La banca ocasiona pérdida de horas hombre y mujer

Si algo está frenando la productividad que tanto necesita mejoría en las actuales circunstancias es la mismísima banca tanto privada como púbica.

Las largas e interminable horas hombre, horas mujer, invertidas estérilmente por causa de una banca notoriamente inservible son prueba incuestionable que presenciamos y sufrimos a diario, salvo para SUDEBAN, organismo que espera en su escritorio burocrático que los usuarios le notifiquen cada una de las quejas que serían millones y a cada hora. Este organismo, además, malversa fondos por TV autoofreciéndose como servidor público, una cualidad que le queda grande.

Las razones de esa inservibilidad bancaria la dejamos a un lado ya que semejante mal servicio es de vieja data, y para darle el beneficio de la duda, tal vez SUDEBAN carezca de fuerza administrativa y jurídica para ejercer sus debidas funciones, como nunca la han tenido los organismos de control de precio en este país.

Los usuarios de esta banca dejan sus hijos al cuidado de terceros; llegan muy tarde a sus casas, el estrés de las colas termina enfermándolos, y ahora que sufren los "corralitos", ese perjuicio en la productividad del país se ve incrementado ya que no sólo los jubilados hacen esas colas porque el comercio y demás trabajadores activos también sufren semejante daño bancario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 688 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: