sabiduría nunca se olvida

- Muchos padres consideran amenazadoras las clases sobre pensamiento crítico, solución de problemas y lógica. No quieren incorporar y quieren que se retiren esas clases de los planes de estudios. Y con razón, si es que quieren proteger su forma de vida. Los niños a quienes se les permite desarrollar sus propios procesos de pensamiento crítico presenta mayores probabilidades de abandonar las costumbres estándares y toda la forma de vida de sus padres. A fin de proteger su forma de vida, construyeron un sistema educativo basado en el desarrollo de la memoria del niño, y no en su capacidad.

- A los niños se les enseña a recordar hechos y ficciones –las ficciones que cada sociedad ha establecido para sí misma— en vez de darles la capacidad para descubrir y crear sus propias verdades. Los programas que piden que los niños desarrollen capacidades y destrezas en vez de memoria, son intensamente ridiculizados por los sesudos de oficio y por quienes se imaginan que saben qué es lo que necesita aprender un niño. Sin embargo, lo que se enseña a los niños conduce al mundo hacia la ignorancia, en vez de alejarlo de ella.

- En relación al punto anterior, es casi seguro que muchos padres digan que a sus hijos no se le enseñan ficciones… Pero basta con tomar cualquier libro de historia y revisarlo. ¿Y con qué nos encontramos? Los textos los escriben personas que quieren que sus hijos vean el mundo desde su ángulo particular. Cualquier intento por expandir los relatos históricos con un panorama más extenso de los hechos, es objeto de mofa, y se le llama "revisionista". A los niños no se les dice la verdad acerca del pasado, por temor a que los vean como realmente son. La mayor parte de la historia está escrita desde el punto de vista de ese segmento de la sociedad a la que se le llama hombres blancos de allende los mares. Haciendo abstracción del negro, el indio, el mestizo, el pardo, el tierruo, etc. Con razón tildan a Chávez de segregacionista o de divisionista de clases (…)

- En Venezuela no se enseña a los niños todo lo que hay que saber acerca del genocidio que ocurrió con el descubrimiento de América por lo españoles. Craso error, ¡no hay que hablar de eso! ¡Y mucho menos en boca un presidente mestizo que no tiene el tenor oligárquico requerido! En cambio, les dan los hechos según los ven los historiadores, y cómo quieren que ellos los vean. Cuando se hace un intento por equilibrar este punto de vista con el punto de vista de otro - en este caso, el venezolano -, gritan y se enfurecen y despotrican y saltan de arriba abajo y demandan que esas escuelas no se atrevan siquiera a pensar en presentar esos datos en su revisión histórica de este importante acontecimiento. Por lo tanto, no enseñan historia en lo absoluto, sino política. Se supone que la historia debe ser un relato exacto y completo de lo que sucedió realmente. La política nunca se interesa en lo que sucedió en la realidad. La política siempre es el punto de vista de un sector acerca de lo que sucedió. La historia revela, la política justifica. La historia descubre; lo dice todo. La política encubre; sólo cuenta una parte. Los políticos odian la historia que se escribe con la verdad. Y la historia, que se escribe con la verdad, tampoco habla muy bien de los políticos.

- ¿Por qué es importante que en la escuela se le imparta el pensamiento crítico a los niños? A los niños a quienes se les ha enseñado a pensar críticamente, revisan la historia y dicen: "Vaya, cómo se han engañado a sí mismos nuestros padres y mayores"- Eso no lo pueden tolerar, así que tratan de extraerles esas ideas. No quieren que los niños cuenten con los hechos más básicos. Quieren que tengan su versión de los hechos. La mayoría de las personas en esta sociedad ni siquiera desean que sus hijos conozcan los hechos más básicos de la vida. La gente se desquició cuando las escuelas simplemente empezaron a enseñar a los niños el funcionamiento del cuerpo humano. Ahora se supone que no se debe decir a los niños cómo se transmite el sida, o cómo evitar que se transmita.

- En las escuelas no se quiere que los jóvenes saquen sus propias conclusiones. Quieren que lleguen a las mismas conclusiones de lo que convenientemente nos dicen los libros de historia. Así, se les condena a repetir los errores a que condujeron esas conclusiones. Este mundo ha vuelto la historia al revés. Pero no enloqueció a causa de lo que se enseña a los niños en las escuelas. Enloqueció por lo que no se permite que se les enseñe. Por ejemplo, no se permite que en la escuela se hable de un amor que es incondicional. Ni siquiera se permite que las religiones hablen de eso.

- En la mayoría de los jóvenes estudiantes que actualmente se han incorporado a la disidencia del pasado, valga decir, a todo lo que tenga que ver con la reciente historia de estas últimas 4 décadas, hay quién diría que es Chávez y son los jóvenes y sus ideas locas, absurdas, liberales, socialistas, las que han llevado a este país al desastre. Al infierno. Lo han empujado al borde del olvido. Pero no es así, porque durante todo ese tiempo y bajo la influencia de formatos de otras latitudes, la educación en Venezuela se desvió de su verdadero rol socio cultural. Sí, han destruido nuestra cultura orientada hacia los valores, y la han reemplazado por el esnobismo, la moda, lo virtual, lo banal, lo efímero, lo insulso, Pato Donald, Disney World, Mac Donald, Superman, Batman, etc. Hay que rescatar el gentilicio, la cultura, el arte y el valor histórico de nuestros ancestros. Eso, nos hará fuerte y respetados ante el concilio de las naciones. ¡No hay duda!

- En las escuelas hay que redefinir los pensas de estudio, por que en contraposición a lo que se venía impartiendo en el pasado reciente en las escuela públicas, ahora se permite y alienta – más que todo en los colegios privados— la competencia, dónde se recompensa al "mejor" y al "más capaz" en el aprendizaje, dónde se califica el "desempeño" y a duras penas se tolera que traten de seguir su propio ritmo? ¿Qué entiende el niño de esto? ¿Por qué no enseñar a los niños el movimiento y la música y el deleite del arte y el misterio de los cuentos de hadas y la maravilla de la vida? ¿Por qué no extraer lo que se encuentra naturalmente en el niño, en vez de buscar introducir en su vida lo que no es natural para el? ¿Y por qué no permitir que aprendan lógica y pensamiento crítico y solución de problemas y creatividad, usando los instrumentos de su propia intuición y su conocimiento interno más profundo? ¿En vez de las reglas y los sistemas de memorización y las conclusiones de una sociedad que ha demostrado su absoluta incompetencia para evolucionar con estos métodos, y sin embargo, continúa usándolos? Enseñen lo que significa ser honesto. Lo que significa ser responsable. Lo que significa estar consciente de los sentimientos de otras personas y ser respetuoso de las sendas de otros.

- Por último, enseñen conceptos, no materias. Inventen nuevos planes de estudios y constrúyanlos alrededor de la verdad, la rectitud, el amor, la paz y la no violencia, y, además, alrededor de tres Conceptos Esenciales: Conciencia, Honestidad, Responsabilidad.

En otros artículos me he referido a lo que dijo, en su oportunidad, el destacado científico Albert Einstein: “Es más fácil destruir un átomo que un preconcepto”. Y, es en eso en que se traduce nuestra constante lucha de la vieja educación, para acabar con paradigmas y oxidados preconceptos de otras latitudes.

¡Socialismo, Patria o Muerte! ¡Venceremos!

joseagapo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13971 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: