Los Precios miden el Valor de cambio o Tiempo de trabajo socialmente necesario

De entrada y fundamentalmente: el valor trabajo o valor de cambio es unamedida individual del tiempo necesario para producir cualquier valor de uso[1].

El precio es una medida del valor social o del tiempo necesario empleado en la producción de toda la oferta lanzada al mercado por todos los productores de valores de uso, uso en cuya elaboración intervienen todos los medios de producción (trabajo pasado) y la mano de obra viva o del trabajo presente. Esto significa que los valores no andan por un lado, y los precios por otro.

En tal sentido, el mercado surge como mecanismo social que permiteapreciar el valor medio de producción medido a su vez por el tiempo de trabajo necesario o trabajo o valor de cambio socialmente necesario.

Cuando decimos valor nos referimos al valor individual de una unidad de cierta mercancía; cuando decimos precio aludimos al valor medio de toda la producción de dicha mercancía, al valor del mercado.

De allí que sea el mercado la única forma de conseguir ese valor medioque, por cierto, se halla constantemente modificado por razones de organización del trabajo y del propio desarrollo de las fuerzas productivas. Por ejemplo, todos los días mejora la productividad del trabajador con el solo hecho de su praxis cotidiana.

Así (digresión): Los trabajadores cada mes o cada trimestre deberían ver mejorado su salario porque, hasta sin proponérselo ni solicitárselo el patrono, el trabajador perfecciona su capacidad productiva, o sea, añade más valor por unidad de tiempo trabajado.

Así las cosas, decir precio de mercado, es decir, valor social, valor promediado, sacado de los diferentes valores individuales de todos los fabricantes de una misma mercancía.

Es que lo que el oferente lleva al mercado son mercancías u objetos para vender a determinado valor, mismo que como valor medio se trueca enprecio. Este precio suele variar porque responderá siempre al desequilibrio permanente entre los distintos valores o costes de producción de los diferentes productores, y a la discordancia o desarmonía entre la oferta y la demanda.

Esa desarmonía es un recurso de toda la sociedad compuesta por productores y consumidores; por los primeros porque estos tratarán de imponer sus personales costos o inversiones, y por los segundos porque son ellos quienes cubrirán esos valores medios, esos precios. En este caso, serán los salarios de todas las empresas las que determinan el volumen de la demanda y esta puede resultar inferior, igual o menor al volumen salarial ofrecido por los patronos.

Ahora bien, la relación productor-consumidor es leonina por naturaleza propia. Los productores pueden manipular la oferta, no así los demandantes porque mientras los primeros ofrecen valores de cambio, los segundos demandan valores de uso.

Nueva digresión: no se trata de pagar a precios inferiores o superiores al valor porque este es siempre un valor medio, y la medida de este promedio se llama precio.

Cubierta la competencia macroeconómica o global entre los productores tanto de medios de producción como de bienes de consumo final, con miras a obtener ganancias medias, se forma el precio de producción[2] que satisfacen a todos los productores porque sólo así todos operan con una tasa de ganancia media o igual para todos como si fueran una sociedad de copropietarios, un solo capital macro.

Por supuesto, unos oferentes obtendrán precios superiores a sus valores, y otros, inferiores, pero el valor macro será igual a la suma de todos los diferentes valores individuales.

La dualidad del valor que caracteriza a toda mercancía es la raíz delmercado y es lo que distingue a un vendedor de un comprador, divorciados como están en cuanto a intereses personales.

Como al vendedor sólo interesa el valor de cambio, sabrá esperar las visitas de sus clientes sin ninguna urgencia; sin embrago, los valores de uso suelen ser de imperiosa necesidad: descalzo no puede andarse; desnudo, mucho menos, y en cuanto a mercancías de la cesta básica[3] todas son vitales per se.

Solemos ver a muchísimos comercios repletos de mercancías en lujosos exhibidores; sus dueños esperan que la demanda aumente de un momento a otro-para vender a mejores precios-; con un solo cliente basta para mantener los precios, y cabe preguntarse por qué si una mercancía tiene determinado valor o coste de fabricación puede venderse a precios diferentes?, ¿cómo queda la ley del valor trabajo?

Todo se explica porque lo que se comercia es el valor de cambio y este como tal, si bien tiene su fuente en la producción, es el mercado con el concurso de todos los productores y oferentes el que le pone medida alvalor social.

Digamos que los precios son valores sociales,

única manera de recoger actualizadamente el verdadero valor promedio que se recoge de todas las mercancías aisladamente producidas por muchos productores. No es que el precio se aleje o aparte del valor-eso es imposible e inconcebible-, se trata de determinar el valor social o medio, y este resulta ser el pecio de mercado.

Luego de lanzar al mercado las ofertas a precios de produccion, queda por balancear socialmente la demanda en general de bienes de consumo final con su respectiva oferta. Estos nuevos precios de mercado pueden variar a diario, semanal o quincenalmente, a diferencia de los precios de produccion que se consideran anualmente como recurso de los oferentes que les permiten manipular y vender a precios que no guardan relación con los valores medios (precios); son precios especulativos.

La sobreganaría obtenida especulativamente se traduce en hambre o necesidades insatisfechas con los salarios recibidos.


[1] En ese valor trabajo intervienen todos los medios de producción y las diferentes manos de obras correspondientes. El capitalista paga el precio de los insumos según el valor trabajo necesario o que por término medio hayan costado. No hay contradicción entre valor yprecio: el primero es individual, el segundo representa el valor medio de todos los valores individuales de todas las mercancías del mismo tipo.

[2] Véase mi obra PRAXIS DE EL CAPITAL, Caracas 2013

[3] Entre las mercancías de la cesta básica se hallan las medicinas y los servicios medicoasistenciales. A los comerciantes poco les importa qué tipo de valores de uso portan su capital; aquellos especializados en determinado tipo de valores de uso compran a menor precio y así obtienen mayores ganancias en sus ventas. El caso es, por ejemplo, que los más grandes supermercados, en el fondo, son abastecidos por detallistas puesto que deben comprar poca cantidad de cada una las variadas mercancías que suelen ofrecer y con ello compran a precios mayores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 663 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: