¿Aumentos de Salarios?...

La lucha por Aumentos de Salarios junto a la Reducción de la Jornada de Trabajo, son sin duda la bandera de lucha que hizo posible la constitución del Movimiento Obrero Mundial y escribir memorables páginas en la historia humana por la justicia terrenal. Detener tal exigencia de los trabajadores es prácticamente imposible.

Hoy día en nuestro país, dado el deterioro de la capacidad adquisitiva del salario, en las filas de los trabajadores existen razonables dudas que nuevos aumentos sean la ruta a seguir para mejorar la situación de precariedad que se vive. Por ello, las miradas apuntan a medidas que se puedan adoptar para mejorar la capacidad adquisitiva perdida del salario.

El salario mínimo debería permitirle al trabajador satisfacer sus necesidades básicas, pero ello es por lejos imposible de alcanzar hoy en Venezuela. Se requiere hoy por hoy varios salarios mínimos para satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores. Aumentar los salarios pese a los muy bajos niveles de producción en que se encuentra el parque productivo nacional es un objetivo bastante complejo de lograr.


En los últimos 7 años los trabajadores hemos obtenidos muchos muchos aumentos salariales, y han sido pulverizados por la espantosa hiper-inflación que ha venido impactando a los venezolanos como consecuencia de la manipulación externa del Tipo de Cambio, afectando directamente nuestra economía por ser altamente importadora. De allí que, lo más importante sea luchar por recuperar el poder adquisitivo del salario y de hecho su capacidad adquisitiva perdida.

¿Qué Hacer?

Se requiere de al menos dos elementos: 1) un signo monetario soberano robusto. Al bolívar lo destruyeron y con el Petro, no hemos sido capaces de ponerlo a la altura de las exigencias; y 2) Unidades económicas realmente productivas de bienes y servicios que generen riqueza. Hay que producir. Esto no se logra con un simple decreto. La riqueza se genera en el ámbito productivo, no en Miraflores. Pretender que los presidentes decreten aumentos salariales de espalda a la situación del tejido productivo del país podría tener impacto pernicioso para el trabajado. En especial cuando la medida conduce a la quiebra de empresas y de este modo a la destrucción de empleos en vez de crear otros nuevos.

Hay quienes consideran que son los trabajadores los que producen la riqueza y la comparten con otros, léase los empresarios y el Estado; y hay quien señalan que sin materia prima, insumos, equipos, herramientas e infraestructuras que ellos aportan, tampoco se producirá riqueza. Lo cierto es que se requiere del concurso de todos los factores productivos. Cuando una u otra parte intenta desconocer al otro en medio de una negociación termina siendo imposible el entendimiento y se impone la fuerza, que generalmente la tiene quien posee la propiedad de los medios de producción y la capacidad para contratar la mano de obra que requiere; y pierden los trabajadores.

En los actuales momentos, el mundo del trabajo está siendo especialmente afectado por la crisis económica desatada por el impacto económico de una pandemia que está generando millones de desempleos , quiebras de miles de empresas y expectativas negativas de recuperación para lo que queda de año 2020. Venezuela no es la excepción, y a ella se le suma el acoso criminal financiero monetario,

comercial de los Estados Unidos y sus aliados.

En este contexto, construir la formula que nos permita rescatar el salario de los trabajadores y fundamentalmente su capacidad adquisitiva representa un verdadero reto financiero y de compromiso de vida con el sujeto social de esta revolución: los trabajadores.

Por ello estimo pertinente recurrir a los "poderes creadores del pueblo, como diría nuestro recordado Aquiles Nazoa, y sentarse a escuchar y evaluar propuestas que surjan de las filas de los trabajadores. Desdesus entrañas para construir iniciativas y estrategias específicas por la superación de la actual situación de precariedad que a diario se vive y se enfrenta con la voluntad y el compromiso de vencer una vez mas, a quienes nos quieren empobrecidos y derrotados, como es de todos conocido que son los dueños de los monopolios y oligopolios nacionales y el imperialismo norteamericano.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1675 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter