Derechos humanos violados

La expresión «derechos humanos» hace referencia a las libertades, reivindicaciones y facultades propias de cada individuo por el sólo hecho de pertenecer a la genero humana. Los derechos humanos son de carácter: inalienables, irrevocables, intransferibles e irrenunciables. En la mayoría de las legislaciones internacionales, los derechos humanos implican bases morales y éticas que la sociedad considera necesario respetar para proteger la dignidad de las personas.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, fue adoptada por las Naciones Unidas en 1948, donde se aglutina a todos los derechos que están considerados como básicos.

La (D.U.D.H) señala que, al nacer, todos los hombres y mujeres son libres e idénticos en materia de derechos y dignidad, y deja clara su postura de rechazo hacia la esclavitud, la servidumbre, las torturas y los tratos que puedan ser considerados como inhumanos, degradantes o crueles.

Los derechos humanos se clasifican en:

Derechos civiles y políticos: Derecho a la vida, a la igualdad, a la libertad.

Derechos económicos, sociales y culturales: Derecho a la salud, a la educación, a la vivienda.

Derechos laborales: Derecho al trabajo, a la libre elección de trabajo.

Derechos de los detenidos y presos: Derecho a un trato humano y con respeto a la dignidad inherente al ser humano.

Derechos en relación a la Administración de Justicia: Derecho a ser oído por el Tribunal, a ser juzgado por un tribunal independiente e imparcial.

En referencia a las violaciones de derechos humanos, se encuentran las desapariciones forzosas de personas, el terrorismo, la propaganda a favor de la guerra, el genocidio y los crímenes de guerra, la explotación del hombre por el hombre, la tortura y penas inhumanas o degradantes, la esclavitud, los trabajos forzosos o la apología del odio.

En la amplitud de lo que pueden significar los derechos humanos, es necesario decir que en Venezuela no hay una forma de que no se nos hayan violados nuestros derechos humanos.

En la actualidad cuesta enumerar las maneras en que somos atropellados los Venezolanos y Venezolanas. Cuando se toca el tema vienen a la mente tantas formas que ilustran la situación humanitaria del país, digamos, que cualquier cosa que se explique se queda corta ante la complejidad del problema social, económico y político que está atravesando la población Venezolana.

La realidad es que la población primeramente sufre el descontrol gubernamental del Madurismo, que simplemente aferrados al poder no les importa a quien se lleven por el medio. Se justifican en que el bloqueo no los deja gobernar a sus anchas. Pero dentro del país han controlado los cinco (5) poderes que componen el Estado. Es decir, es un Estado inexistente, en la medida que ninguno de los poderes tiene la potestad para controlar el poder concentrado en Miraflores, y sobre la presidencia de Maduro.

El Madurismo, se inventaron una reforma constitucional que terminó siendo constituyente, y que es el brazo ejecutor de todas los atropellos que se comenten con la población.

Colocaron al frente de Tribunal Supremo de Justicia un magistrado fiel a los mandatos del madurismo, no es fiel a la legalidad, ni a la soberanía del pueblo. Todo lo que pase por el TSJ será favorable al madurismo, sin reparo, ni vergüenza alguna.

El fiscal general de la república que es quien debería defender al pueblo, porque, es quien constitucionalmente puede "Intentar las acciones a que hubiere lugar para hacer efectiva la responsabilidad civil, laboral, militar, penal, administrativa o disciplinaria en que hubieren incurrido los funcionarios o funcionarias del sector público, con motivo del ejercicio de sus funciones", como se establece en el Art. 285, numeral 5 de la CNRBV, sobre las atribuciones del Fiscal General de la República.

El Gobierno de Maduro, se reserva para sí, todos los derechos humanos, en detrimento de los derechos humanos de cada uno de los Venezolanos. Un fiscal general que ve el delito de un solo lado, un fiscal general cuestionado en el desempeño de la gobernación del Estado Anzoátegui, un hombre que en vida del presidente Chávez, fue execrado de la actividad política por su malísima gestión al frente de la gobernación de Anzoátegui. Estado, que aún arrastra el deterioro de esos 8 años de gobernación de Tarek Willians.

A los Venezolanos se les viola el derecho humano de tener unos servicios públicos eficientes. El suministro de agua potable llega cada 20 días en los mejores casos, el servicio eléctrico va y viene de manera intermitente, dañando los aparatos electrodomésticos a innumerables hogares, que en esta crisis jamás podrían comprar un nuevo equipo, porque, los precios son inalcanzables para quienes devengan un sueldo menor a 10 dólares, que es la mayoría de los Venezolanos.

Montarse en el metro de Caracas es nauseabundo. El metro más limpio y ordenado de latinoamérica, ejemplo para todos, hoy es el más sucio y hediondo del mundo. Usar el metro es violatorio a toda dignidad humana, las personas se desmayan por falta de aire, el calor es infernal para niños y ancianos, además, de que los usuarios son asaltados, les rompen sus carteras, los ladrones les sacan sus teléfonos o arrinconan a las personas en alguna escalera y le quita todo.

La violación de los derechos humanos de los venezolanos llega hasta la intimidación y la coacción del gobierno de Maduro sobre las personas, a través de la extorsión obligan a marchar y firmar la asistencia, sino lo hacen, pues, son botado de su trabajo. Las personas que reciben bolsas del CLAP son monitoreadas a través de los consejos comunales, estas organizaciones se encargan de informar, y negar el derecho a la alimentación a quienes no votan por el madurismo.

En Venezuela los ciudadanos no tienen garantías constitucionales, desde que se instaló la desgracia esa de Asamblea Constituyente, pues, los organismos de seguridad del gobierno irrumpen en cualquier hogar, en cualquier automóvil, violentan a cualquiera que camine por las calles, le registran sus carteras, los pegan de la pared sin denuncia alguna. Los venezolanos y venezolanas están en un estado de indefensión nunca visto en estos últimos 50 años.

Para los medios de comunicación gubernamentales, la crisis, los muertos y el éxodo de los Venezolanos, simplemente no existe, por supuesto, se entiende que esos trabajadores de los medios comunicación, muchos de ellos son intimidados por el mismo gobierno, son parte de toda la crisis moral y ética que ha generado la estadía de Maduro en Miraflores.

Los mecanismos represivos cada día son más de temer y terroríficos, muchos venezolanos vimos por las redes sociales en tiempo real, como 5 personas fueron voladas por un mortero en una casa en el Junquito. Vimos cómo en una Marcha fue quemada una persona y el gobierno darse propaganda por tan vil asesinato, haciéndose víctima de los hechos generados en esa marcha opositora.

En Venezuela los hospitales y servicios de salud en su mayoría no funcionan, no se cuantifica la cantidad de víctimas en las zonas populares ocasionadas por esta razón, ya es costumbre oír en las calles a las personas decir, no lo atendieron y murió, por una neumonía, o porque no se hizo la diálisis.

La vida de los venezolanos y venezolanas, no vale nada, todos los días se lee en las redes sociales de jóvenes asesinados, desaparecidos o muertos por condiciones climáticas en otros países, pero, eso a este gobierno no le importa, mantener el poder es más importante que cualquier vida humana, y no es, un problema de no entender que hay una presión internacional y un bloqueo.

Todos los venezolanos de un lado y del otro sabemos que existe un bloqueo. Pero la pregunta es: ¿Vale la pena mantener el poder si eso va costar tantas vidas humanas?. En consecuencia el mensaje se le dirige a Maduro, porque es a quien debería dolerle las vidas de los Venezolanos. Le hago preguntas: ¿Cómo puede dormir en paz? ¿Cómo puedes salir bailando y haciendo burlas de quienes lavan pocetas en otros países?. ¿Cuántos muertos vale su estadía en Miraflores, representando al 25% de la población votante, donde, muchos de esos votos fueron producto de coacción que ejercen sobre quienes trabajan en la administración pública y que dependen del miserable sueldo, o la pensión de 4$, que reciben los viejitos, que en algunos casos eso es lo único que tienen?.

El caos monetario que ha producido este gobierno es monumental, la producción de billetes que le cuestan a la república es sin precedentes. La violación al derecho humano de los Venezolanos, quienes no pueden disponer de sus dinero en los bancos, es un daño atroz a la dignidad humana. El gobierno, por un lado dolariza el país, pero el venezolano no puede tener dólares.

En conclusión, seguir enumerando la violación de los derechos humanos de este gobierno a los ciudadanos venezolanos sería interminable. Lo más triste es que la ONU, aún está pensando si en verdad hay violación de Derechos Humanos Venezuela, suena risible, pero es así. Nadie quiere ponerle el cascabel al gato, y una se pregunta: ¿Cuáles intereses está representando el Madurismo, que la comunidad internacional no actúa a lugar con respeto al sufrimiento del pueblo Venezolano. Le hacemos la pregunta a la ONU:

¿Cuántos muertos más tiene que haber para que se oriente una solución electoral, libre y con todos en Venezuela?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 752 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a280641.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO