“Hummer: El sueño de ser indestructible”

“Siempre has soñado con uno. Ahora puede ser tuyo”. Así reza el slogan en la página de inicio de Hummer Venezuela (ver: http://www.hummer.com.ve/content_data/LAAM/VE/es/GBPVE/018/BRANDSITE/default.html?referrer=). “Hummer: El sueño de ser indestructible”, así titula AP un artículo sobre la historia de este vehículo y su consumo (ver: http://latino.msn.com/autos/galerias/galeriaspage.aspx?cp-documentid=6760018). Ambas expresiones recurren al “sueño”, a lo deseado. En uno se nos anuncia que ese sueño puedo hacerlo realidad, es decir poseer uno, y el otro nos transfiere una propiedad del vehículo, “ser indestructible”. Leyendo esos anuncios y escudriñando en su significado recordé un escrito de Marx sobre el dinero. Me pareció que el caso de la Hummer nos serviría de un buen ejemplo para ilustrar esas ideas de Marx y comprender mejor el mecanismo que hace de esas camionetas un objeto deseado por burgueses y revolucionarios por igual, en el contexto de una sociedad capitalista. Antes de presentar esos escritos de Marx, creo que es necesaria una aclaratoria.

Yo no tengo nada en contra de los propietarios de Hummer. En la Venezuela actual gozamos de libertad total de comprar y vender cualquier tipo de mercancía aceptada como lícita. Para eso disfrutamos, por ahora, del capitalismo. Tampoco estoy en la acera de Manuel Malaver, quien el año pasado escribiera: “Cada revolución socialista tiene su carro emblemático y sin duda que el del socialismo del siglo XXI es un rústico norteamericano fabricado por General Motors con la extraña, pero eufónica etiqueta de Hummer.” (Patria, Socialismo y Hummer, 25 de abril de 2007, http://webarticulista.net.free.fr/mm200725040944+Manuel-Malaver+Hummer.html). Por cierto, Sergio Delgado publicó en Tribuna Popular, el 27/01/2008, un artículo con el mismo nombre sin hacer referencia alguna al panfleto de Malaver (ver: http://www.tribuna-popular.org/index.php?option=com_content&task=view&id=2211&Itemid=49). La intención de Malaver es desprestigiar el proceso revolucionario recurriendo al conocido truco del sesgo de la muestra. Mi intención es más bien tratar de entrar en las motivaciones que llevan al consumo de este producto automotriz. Además, las personas que adquieren Hummer actúan como sólo pueden actuar los poseedores del dinero.

Veamos que dijo el propio Carlos Marx sobre el dinero y su poder:

“El dinero, en cuanto tiene la propiedad de comprarlo todo, de apropiarse de todos los objeto, es pues, el objeto por excelencia. El carácter universal de esta propiedad corresponde a la omnipotencia del dinero, que es considerado como un ser omnipotente … el dinero el la alcahueta entre la necesidad y el objeto, entre la vida humana y el medio de subsistencia. Pero lo que me sirve de mediación para mi vida también actúa como mediador de la existencia de los otros hombres para mí. Es, para mí, la otra persona.”  (pp. 170-171)

(…)

“Lo que existe para mí por mediación del dinero, lo que yo puedo pagar (es decir, lo que el dinero puede comprar), eso soy yo mismo, el poseedor del dinero. Mi propio poder es tan grande como el poder del dinero. Las propiedades del dinero son las mías propias (las del poseedor) y mis propias facultades. Lo que yo soy y puedo hacer no está determinado, pues, de ninguna manera por mi individualidad. Soy feo, pero puedo comprarme la más hermosa de las mujeres. En consecuencia, no soy feo puesto que el efecto de la fealdad, su fuerza repelente, queda anulada por el dinero. Como individuo soy paralítico, pero el dinero me preocupa veinticuatro piernas. En consecuencia, dejo de ser paralítico. Soy detestable, deshonesto, sin escrúpulos y estúpido pero el dinero es honrado y lo mismo lo es quien lo posee. Además, el dinerote ahorra la molestia de ser deshonesto; por tanto, se supone que soy honesto. Soy estúpido, pero como el dinero es el espíritu real de todas las cosas su poseedor no puede ser estúpido. Además, puede comprar a los que tienen talento y ¿no es acaso el que tiene poder sobre los inteligentes más inteligentes que ellos? Yo que puedo tener, mediante el poder del dinero, todo lo que ansía el corazón humano ¿no poseo todas las facultades humanas? ¿No transforma mi dinero, pues, todas mis incapacidades en sus opuestos?” (p. 172)

(…)

“La capacidad para confundir e invertir todas las cualidades humanas y naturales, por fomentar la fraternización de las incompatibilidades, el poder divino del dinero, reside en su carácter como sr genérico enajenado, vendido, del hombre. Es el poder enajenado de la humanidad.

Lo que yo como hombre soy incapaz de hacer y, por tanto, lo que todas mis facultades individuales son incapaces de hacer, es hecho posible por el dinero. El dinero, pues, convierte cada una de estas facultades en algo que no es, en su opuesto.

Si deseo algún manjar o quiero tomar la diligencia porque no oy suficientemente fuerte como viajar a pie, el dinero me fachita la comida y la diligencia; es decir, transforma mis deseos de representaciones en realidades, del ser imaginario en ser real. Como mediación, el dinero es una fuerza realmente creadora.” (p. 173)

(…)

“El que puede comprar el valor es valiente, aunque sea cobarde. El dinero no se cambia por una cualidad particular, una cosa particular ni una facultad humana específica, sino por todo el mundo objetivo del hombre y la naturaleza.  Así, desde el punto de vista de su poseedor, transforma toda cualidad y objeto en otro, aunque sean contradictorios. Es la fraternización de los incompatibles; obliga a los contrarios a abrazarse.” (pp. 174-175) (énfasis en el original) (Textos tomados de El Dinero, Manuscritos Económicos-Filosóficos presentados por Erich Fromm en un libro titulado Marx y su Concepto del Hombre)

Mis disculpas a los lectores por la extensa cita textual del trabajo de Marx.  Por un lado, lo considero genial y por el otro, creo que nadie podría explicarlo mejor que el propio Marx. Pasemos ahora, armados con las ideas de Marx, a ver como ha tratado recientemente la prensa internacional a este extraordinario vehículo de guerra convertido en suceso comercial. Y cómo diversos sectores de la sociedad venezolana, especialmente entre revolucionarios, han reaccionado ante la Hummer.

“El vehículo Hummer se ha convertido en un icono que va más allá de las prestaciones de un todo terreno. Famosos y celebridades de la farándula disfrutan y lucen estos potentes vehículos, que sólo pueden ser adquiridos por gente de mucho dinero.” (Énfasis nuestro) (Fuente: http://latino.msn.com/autos/galerias/galeriaspage.aspx?cp-documentid=6760018)

Poseer un vehículo de este tipo es un lujo que demuestra el poder económico de su propietario, pues más allá de ser uno de los más caros, su mantenimiento también es muy costoso por sus características y el alto consumo de combustible.

 

Acaudalados y famosos son quienes habitualmente pueden acceder a uno de estos y su uso brinda un cierto estatus. (…)” (Énfasis nuestro) (Fuente: http://latino.msn.com/autos/articles/ArticlePage.aspx?cp-documentid=6760308&page=%20%20%20%20%20%201).

El tanque de gasolina de una Hummer, tiene una capacidad de aproximadamente 121 litros. Por tanto, en estas tierras cuesta unos Bs. 11.737 (11,74 Bs.F) llenar el tanque. Una verdadera ganga en Venezuela. Porque, por ejemplo, en la ciudad de Orlando de Estados Unidos, llenar el mismo tanque le costaría unos 310.200 bolívares (310 BsF., a $ 4,70 el galón y convertido al cambio oficial) (Datos sobre precios tomados de: http://www.orlandogasprices.com/).

Venezuela fue el primer país de Nuestra América donde la GM introdujo oficialmente la Hummer. Rolando Znidarsis, presidente de GM-Venezuela, afirmó que: "Estamos dando a los venezolanos lo que nos piden" (Fuente: El Mundo, 02/10/2007, http://www.guia.com.ve/noticias/?id=13344).

De la guerra en el Golfo a las calles de las principales ciudades de Venezuela

“(…) el “Humvee”, su predecesor militar que fue creado a mediados de los 80 y que ha participado en varios conflictos bélicos, su fama la ganó en la operación “Tormenta del desierto” durante la Guerra del Golfo Pérsico.

(…)

La popularidad del Humvee creció como la espuma con el apoyo de aquellas míticas secuencias que fueron transmitidas por televisión a todo el mundo y que retrataban el avance del ejército estadounidense en imponentes vehículos que transitaban cargados de artillería.” (Fuente: http://latino.msn.com/autos/articles/ArticlePage.aspx?cp-documentid=6760308&page=%20%20%20%20%20%201).

¿Cuántas Hummers hay en Venezuela?

“El 21 de febrero de 2005, el superintendente del Seniat, José Vielma Mora, señaló que estaban haciendo un inventario de todos los vehículos de lujo que ingresaron al país: Hummer, Mercedes Benz, BMW y Ferrari.

El resultado de sus pesquisas no se hizo público, pero se pudo conocer, a través del Sistema Aduanero Automatizado, que desde 2005 han ingresado 305 Hummer: 72 en 2005, 170 en 2006 y 63 para el cierre de agosto de 2007. No obstante, las cuentas de GM señalan que en Venezuela circulan entre 400 ó 500 Hummer.” (Fuente: El Mundo, 02/10/2007, http://www.guia.com.ve/noticias/?id=13344).

Recientemente José Vicente Rangel amenazó con publicar la lista de propietarios de Hummer. Señaló que se llevarían una sorpresa y que no habría tantos chavistas en esa lista como especula la oposición.

La UNEFA y la Hummer

En una blog identificado con el nombre de la UNEFA (ver: http://tlc.informe.com/forum/index.php), con una imagen que hace pensar que se trata de una página oficial de esa universidad, encontramos una noticia sobre el lanzamiento de la Hummer en Venezuela. Se lle textualmente en esa págiona:

“El vehículo que conocemos hoy día como símbolo máximo de la ostentación por tamaño se multiplicará en las carreteras venezolanas gracias a su comercialización en el país por parte de General Motors Venezolana, presentación a realizarse el próximo 20 de septiembre del año en curso, fecha oficial de la introducción de la marca Hummer al país.” (Fuente: http://tlc.informe.com/forum/gm-comercializarno-hummer-en-venezuela-dt27.html)

Acosta Carlez y su Hummer

El caso de chapista con Hummer que más escándalo ha causado es el del Gobernador del Estado Carabobo, General (r) Guardia Nacional Luis Acosta Carlez. Mientras que el del ideólogo Izarra ha pasado por debajo de la mesa.  Ante las preguntas de los periodistas, el Gobernador repostó inquiriendo: "¿Es que acaso nosotros los revolucionarios no tenemos derecho a tener una Hummer o un carro?"  Y agregó que: "Si ganamos plata, podemos hacerlo, ¿o es que hay exclusividad?" (Fuente: El Mundo, 02/10/2007, http://www.guia.com.ve/noticias/?id=13344).

No todos los miembros del Gobierno piensan igual que el General. En el cóctel de presentación oficial de la Hummer, que ofreció GM-Venezuela el año pasado, un periodista le preguntó a Samuel Ruth, entonces presidente del INDECU, “¿Y cuándo compra su Hummer?” A lo cual respondió: “No vale. Si lo hago me rayo.” (Fuente: El Mundo, 02/10/2007, http://www.guia.com.ve/noticias/?id=13344). Al parecer el General (r) Carlez se creía a prueba de rayas. Incluso, algunos revolucionarios trasnochados salieron de pajuos a criticar al Gobernador de Carabobo.

El Presidente Chávez también manifestó su rechazo a los revolucionarios montados en Hummer y los mandó a bajarse de la monstruosa camioneta. En su programa Aló Presidente número 296 transmitido en setiembre de 2007, el Comandante Hugo Chávez, claramente alterado, manifestó:  "Ni un dólar para importar Hummer, ¿qué es eso? No, señor. (…)” (Fuente: http://www.aporrea.org/contraloria/n102294.html). Según la página web de Hummer Venezuela, esas máquinas están actualmente en venta en el país.  O sea que, al parecer, la orden del Presidente no se ha cumplido. No sólo no se habría cumplido, sino que instituciones del Estado promueven la Hummer.

PDVSA-Deltaven promueve la Hummer

“Hummer Expeditions es una organización sin fines de lucro dedicada a la exploración de los lugares más interesantes del mundo, resaltando sus valores naturales y culturales, especialmente del ser humano en sus distintas latitudes.”

“Para alcanzar todos esos objetivos planteados con Hummer Venezuela 2007 se contará con destacados patrocinios de numerosas organizaciones de prestigio, tales como: General Motors de Venezuela, Goodyear, PDVSA-Deltaven, Asociación de Las Naciones Unidas (ANUV), Armor, Revistas Ruta’s y AVX, Osklen, Radio Trans Motorota y TV Planet.” (Fuente: http://www.hummerexpeditions.com.ve/v3/?s=he_expedicion&id_a=58&pagina_actual=).

Los logos PDVSA y PDV aparecen en la página de Hummer Expeditions confirmando el patrocinio a las actividades de propaganda de la marca Hummer.

Conclusión

El problema no es que fulano o sultano rojo rojito tenga en una Hummer. El problema es lo que la Hummer representa y el mensaje que se transmite con su consumo y uso. El reto para los revolucionarios, armados con las ideas de Marx, es interpretar correctamente la realidad como un paso necesario para transformarla. La exposición de Marx sobre el dinero nos permite comprender el fenómeno del consumo de Hummer. Nos permite comprender el fenómeno de transformación que se produce en quien posee el dinero, es decir, le transfiere al poseedor de una Hummer su poder, sus caballos de fuerza, le hace realidad el “sueño de ser indestructible”.

julio_mosquera@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6148 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a55297.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO