Experto economista recomienda la economía solidaria para resistir la hiperinflación

Credito: Panorama Digital

19 de enero de 2018.-

Frases de nuestro entrevistado de hoy: economista Oscar Javier Forero

 

Técnicamente se habla de hiperinflación cuando la inflación anual está por encima del 100 por ciento, entonces según ese concepto estamos ya en hiperinflación. Este proceso puede durar de uno a dos años y medio

La guerra económica en términos absolutos no aplica dentro del contexto de la economía venezolana. Hay una sumatoria de factores que incluyen también ineficiencia y corrupción.

La política de bonos no es recomendable en un proceso de hiperinflación. El año pasado, con los dos bonos que se dieron se llegó a 4 billones de bolívares. Eso es el 50% del presupuesto nacional de 2016.

Todos los días, en Venezuela la gente se levanta en las mañanas con un sobresalto. Pendiente de adquirir algún medicamento; llenar un poco la nevera y la despensa; o cómo será el día en los cajeros con las colas tratando de obtener un poco de efectivo; La lucha con los portales de algunos bancos que casi nunca están disponibles, para poder hacer transferencias. La gente se acuesta tarde tratando de entrar en esos sitios y pagar sus cuentas ya que las chequeras pasaron a mejor vida. Ir al trabajo se hace difícil porque el transporte colectivo ha disminuido significativamente. Las "busetas" pasan cada media hora y cuando llegan casi ni se puede entrar por el gentío. Uno trata de no enfermarse. Las consultas médicas privadas oscilan entre los Bs 250 mil y los Bs 750 mil. Los Centros de Diagnóstico Integral (CDI) son una valiosa alternativa pero a veces no pueden cubrir la alta demanda aunque atienden a gente de todos los estratos sociales o ideologías, ofrecen servicio gratuito de rayos X y ecografías, así como de rehabilitación y hasta de hospitalización. Y, si las tienen, te regalan las medicinas. También hay que cuidar los aparatos eléctricos, los carros, las cosas. Que nada se te dañe porque es un suplicio. Con los apagones tan seguidos se queman neveras, televisores artefactos imposibles de reponer en la actualidad ya que el programa de Mi Casa Bien Equipada que ideó Hugo Chávez está en manos de privilegiados, no del pueblo. El gobierno debería también dar un bono especial de ayuda para reparar los artefactos quemados gracias a los "jalones" de luz. Eso lo prometió el actual ministro Luis Motta Domínguez pero, al parecer, se ha hecho el loco…

Hay que aceptarlo: los venezolanos cada día somos más pobres.

Este preámbulo es necesario hacerlo porque aún el pueblo venezolano no sabe a qué atenerse. Siempre se habla de la guerra económica, la cual es evidente especialmente en el campo financiero al aplicar sanciones a Venezuela, pero también hay otras circunstancias que el discurso oficial poco alude pero que la oposición maximiza. El pueblo está en el medio de esa vorágine y es mejor hablarle claro para que tome previsiones.

El economista Oscar Javier Forero, publica en su blog Economía y Rebelión, interesantes trabajos sobre lo que ocurre con la economía del país. Ojalá el alto gobierno navegara ese portal. Les sería de gran ayuda.

Forero, quien se define bolivariano, es tachirense, vive en San Cristóbal y es un acucioso investigador del Centro Internacional Miranda. También fundó el Observatorio de Precios de la Frontera y está muy informado de todo lo que acontece en esa región. Con esta entrevista buscamos aclarar algunos conceptos para entender la situación y ayudar a la gente a tomar decisiones que le permitan sobrellevar la coyuntura.

Comienza diciendo que nunca hubo un proceso de inflación tan alto en Venezuela: "en 1994 cerró en 104 por ciento durante la crisis financiera de ese año. Los primeros estudios sobre la economía venezolana y la inflación se tienen desde 1940 hechos por la Misión Fox a pedido del gobierno del general López Contreras"

¿Estamos en un proceso de hiperinflación?
Técnicamente se habla de hiperinflación cuando la inflación anual está por encima del 100 por ciento, entonces según ese concepto estamos ya en hiperinflación. Otros conceptos la ubican por encima del 50 por ciento mensual, es decir que en ambos casos aplica. En diciembre de 2017 estuvimos por encima del 50 por ciento mensual. La Asamblea Nacional habla de un 2.600 por ciento de inflación. Mi cálculo es que 2017 cerró entre 1.500 por ciento y 2 mil por ciento y el FMI entre 700 y 1500 por ciento.

¿Cuánto tiempo puede durar esta situación?
El tiempo de la espiral inflacionaria depende de varias cosas. Mientras el gobierno no tome los correctivos del caso, que se siga ignorando muchas situaciones a nivel nacional y la Sundde siga actuando de la forma que lo hace y se siga atacando de manera tan errada el problema de los precios; mientras se siga repartiendo dinero a diestra y siniestra sin una política monetaria coherente y una política cambiaria que busque la estabilidad de la moneda por parte del BCV, nosotros podremos estar con este problema entre uno o dos años y medio.

El investigador considera que una de las fallas del gobierno es la falta de información económica. El presupuesto nacional de 2018 es un claro ejemplo de ello. Le referimos que éste fue aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente sin dar mayores detalles al país. Forero agrega que "No conocemos la estimación oficial de la inflación para este año, no se sabe el precio del barril de petróleo. El gobierno nacional debe cambiar esa política de esconder cifras, por muy dolorosas que sean debemos aceptarlas, hay que reconocer primero que hay un problema y mientras no hagamos eso estamos demostrando que no queremos corregir"

– Hasta la fecha –dice- no hay estimaciones oficiales sobre la inflación del año pasado y eso lo único que genera es que se den cifras privadas o de grupos con intereses para establecer matrices de opinión sobre este tema.

¿La hiperinflación es consecuencia de la guerra económica, según la tesis del gobierno?
Para mí la guerra económica en términos absolutos no aplica dentro del contexto de la economía venezolana. Hay una sumatoria de factores que incluyen también ineficiencia y corrupción. El ataque financiero internacional contra Venezuela genera problemas porque estamos pagando una tasa de interés cercana al 47 por ciento y eso sí es un ataque contra nuestra economía. Los bloqueos para impedir cancelar compromisos y que se le retenga los pagos. Pero también hay otras distorsiones como la de los precios, el bachaqueo de bienes que obedecen más a errores en políticas de precio, monetaria y cambiaria. En el último año el incremento de la liquidez monetaria ha superado el 400 por ciento y por eso se presentan estos procesos inflacionarios e hiperinflacionarios. Luego tenemos el tema de la ley de precios, la de los 50 productos acordados que es el mismo error, puesto que tratar de generar controles (y, ojo, no estoy en contra del control) pero así no se aportan resultados, por eso creo que el problema no es solo guerra económica.

El presidente Maduro está adjudicando bonos de ayuda mediante el Carnet de la Patria…
– Esa política de bonos no es recomendable en un proceso de hiperinflación. El año pasado, con los dos bonos que se dieron se llegó a 4 billones de bolívares. Eso es el 50% del presupuesto nacional de 2016. Un endeudamiento bárbaro y además genera déficit fiscal. Esa medida es muy populista, rompe con los procesos de planificación del Estado. Deben buscar mecanismos alternos para ayudar a la población como por ejemplo fortalecer los CLAP y la entrega de alimentos a precios más bajos en vez de darle efectivo a la gente. Además, esa medida de los bonos debe hacerse bajo un principio de racionalidad, con un estudio social y no solamente por inscribirse en Internet.

Economía solidaria

Ante este panorama y retomando el preámbulo del presente trabajo que describe la situación actual de cada venezolano, preguntamos al economista de qué manera puede la gente enfrentar la crisis. Su respuesta es rápida: "a través de la economía solidaria"

– También se le conoce -expone- como economía social, del cooperativismo, la economía comunal. La economía solidaria nació en Chile a raíz de la dictadura de Pinochet y se ha extendido a Brasil y Colombia, es un mecanismo alejado del neoliberalismo. Tiene un antecedente también en Inglaterra con el surgimiento de la Revolución Industrial. En Venezuela existió en el campo, en los páramos andinos se le llama "cambote" que es cuando se recoge la cosecha en comunidad. El trueque y las monedas comunales pueden aliviar el problema de la falta de efectivo

Forero cree que solo la unión del pueblo podrá aliviar los estragos del momento, es decir, conformar grupos de productores, de amas de casa, de vecinos. "Con eso no vamos a construir el comunismo ni el socialismo pero será una forma de sortear la vorágine que azota el salario del venezolano".

Sobre el Petro, la moneda virtual venezolana, el investigador considera que dará cierta estabilidad a la economía venezolana. "Puede ayudar pero no es la única medida"

– Hay que buscar mecanismos para que los asalariados podamos adquirir el Petro para tratar de tener más ahorro- dice.

Recomendaciones para resistir la crisis:

1- Acoplar las necesidades de consumo a los precios más económicos
2- Al tener la plata hacer compras grandes de los productos esenciales
3- Tratar de no comer en la calle y disminuir el entretenimiento
4- Comprar más granos para garantizar las proteínas a la familia
5- Comprar activos: carros, muebles, inmuebles, artefactos
6- Ahorrar pero no en bolívares sino en alguna moneda extranjera. Forero no recomienda el dólar debido a que su caída es inminente este año. Preferible ahorrar en oro o en la moneda virtual: bitcoin o nuestro petro.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5003 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



US Y ab = '0' /economia/n319876.htmlCd0NV CAC = Y co = US