Reducir dependencia bancaria con pago directo de salarios

Sabiéndose que el dinero es la sangre de la economía burguesa o comercial, todo Socialismo hasta el Siglo XX comenzaba por nacionalizar la banca ya que esta es la representante principal de toda la dinámica capitalista moderna desde hace varios siglos. Sin control de su dinero y movimientos bursátiles y bancarios, ese capital entraría en reposo.

La cosa ha cambiado en este Siglo XXI; no se la nacionaliza, pero tampoco sábese cómo controlarla. Lo ha demostrado: la banca dispone del efectivo que el BCV le entrega[1] a su solicitud; no cuenta de con ningún tipo in situ para la supervisión directa del uso de ese circulante en billetes y monedas.

Sudaban ha resultado ser una institución de bajo rendimiento burocrático; la banca aprovecha la crisis para enriquecer a sus dueños, y ahora hasta la gerencia mediana y baja ha asumido el control y negocia con los retiros cual repartidor de bombonas de Pdvsa Gas que ahora vende sus entregas y sigue siendo funcionario público con disfrute de todas sus derechos laborales.

La pendejera que ha demostrado el gobierno de esta Revolución del Siglo XXI de la presente V República es pasmosa ante los capitalistas y ante el funcionario corrupto por una mala interpretación de la inamovilidad laboral, etc., etc.

Contrólese el dinero-circulante, y se controlará toda la economía, a sus agentes personales, trabajadores y demás fuerzas productivas. Esto parece saberlo mejor la burguesía que todos los marxistas en funciones de gobernantes.

Efectivamente, el Estado burgués y sus gobiernos han permitido que los banqueros se conviertan "imprescindiblemente" en profesionales de los movimientos del capital, de dinero con los que paga la empresa privada comercial, fabril y el Estad el Ejecutivo, las gobernaciones y Alcaldías, y muy pronto el gobierno comunal, salvo que la ANC dé un giro a esa dependencia financiera.

Contrólese esa banca privada y verá doblegado todo control privado de la economía nacional. Téngase presente que el capitalismo de hoy, ayer fue meramente comercial y dinerario; su desarrollo impulsado mediante las industrializaciones dio origen a un control financiero nacional e internacional tan poderosos que quita y pone gobiernos, que se ha embolsillado toda la estructura estatal, regional y municipal, a todos los poderes institucionales, diputados, jueces y gobernantes, reyes[2], Primeros Ministros y Presidentes. A tal punto que se hizo proverbio popular aquello de que "sólo los pendejos no roban en este tipo de sociedad".

Ante esa impotencia que actualmente demuestra el gobierno en esta crisis se abre la posibilidad de retomar el anterior sistema de pago. Las empresas privadas y el gobierno deberían optar por pagar directamente en efectivo a sus funcionarios públicos. En cuanto a los pensionados, la banca privada puede ser obligada a portarse mejor con estos usuarios, so pena de suspenderles su registro de comercio.

 

[1] Un circulante que costea el Presupuesto Nacional, que el pendejísimo BCV costea para ponerlo a la entera disposición de los banqueros y comerciantes en general a través de aquellos. El trabajador visita la banca porque el patrono ahora no paga directamente y en efectivo.

[2] En España, Jacobo el Rico logró arrancarle minas de plata al Estado para con el dinero acuñado hacerle préstamos onerosos al propio monarca.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 766 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: