Ética y economía

(VIDEO Y TEXTO COMPLETO) Discurso del presidente Nicolás Maduro ante la Asamblea Nacional al solicitar poderes habilitantes

Un discurso para la reflexión profunda en torno a la ética y a la guerra económica que libra el pueblo venezolano contra factores de desestabilización

Un discurso para la reflexión profunda en torno a la ética y a la guerra económica que libra el pueblo venezolano contra factores de desestabilización

Caracas, octubre 9 - Este martes, el presidente Nicolás Maduro solicitó a la Asamblea Nacional (AN) la aprobación de una Ley Habilitante que le permita al jefe de Estado legislar por un año en materia anticorrupción y en el área económica. El discurso presidencial estuvo cargado de reflexión, introspección, historia (pasada y reciente) y llamados a todos los sectores de la vida nacional.

A continuación, la transcripción del mandatario ante el Parlamento Nacional:

Sesión especial con motivo de solicitud de Ley Habilitante

por el presidente Nicolás Maduro

Hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional, Caracas

Martes, 8 de octubre de 2013

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Buenas tardes al pueblo de Venezuela, buenas tardes ciudadano compañero Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Ciudadanos integrantes de la junta directiva y demás diputados y diputadas presentes; ciudadana Gladys Gutiérrez, Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia; Ciudadana Adelina González, Presidenta del Consejo Moral Republicano y Contralora General de la República; ciudadana Tibisay Lucena, Presidenta del Consejo Nacional Electoral y demás rectoras que la acompañan.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Embajadores y embajadoras de la República Bolivariana de Venezuela que se encuentran presentes; ciudadana Cilia Flores, Primera Combatiente de la República Bolivariana de Venezuela; ciudadano camarada Jorge Arreaza, Vicepresidente Ejecutivo de la República y demás ministros y ministras del Gabinete Ejecutivo; ciudadanos representantes del poder popular y pueblo bolivariano de Venezuela.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Ciudadano Ciro Araujo, Defensor Público General; ciudadano Manuel Galindo, Procurador General de la República; ciudadanos miembros del Alto Mando Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana presentes acá en el acto; ciudadano Calixto Ortega, Viceministro de Relaciones Exteriores para Europa, bienvenidos; ciudadana Ana Elisa Osorio, Vicepresidenta del Parlamento Latinoamericano y demás diputados y diputadas que lo integran.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Ciudadanos gobernadoras y gobernadores de estado presentes acá en el acto, gracias por asistir.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Ciudadano Jorge Rodríguez, Alcalde del Municipio Bolivariano Libertador; ciudadana Jacqueline Faría, Jefa de Gobierno del Distrito Capital; ciudadanos presidentes de institutos autónomos y empresas del Estado; ciudadanos integrantes de la Dirección Nacional y Regional del Partido Socialista Unido de Venezuela que nos acompañan; distinguidos invitados especiales, señoras y señores, bienvenidos a la Asamblea Nacional en esta sesión especial del día martes 8 de octubre, ciudadano secretario sírvase verificar si hay quórum.

Secretario de la Asamblea Nacional, Víctor Clark Hay quórum ciudadano Presidente.

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Se declara abierta la sesión, ciudadano secretario sírvase informar el objeto de esta sesión especial.

Secretario de la Asamblea Nacional, Víctor Clark Objeto de esta sesión especial Único: Presentación por parte del ciudadano Nicolás Maduro Moros, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela del Proyecto de Ley mediante el cual la Asamblea Nacional autoriza al Presidente de la República para dictar decretos con rango, valor y fuerza de ley en las materias que se delegan de conformidad con lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Es todo ciudadano Presidente.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Gracias ciudadano secretario, desde acá de la Asamblea Nacional agradecemos la presencia de todos y de todas dándole cumplimiento estricto en lo establecido en esta Constitución defendida por nosotros, no de manera circunstancial desde hace unas semanas, bueno, desde que fue aprobada en el año 1999, defendida en todo momento y a toda hora y bajo cualquier circunstancia, defendida el 11 de abril del 2002, cuando sectores fascistas intentaron dar un golpe de Estado aquí en Venezuela; defendida a lo largo de todos estos años, defendida el 14 de abril y los días subsiguientes cuando sectores opositores que perdieron las elecciones llamaron a la violencia abiertamente con lo cual costó 11 compañeros venezolanos fallecidos, incluidos niños y niñas, o una niña y un niño, amas de casa, trabajadores fueron asesinados por el llamado a violencia de una derecha fascista enferma, hoy dándole cumplimiento a esta Constitución hemos convocado a una sesión especial donde el compañero Presidente Constitucional, legítimo del pueblo, electo por una mayoría absoluta, evidente, clara, transparente como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro! ¡Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro! ¡Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro!

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Electo Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2013-2019, reconocido por el pueblo, por los distintos países, sólo casos de algunos despechados que no han entendido que las elecciones fueron el día 14 de abril, las últimas; nosotros nos sentimos sumamente contentos de darle cumplimiento a esta Constitución, de darle espacio para combatir un flagelo que nos ha venido atacando desde hace muchísimo tiempo, tanto que hay partidos políticos creados a raíz de la corrupción, que operan aquí en esta asamblea, es una enfermedad de creer que sus robos son sanos y los robos de los demás son malos, todos los robos son malos, todos los hechos de corrupción son malos.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Quien esté en contra de atacar la corrupción, quien no sea capaz de entenderlo como un mal endémico o es cómplice o es autor de hechos de corrupción o es un aprovechador de los bienes de la corrupción, así de sencillo, de manera que hoy nosotros esperamos escuchar aquí al compañero presidente Nicolás Maduro hacer su exposición, luego le daremos cuenta en su momento a esta ley, será discutida en primera discusión, segunda discusión y Dios mediante será aprobada esta ley habilitante para luchar contra la corrupción y contra la guerra económica decretada y desatada por sectores fascistas de la derecha venezolana.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Guerra económica que produce seguro las primeras bajas en las filas de ellos mismos, de sus empresarios porque el gobierno no va a permitir que un grupo de trasnochados, de personas que no entienden que el juego democrático es se va a unas elecciones, se gana o se pierde, el que gana, muy bien, el que pierde, tendrá otra oportunidad si lo dejan, así de sencillo, pero ellos no, como son y han sido toda la vida niños consentidos creen que pueden hacer con las leyes venezolanas lo que mejor les parece, desde aquí desde esta Asamblea Nacional hemos luchado contra eso, vamos a seguir luchando y acompañaremos al gobierno revolucionario del compañero Nicolás Maduro en todos los frentes que así se establezcan para tener una Venezuela verdaderamente libre y soberana, independiente, que más nunca estemos arrodillados ante el imperio norteamericano, que no haya espacio para la traición a la patria.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡No volverán, no volverán, no volverán! ¡No volverán, no volverán, no volverán! ¡No volverán, no volverán, no volverán!

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Ya uno los escucha decir que van a desconocer la Ley Habilitante, ojalá que se pongan al frente los que dicen que la van a desconocer y no estén mandando a los tontos útiles, que es pongan al frente y vayan a la calle a desconocerla, acusando ya a personas, a diputados, mira aquí lo más importante va a ser la conciencia el día que se vote esta Ley Habilitante, o estás contra la corrupción o apoyas la corrupción, así de sencillo y que cada quien vaya a darle la cara al pueblo y a su gente, nosotros se la daremos con orgullo porque esta Habilitante Dios mediante, dándole cumplimiento a esta Constitución será aprobada, ¿quién será el diputado 99?, por ahí anda, mira, por ahí anda, pero está el diputado 100, el 101, el 102.

Asistentes [aplausos].

Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello Será aprobada, será aprobada Dios mediante. Bueno compañero Presidente tiene usted la palabra para que se dirija al país, se dirija a todo el pueblo de Venezuela en nombre de la revolución bolivariana.

[Cadena nacional a través del Satélite Simón Bolívar]

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Bueno, buenas noches a toda Venezuela quien ha estado pendiente de esta jornada democrática que vamos a iniciar el día de hoy y está conectada a través de la cadena nacional de radio y televisión que permite conectar la Venezuela entera con los grandes acontecimientos de la vida republicana, de la vida democrática de Venezuela.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Ciudadanos diputados y diputadas del bloque patriótico, revolucionario, socialista, chavista; ciudadanos y ciudadanas diputadas de la Mesa de la Unidad Democrática, de la oposición venezolana, más democracia para un país, más democracia se puede pedir, un país con plenas libertades públicas, con plenas libertades civiles, políticas en ejercicio permanente así tiene que ser Venezuela, un país del debate democrático, del respeto a la Constitución, del respeto a las ideas, de la tolerancia verdadera.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Así que hemos venido todo el gobierno bolivariano, aprovecho para saludar a los vicepresidentes, Vicepresidente Ejecutivo, querido camarada Jorge Arreaza; Vicepresidente de Planificación, Jorge Giordani; Vicepresidente de Asuntos Sociales, nuestro joven ministro Héctor Rodríguez; Vicepresidente de Economía y Finanzas, compañero Rafael Ramírez; Vicepresidente Territorial, mayor general García Plaza; ministros, ministras de un gobierno de hombres y mujeres trabajadores, trabajadoras de la juventud, de las mujeres, bien representada está nuestra juventud, las mujeres, nuestra querida Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Alto Mando Militar, querida compañera Carmen Teresa Meléndez Rivas, almiranta en jefa y Ministra del Poder Popular para la Defensa.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Querido compañero general en jefe Padrino López; comandantes generales de los cuatro componentes; comandante general de la Milicia Nacional, muchas gracias por estar aquí presentes, embajadores de América Latina y el Caribe, de Europa que están aquí haciendo su taller anual, actualizándose para ir a defender la verdad de Venezuela, qué verdad tan hermosa les toca defender a ustedes querida presidenta de los poderes públicos; Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia; Presidenta del Poder Ciudadano, Poder Moral de nuestra Constitución, Presidenta del Consejo Nacional Electoral, rectoras del Consejo Nacional Electoral, miembros del poder ciudadano, bueno compatriotas este recinto nos trae a nosotros muchos recuerdos, en este recinto y en el actual hemiciclo donde sesiona la Asamblea Nacional hemos vivido en los últimos 14 años jornadas intensas de vida democrática de un país que se ha ido abriendo el camino hacia una verdadera democracia, aquí vinimos nosotros siendo unos muchachos al Congreso de la República, a la última legislatura del último congreso bicameral que conociera nuestra República, aquí sesionaba el senado, al lado sesionaba la cámara de diputados, vinimos luego de un proceso electoral representando a una fuerza que ya era mayoritaria en Venezuela pero por maniobras de diversa índole nos lograron reducir el 25 por ciento, aunque ya éramos la mayoría de este país. Maniobras electorales, institucionales, políticas, mediáticas de todo tipo.

Vinimos con una consigna muy clara: ¡Constituyente ya! Vinimos a garantizar en su momento la convocatoria transparente de una Asamblea Nacional Constituyente, que diera como resultado iniciar un proceso de reconfiguración de la República a través de un proceso constituyente. Luego nos tocó ser constituyentes, por aquí estuvimos como diputados bastante años, así que conocemos lo que es el debate democrático, el debate intenso lo conocemos, lo conocemos muy bien, vivimos y nos formamos en él, en estos años de fragua de nuestra Revolución Bolivariana, apoyando siempre —qué satisfacción siente uno cuando dice esta expresión—, apoyando siempre con amor y lealtad el liderazgo de nuestro jefe eterno, de nuestro líder, de nuestro Presidente amado, extraordinario ser humano, Hugo Chávez Frías.

Asistentes [algarabía y aplausos].

Asistente ¡Que viva Chávez!

Asistentes ¡Que viva!

Presidente Nicolás Maduro Y aquí estamos de nuevo listos para ese debate, para el debate que ustedes convoquen, querido compañero Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, compañera Blanca Eekhout, primera vicepresidenta.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Compañero Darío Vivas, segundo vicepresidente; Víctor Clark, secretario; Fidel Vásquez, subsecretario.

Aquí estamos nosotros listos para activar este mecanismo constitucional. Venezuela tiene demasiados mecanismos de carácter democrático para poder abordar temas vitales de la vida de nuestra República, como lo voy a exponer aquí, hoy he venido a activar uno de sus mecanismos, he venido a pedir poderes habilitantes para profundizar, acelerar y dar la batalla a fondo por una nueva ética política, por una nueva vida republicana, por una nueva sociedad.

Asistentes [ovación].

Presidente Nicolás Maduro Y le pido a Dios, Dios creador, nuestro Señor, sus bendiciones, su protección, para Venezuela en primer lugar, para todos nosotros la bendición de nuestro Dios Padre, y que permita que Venezuela siga abriendo las compuertas de un siglo XXI de prosperidad, de paz, de estabilidad, de vida, de independencia, de soberanía; de construcción de la nueva unión nacional, de la verdadera unión nacional.

Yo desde Venezuela quiero, trayendo aquí a José Gregorio Hernández, este es un obsequio que vamos a enviar, voy a enviar hoy mismo a nombre de todo el pueblo de Venezuela a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a la cual le enviamos nuestro amor, nuestra oración en este momento, a ella y al pueblo argentino.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Y quería pedirle a nuestro santo, al santo del pueblo José Gregorio Hernández, su protección para la presidenta de Argentina, quien anda batallando por el restablecimiento de su salud.

A nosotros nos unen profundos lazos, y sensibles lazos de verdadera humanidad, de amor. Eso es lo que nos mueve a nosotros, a los revolucionarios: amor. Y cuando establecemos estos lazos, aprendidos de nuestro comandante Chávez, con presidentas, presidentes, primeros ministros en el mundo, los establecemos en primer lugar a nombre de nuestro pueblo y de las mejores tradiciones de bondad, de solidaridad, de buenos sentimientos que tiene nuestro pueblo. Nuestro pueblo tiene una tradición, un patrimonio extraordinario de valores, de buenos sentimientos. Nuestro pueblo no cultiva ni la mezquindad ni el odio, ni el egoísmo.

A nombre de esos sentimientos, a nombre de ese pueblo que está en batalla permanente, bueno, humildemente yo les voy a presentar ustedes un conjunto de reflexiones, de propuestas, para generar una nueva dinámica nacional, una dinámica que combine el debate y la acción con un objetivo central, la transformación del modelo ético republicano y la transformación del modelo económico venezolano. Son dos elementos centrales que hemos creído necesario combinar en una ofensiva nacional, yo llamo a toda la conciencia del país a que nos sumemos a que juntos podamos construir una estrategia nacional para poder ver reverdecer una nueva ética política soberana, nacional, nacionalista, tenemos de dónde inspirando, tenemos de dónde tomar ejemplo y fuerza.

Así que querido compañero Diosdado Cabello, hoy es el día del guerrillero heroico, un 8 de octubre de 1967 luego de tres horas de combate en la Quebrada del Yuro, en Bolivia, el comandante Ernesto Che Guevara es herido y cae prisionero.

Asistentes [algarabía y aplausos].

Presidente Nicolás Maduro El 9 de octubre es asesinado por órdenes directas de la CIA, para luego resucitar en el amor de los pueblos, en las luchas de los pueblos.

"El Che encarnó en su vida, y encarna en su ejemplo una ética exigente y rigurosa, era capaz de exigirle a sus compañeros y compañeras el máximo espíritu de sacrificio, porque en primer lugar era capaz de exigírselo a sí mismo. Son innumerables los testimonios fotográficos donde vemos a este hombre cargando sacos, cortando caña, pegando ladrillos; su austeridad era proverbial en su concepto eran los dirigentes los que estaban llamados a dar el ejemplo. Cuando marchó a Bolivia exigió que el Estado cubano no le concediera ninguna clase de privilegios a sus esposa y a sus hijos, que se ocupara de ellos, sí, pero de igual forma que lo hacía con el resto de los ciudadanos".

El Che en una lección viva y exigente, es una lección vigente para la conducta que debemos asumir los revolucionarios y las revolucionarias en todos los terrenos.

Asistentes [algarabía y aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Señor presidente, querido compañero Diosdado Cabello, luego de estas palabras necesarias quiero comenzar mi intervención de esta noche invocando la palabra inspiradora del padre Libertador Simón Bolívar, el verbo que nos descubrió en toda su fuerza constructiva, creadora y liberadora de nuestro amado comandante, dice el genio de América: "Mi constancia y mis deseos por el bien de la patria me harán emprenderlo todo y trabajaré incesantemente por él, sin reparar en las dificultades...", decía nuestro Libertador.

Vaya que cumplió su palabra. Quienes queremos el bien de la patria, los bolivarianos y las bolivarianas de hoy, con nuestra constancia, la misma constancia bolivariana, vamos a vencer todas las dificultades que hoy estamos enfrentando, somos del pensamiento y de la acción, como bien nos definiera el gigante, el pueblo de las dificultades.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro En este punto de partida, de esta reflexión que estamos convocando, se impone un conjunto de ideas, de propuestas sobre la corrupción. No es un capricho, no es un capricho que hoy vengamos a la soberanísima Asamblea Nacional a solicitar a nombre de nuestro pueblo el poder habilitante que nos proporcione una sólida base legal para actuar con prontitud y contundencia contra este mal, esta enfermedad, en función de preservar la vida de la República y garantizar la salud pública.

Desde la posición ideológica en que nos situamos quienes batallamos cada día, como dice el comandante Chávez, por hacer irreversible la vía venezolana al socialismo, este es un asunto crucial, trascendente, de vida o muerte para la República Bolivariana. Si la corrupción sigue reproduciéndose y perpetuando su lógica capitalista de destrucción, aquí no habrá socialismo, el socialismo nunca podrá afianzarse plenamente en su dinámica profundamente humana entre nosotros, en medio de los antivalores de la corrupción.

¿Qué es la corrupción? Tal pregunta nos obliga en primer término a una breve exploración lingüística, el magnífico diccionario de uso del español de María Moliner dique es la acción de corromper o corromperse, y remite también la palabra a soborno y la entrada, y en la entrada referida al verbo corromper, en su cuarta acepción, la que aquí nos interesa, define: "quebrantar la moral de la administración pública y de los funcionarios".

Recordemos que en el lenguaje coloquial hablamos de quebrantos de salud o de tener una salud quebrantada, cuando se afectan los funcionamientos vitales del órgano humano. La corrupción igualmente es una enfermedad que afecta la salud pública, que quebranta el cuerpo social en su conjunto.

A propósito, aquel gran teórico político, que fue Nicolás Maquiavelo —lo han escuchado ¿verdad?— decía: "un miembro gangrenado no se cura con agua de la banda, se corta". Un poco radical ¿verdad?

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro En un sentido similar el Libertador Simón Bolívar sentenciaba, el 11 de Abril, suena la fecha, de 1828, cuando le escribió al doctor José María del Castillo. Decía Bolívar: "Todo el cuerpo de la historia enseña que las cangrenas políticas no se curan con paliativos..." Es claro que tanto Maqui hábelo como Bolívar se refieren a situaciones de descomposición que requieren actuar políticamente de forma radical, tajante, para hallar el remedio que permita la plena recuperación de la salud pública. Si no existe salud pública una República marcha indefectiblemente hacia su disolución. Preservar la salud pública es un asunto de vida o muerte para una República, no hay medias tintas, no hay medias tintas.

Hay que eliminar las condiciones objetivas que permiten que se siga desarrollando diversas formas de corrupción. Y eso sólo lo lograremos, y recordemos a nuestro comandante en su escrito del Plan de la Patria, traspasando la barrera del no retorno, haciendo irreversible la vía venezolana al socialismo.

Una de las mejores formas de reafirmar nuestra lealtad eterna a nuestro comandante Chávez, es combatir sin tregua a la corrupción cada día.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro En este sentido hemos pasado a la ofensiva en esta batalla que de veras es decisiva, y no la abandonaremos, por eso mismo llamo al pueblo a no permitir la corrupción y a los corruptos, a no tolerar a la corrupción, ni de cuello amarillo, ni la corrupción de cuello rojo rojito, en el mismo hamponato, vístase como se vista, la misma conducta apátrida y anti popular.

Asistentes [Aplausos]. ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Presidente Nicolás Maduro Ciertamente, desde que el ser humano comenzó a pensar en las distintas formas de gobierno, en la trayectoria de las sociedades de clase que han marcado a la humanidad en los últimos 7 mil años, consideró a la democracia como la expresión más elevada, ya que suponía la búsqueda de la felicidad colectiva, sin que los privilegios de pocos se impusieran sobre las aspiraciones legítimas de las mayorías. Desde los mismos orígenes la política implicó el logro de un bien compartido, ya Aristóteles lo caracterizaba de esta manera, Aristóteles: "El bien es ciertamente deseable cuando interesa a un solo individuo, pero se reviste de un carácter más bello y más divino cuando interesa a un pueblo y a un Estado entero." Aristóteles.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Ha sido pues el bien común el que le ha dado sentido y razón al ejercicio político en todos los tiempos, como una aspiración de la humanidad para entenderse en sociedad con dignidad y respeto, es el ideal de felicidad colectiva el que ha guiado la lucha eterna de los pueblos, el sueño y el proyecto de una vida en la que el pueblo soberano se reconozca y trace su propio destino.

Larga, compleja y cruenta ha sido la lucha de nuestro pueblo para conquistar la plenitud de la democracia, el esplendor de la vida republicana. Una democracia, una vida republicana, hay que decirlo, que siempre estuvieron amenazadas por los representantes del capital, fuera éste nacional o extranjero, primero, por el despiadado dominio colonial signado por el saqueo más bárbaro. Luego de nuestra independencia y de las luchas libertarias del siglo XIX, asistimos al surgimiento de una casta de latifundistas que se reservaron los medios y el poder para alambrar una descomunada hacienda cuyos límites eran los cuatro puntos cardinales de la Patria, y más tarde con la aparición del petróleo vimos emerger una burguesía y un empresariado, y a la postre acabaron no sólo con las riquezas sino que lograron cada cierto tiempo hacerse de gobiernos cuya razón fundamental era velar los privilegios de aquellos sectores que negociaban el país a su antojo.

Podríamos concluir que toda forma de gobernabilidad que habíamos conocido hasta 1999 se traducía en la obediencia plena y cobarde de los intereses económicos de las transnacionales y de una improductiva y parasitaria burguesía criolla.

Vista en la distancia, en el tiempo, nuestra historia política por consumar el ideal de la democracia, bien podemos comprenderla como un prolongado sostenido y criminal atraco por parte de las clases dominantes a la Nación, a sus riquezas, y sobre todo a su pueblo, gracias a la corrupción, que con el correr de las décadas se fue agravando, convirtiéndose en una suerte de institución paralela legitimada por una impunidad que fue horadando la moralidad del país.

No se requiere hacer un estudio demasiado profundo para advertir entre los factores que han contribuido a tal deterioro, nos encontramos con un Estado y unas instituciones que nacen y se desarrollan mediatizados por los intereses de ese capital dominante, como diría nuestro escritor Orlando Araujo.

Queridos compatriotas, ahora bien, tengamos en cuenta siempre que somos uno de los lugares del mundo en donde se le está plantando batalla al capitalismo.

Es oportuno recordar estas palabras de uno de los grandes pensadores contemporáneos, el italiano Giorgio Agamben, que caracterizan con un punzante sentido crítico al capitalismo en su devenir contemporáneo. Estas palabras que pertenecen a un artículo titulado: "Crédito, fe y futuro" del año 2012, nos dan la medida del sentido heroico de esta batalla, de nuestra batalla. Giorgio Agamben nos dice: "La hipótesis de Walter Benjamín según la cual el capitalismo es en verdad una religión, y la más feroz e implacable que haya existido nunca, pues no conoce redención ni tregua, hay que tomarla al pie de la letra. La Banca con sus grises funcionarios expertos ha ocupado un lugar que dejaron la iglesia y los sacerdotes; al gobernar el crédito, lo que manipula y gestiona es la fe, la escasa incierta confianza que nuestro tiempo tiene aún en sí mismo, y lo hace de la forma más irresponsable y sin escrúpulos, tratando de sacar dinero de la confianza y las esperanzas de los seres humanos, estableciendo el crédito del que cada uno puede gozar y el precio que debe pagar por él. De esta forma, gobernando el crédito gobierno no sólo el mundo, sino también el futuro de los hombres, un futuro que la crisis hace cada vez más corto y decadente.

Y si hoy la política no parece ya posible, es porque de hecho el poder financiero ha secuestrado por completo la fe y el futuro, el tiempo y la esperanza."

A propósito de estas reflexiones conviene subrayar que la economía venezolana atraviesa una coyuntura especial, toda vez que el aparato productivo del país está siendo impactado de una manera muy aguda por una serie de distorsiones como son: la especulación el acaparamiento, el contrabando, el mercado de divisas ilegal, una colección de dificultades que bien podríamos bautizar con el nombre del "cadivismo" como una de las expresiones más vulgares de la existencia de la burguesía parasitaria en la historia de la Venezuela de los últimos 100 años. Esto es el "cadivismo" la forma que toma actualmente la obstinada tendencia de ciertos factores económicos a pretender obtener ganancias y producir para ello. Parece un asunto de la mayor importancia establecer quienes se han aprovechado de estos flujos, cuáles son los grupos de poder y sus relaciones con la Banca, con la actividad aseguradora y con el mercado de valores, hacia allá vamos, que nadie tenga duda de ello.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Compatriotas, un 12 de enero de 1824, desde Lima, el Libertador Simón Bolívar dio a conocer un nuevo decreto de guerra a muerte, pero esta vez era contra la corrupción. Si alguien quiere convencerse de hasta qué punto Simón Bolívar era un enemigo acérrimo de la corrupción administrativa y un firme y frontal defensor de la probidad y la transparencia en el uso de los dineros públicos, de la ética republicana, con "E" mayúscula, lea este decreto: Bolívar era un celoso practicante de la virtud republicana, pensaba y actuaba orientado por el principio de que nada por está por encima del bien común. Conviene que nos detengamos en este documento del padre Bolívar, para reimpulsar radicalmente la guerra a muerte contra la corrupción en todos los terrenos. Ciertamente, el peculado como delito tiene hondas raíces históricas entre nosotros, pero ello no significa que nos resignemos como si se trata de una fatalidad de la que nunca podremos desprendernos, antes por el contrario debemos tocar el alma nacional, el espíritu popular para que entre todas y todos batallemos sin descanso hasta que logremos extirpar este mal de raíz.

En el inicio del decreto Bolívar plantea con absoluta claridad directamente y sin ambages el problema en toda su gravedad. Igualmente plantea la necesidad de correctivos que no podían ser sino radicales. Cito el decreto: "Teniendo presente: 1) Que una de las principales causas de los desastres en que se ha visto envuelta la República, ha sido la escandalosa dilapidación de sus fondos por algunos funcionarios que han intervenido en ello.

2) Que el único medio de extirpar radicalmente este desorden es dictar medidas fuertes y extraordinarias, he venido en decretar: —el decreto propiamente dicho viene a continuación y consta de sólo cuatro artículos— Artículo 1) Todo funcionario público a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado, o tomado para sí de los fondos públicos de 10 pesos para arriba, queda sujeto a la pena capital."

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro "2) Los jueces a quienes según Ley compete este juicio que en su caso no procedieren conforme a este decreto, serán condenados a la misma pena."

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro "Artículo 3) Todo individuo —Bolívar, 1824, 12 de enero, Lima, la Patria grande, Lima, qué bella era la Patria fundada por Bolívar, la volveremos a ver, tengan la seguridad— puede acusar a los funcionarios del delito que indica el Artículo 1." Le daba poder a los individuos, a los ciudadanos.

"Artículo 4) Se fijará este decreto en todas las oficinas de la República y se tomará a razón de él en todos los despachos que se libraren a los funcionarios que de cualquier modo intervengan en el manejo de fondos públicos." Imprímase, publíquese y circúlese.

Estamos planteando traer a la vigencia este decreto al año 2013.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Comentando este decreto en su libro, el Libertador y la probidad administrativa de 1984, el maestro Prieto Figueroa, querido maestro de todos los tiempos, lo conocí siendo un niño cuando nací aquí en Caracas, ¿oyeron? Aquí, para que sepan, conocí al maestro Prieto casi desde la cuna.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Nos dice el maestro Prieto con hacendado espíritu bolivariano: "No es suficiente propalar las ideas de Bolívar —dice Prieto— sino seguirlas y ejecutarlas. No se trata de aplicar la pena de muerte física, está comentando el decreto, se requiere una muerte civil, y la condena pública por un pueblo de elevado espíritu cívico, y de conducta moral intachable, que es el único juez inexorable capaz de sepultar en el oprobio al funcionario deshonesto." Dice Prieto.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Es el espíritu de la habilitante, el espíritu del maestro Prieto.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro El maestro Prieto pensaba cuando escribía este texto que estábamos lejos de esta aspiración. Hoy por el contrario el pueblo venezolano está a la altura de esta responsabilidad, creemos que el grado de madurez de su conciencia, nuestro pueblo ya no es, ni nunca será más el mismo de antes de esta Revolución. Nuestro pueblo ahora es digno de este reto lanzado por Bolívar e interpretado por Prieto.

Entre Bolívar en el Artículo 3 del decreto de Lima, dice que todo individuo puede ejercer la función acusadora. Esto es, la democratiza. Entre otras cosas esto implica el reimpulso permanente de la contraloría social que no debe tener cortapisas, complicaciones, limitantes, ni frenos de ningún tipo, vamos a liberar, a activar las fuerzas de la contraloría social de un pueblo que quiere vivir en una nueva ética ciudadana, republicana socialista.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro La vieja geometría del Estado puntofijista, y la llamamos vieja porque como pensaba Kléber Ramírez, es la reproducción de la geometría del estado gomecista, con algunos cambios de fachada. Bueno, al final es la misma clase dominante que se levantó en épocas de Gómez. Esa burguesía parasitaria tan denunciada hoy, que tanto daño le hace a este país todavía, es la misma, se levantó con Gómez, tiene como centro capturar, chuparse, expropiar al pueblo venezolano de la renta petrolera que le pertenece a toda Venezuela. Ya vamos a ver datos concretos de cómo se ha manejado la renta en la última década.

Es la reproducción de la geometría del estado gomecista con algunos cambios de fachada, pervive aún dentro del Estado nacional bolivariano en construcción, buscando su cancerización para que finalmente haga metástasis. Y esa vieja geometría responde a la lógica perversa de la corrupción y es corruptora en su esencia.

La nueva institucionalizada está cotidianamente amenazada por un alto grado de entropía que no hemos logrado revertir, necesario es que la corrupción deje de ser percibida como normal en la vida política de nuestra Patria.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Cuánto nos reflexionó el comandante Hugo Chávez sobre este tema, y para ello es decisivo combatirla en todos los terrenos, desmontar todos sus entramados, y desmontar las condiciones que la propician. Estamos obligados a revertir definitivamente la lógica de sentido que hace que la corrupción se reproduzca cada día, y sólo con una extrema severidad en el castigo contra la delincuencia de cuello blanco, de cuello amarillo, de cuello rojo, estaremos en el camino correcto.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Hay que ir a las raíces históricas. Cuando se establece una cronología histórica de la corrupción como fenómeno inherente al Estado de clases, sea colonial, latifundista o burgués, tenemos que necesariamente referenciar y comenzar por el hecho brutal de la conquista y la colonización española.

El genocidio generalizado a nuestros abuelos aborígenes, fue acompañado por un saqueo no menos generalizado en Venezuela y en nuestra América a partir de 1492, a la par que tiránico y despótico el régimen colonial español fue extremadamente corrupto. Cómo olvidar, por ejemplo, aquella capitulación mediante la cual Carlos V les concedía en 1528 la conquista población y gobernación de la población de Venezuela, de la Provincia de Venezuela, a aquellos banqueros alemanes llamados los Belzares, unos auténticos saqueadores de funesta memoria. Cómo olvidar de nuestra historia la larga hegemonía económica de la compañía Guipuzcoana que practicó la corrupción de manera sistemática y a gran escala, esquilmando literalmente a Venezuela entre 1728 y 1778, e impidiendo cualquier forma de desarrollo del comercio, de la agricultura; sus abusos e irregularidades generaron dos grandes rebeliones autonómicas: la de Andresote, entre 1732-1736, por allá por territorio hoy del Yaracuy, y la de Juan Francisco de León entre 1749-1751, por allá por Barlovia.

Antes y después de la aparición del petróleo, la historia de la cuarta República se caracterizó por la corrupción sistemática y generalizada en todos los niveles, cuarta República larga, de 1830 a 1998, y en todas sus etapas. El ejercicio del poder y la corrupción vivieron en un maridaje indisoluble, desde José Antonio Páez, Antonio Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez, Carlos Andrés Pérez, son ejemplo harto elocuente de la más extrema improbidad, y de la más aterradora falta de escrúpulos, hicieron uso del presupuesto nacional como si les perteneciera, robaron a maños llenas, cometieron toda clase de ilícitos, como si la corrupción fuese un principio de realidad y no una anomalía.

Ese es el patrimonio que marcó la vía del estado de clase burgués que tenemos que superar definitivamente. ¡Revolución socialista! ¡Revolución del pueblo!

Asistentes [Aplausos]. ¡Sí a la habilitante, no a la corrupción! ¡Sí a la habilitante, no a la corrupción!

Presidente Nicolás Maduro Es largo y extenso el prontuario de corrupción y de delitos contra la cosa pública de muchos Presidentes, quienes desde el juego perverso del poder se enriquecieron y permitieron enriquecerse a grupos económicos sin el más mínimo pudor.

Esa Venezuela se parecía demasiado a la Roma descrita por Bertolt Brecht en su obra Julio César, cuando decía Bertolt Brecht: "La ropa de sus gobernadores —refiriéndose a Julio César— estaba lleno de bolsillos." Muchos de quienes tuvieron responsabilidad del Estado estaban conscientes de lo que hacían en medio de la desvergüenza. Para poder convertir a la corrupción en un negocio extendido, tenían que ir debilitando y desmotando progresivamente al Estado y sus instituciones, sobre todo aquellas encargadas de administrar justicia, y es que no existe mejor caldo de cultivo para la corrupción que la inefectividad de instituciones, vale la pena preguntarnos hasta qué punto la renta petrolera acentuó y multiplicó el peculado y la venalidad en Venezuela, no queremos caer en posiciones fatalistas, pero es innegable que la realidad histórica de un Estado rentista, junto con las deformaciones que genera la ganancia fácil tiraron a la moral nacional por un despeñadero, la convirtieron en una ruina, un Estado que no se construyó a partir de la producción, era un Estado extremadamente débil y extremadamente vulnerable, de allí la facilidad con la que pudo ser capturado por la burguesía y sus métodos para capturar y poner la renta al servicio del robo sistemático de los dineros que debieron haber sido públicos. Hoy por hoy la burguesía sigue buscando de diversas formas mantener el control de la renta petrolera, es el centro del debate, de la batalla nacional e internacional, cuando hay un imperio que nos declara la guerra nos la declara para venir por las riquezas del país, esencialmente el petróleo, y cuando hay una burguesía parasitaria que se suma de manera automática a golpes, contragolpes y saboteos es porque tienen el ojo puesto en la renta petrolera y en los controles firmes que puso el comandante Chávez para orientar al gasto social a la inversión del pueblo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Es el centro de la batalla, no nos llamemos a engaños, es el centro de la batalla nacional, hoy por hoy la burguesía sigue buscando de diversas formas mantener el control de la renta petrolera, si a nuestra parásita e importadora burguesía criolla le sigue correspondiendo alrededor del 70% del producto interno bruto, quiere decir que la dinámica económica todavía está lejos del socialismo, muy lejos compañeros, camaradas, compatriotas, pueblo que nos escucha, no en vano la burguesía se dedica fundamentalmente al comercio ello le permite la más rápida y fluida captación de la renta petrolera y por allí se desangra el país, el cadivismo, la Venezuela potencia que soñara, trabajara y proyectara nuestro comandante es radicalmente antagónica con la expansión del consumismo en función de los intereses de la burguesía parasitaria, toquemos allí los puntos medulares de la acción revolucionaria que nos toca esta década y las décadas que están por venir para completar el ciclo de consolidación de la independencia por la vía de la construcción de un socialismo verdaderamente que logre el desarrollo económico queridos camaradas. Es claro entonces que aquí no habrá socialismo si la burguesía sigue disfrutando del privilegio, privilegio flagrantemente incompatible con una dinámica socialista, de importar a gran escala sin que se le ponga coto, sinceremos las cosas con el mayor rigor autocrítico, el Estado Nacional Bolivariano no ha podido impedir que la importación se concentre en pocas manos, no ha alcanzado la eficiencia necesaria para cerrar los caminos a quienes viven, entre comillas, de la apropiación de los dólares baratos a quienes tienen un ancho margen de maniobra para ejercer la especulación comercial y perpetrar la reventa cotidiana de divisas, por aquí también se desangra Venezuela; es inmoral, por ejemplo, que el margen de ganancia de los concesionarios oficiales de ciertas marcas de automóviles sean de un grosero y abusivo 300%, obviamente ello demuestra que la actuación de Cadivi deja mucho que desear, es por eso que a Cadivi hay que aplicarle las tres erre con la prontitud y la profundidad debida.

Asistentes [aplausos]. Consigna ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Presidente Nicolás Maduro Hay que ir a un proceso profundo de transformación de todas las instituciones y sobre todo ir a la creación de nuevas dinámicas, de nuevas dinámicas, ya basta ya compatriotas, el tiempo pasa, tenemos que lograr que esa renta petrolera sea capturada para el desarrollo productivo de la economía y no para la especulación, para el chantaje, para el robo, para el enriquecimiento de grupos particulares que quieren controlar el poder político sea por la vía del disfraz rojo o por la vía de la burguesía parasitaria amarilla, ya basta ya compatriotas.

Asistentes [aplausos y algarabía]. Consigna ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna! ¡Así, así, así es que se gobierna!

Presidente Nicolás Maduro Sería un contrasentido flagrante que una revolución sirva para que la burguesía parasitaria se enriquezca aún más, la burguesía parasitaria no produce nada, absolutamente nada y continúa apropiándose impunemente de parte de la renta petrolera para seguir en lo suyo, esto es en la especulación, la burguesía parasitaria hace lo posible y lo imposible para hacerse de las riquezas que pertenecen a todos los venezolanos y venezolanas provenientes en especial de la renta petrolera; en declaraciones públicas el maestro Giordani nos dice lo siguiente "el 96% de las exportaciones provenientes, perdón, el 96% de las exportaciones provienen de las exportaciones del petróleo venezolano, el sector privado exporta apenas el 1.2% del total de las exportaciones pero requieren entre 35 mil y 40 mil millones" y acentúan sus solicitudes de una manera casi feroz cuando le quitan la renta petrolera, de allí la rapiña de este sector y el esfuerzo de sus armas mediáticas para legitimarse haciéndole creer a las grandes mayorías que todas las divisas le pertenecen a esa misma burguesía depredadora al punto de montar mecanismos para por igual hacer el cupo que le pertenece a quienes integran los otros sectores de la sociedad, la última modalidad es la de los llamados raspatarjetas, y no muy lejana está otra modalidad consistente en la usurpación de la identidad de miles de venezolanos para especular en el mercado de títulos valores usados, como toda Venezuela conoce, por las mafias que fueron desenmascaradas y desmontadas del Banco Federal y de Econoinvest en años recientes, razón tenia el maestro Francisco Mieres al decir "que los beneficiarios de la renta petrolera que se deriva de sus exportaciones son grupos minoritarios que monopolizan el Estado lo que añade una anomalía", si bien es cierto esos grupos minoritarios ya no monopolizan hoy el Estado como en tiempos de la IV República, por igual despliegan todo su poder corruptor para que esa misma renta sobre la que antes tenían control directo pase a sus manos bien filtrando nuestras instituciones, bien comprando o pervirtiendo conciencias para hacerse así de todas las divisas que son consecuencia directa de las ventas petroleras.

Como consecuencia, también de este modus operandi la espiral de importar barato y revender lo más caro que se pueda para engullir a todo nuestro pueblo al costo de alimentar y robustecer a la burguesía parasitaria, abramos los ojos compatriotas, dónde están quienes saquean a este pueblo todos los días, dónde están, de dónde vienen, como consecuencia de este modus operandi la espiral de importar barato y revender lo más caro puede terminar por engullir a todo nuestro pueblo, de modo que los desbalances y dificultades serias que padece actualmente las afectaciones que padece la economía venezolana no obedecen al funcionamiento estructural del capital y sus consecuentes crisis reales sino a un empresariado apátrida y voraz que en conchupancia con el funcionariado corrupto termina pervirtiéndolo todo, especulación, acaparamiento y desabastecimiento inducidos, son apenas las caretas más visibles para inocularle a nuestro pueblo la creencia de que el modelo encarnado por la revolución no sirve, lo que no encaja con la pujanza, entre comillas, de esa misma burguesía parasitaria y sobre esta base cabalgan en el sabotaje de la economía real. Afortunadamente ha venido creciendo poco a poco un área productiva nueva que expresa una Venezuela que empieza a lograr una economía diversa y productiva, hacia allá debemos apuntar todo nuestro esfuerzo, hacia acelerar la transición hacia una economía productiva, diversificada que descanse en el trabajo, en la creación de riquezas, que descanse en el esfuerzo colectivo del país, que descanse en una poderosa economía socialista y en un poderoso empresariado nacional productivo.

Asistentes [aplausos].

Presidente Nicolás Maduro Cuenten esto compatriotas, cuenten ustedes con todo nuestro apoyo, estos nuevos actores económicos que son dignos merecedores de nuestro respeto y nuestra compañía; compatriotas diputados, compatriotas diputadas, durante los 40 años del puntofijismo el tráfico de influencias estuvo a la orden del día, el clientelismo traspasó impunemente todos los límites devastando los cimientos de la ética republicana, el póngame donde haiga era expresión de una tragedia nacional, inolvidables los personajes de Joselo, que en paz descanse nuestro querido Joselo, el póngame donde haiga era expresión de una tragedia nacional al poner al dinero como fin último de la vida, todo lo sólido, parafraseando a Carlos Marx se disolvía en el aire; la cúpula del puntofijismo, nunca debemos olvidarlo, envileció a Venezuela con la creación de esa figura perversa que es el corrupto igualitario, recordemos aquella vil conseja, los adecos roban pero dejan robar, allí tenemos una autodefinición de lo que Javier Virdeau, llama la subcultura de la adequidad, era la consagración del saqueo de la rapacidad, de la desvergüenza, la conversión de la patria de Bolívar en un miserable cascajo, en realidad y en verdad el peculado terminó por definir a la vida política nacional durante toda la IV República, el círculo vicioso de la venalidad se reprodujo hasta el infinito, se hizo incontrolable, sin duda que con la aparición de las políticas neoliberales por los años 70 la situación alcanzó niveles inauditos, tal como lo han estudiado los economistas más sensatos entre ellos el Nóbel Joseph Stiglitz no sólo cobró sentido la falsa creencia de que la mano libre del mercado llegaría a derramar hacia abajo el bienestar para el pueblo sino también, y esto sí fue descaradamente real, se democratizó la corrupción desde los altos niveles de las clases populares hasta las clases populares permeando a la sociedad toda y convirtiéndola en un campo abierto para que los vivos desplazaran a los pendejos como en su ocasión Uslar Pietri llamó a los venezolanos decentes.

Con la proliferación de las prácticas ilegales en procura del dinero fácil en todos los estamentos del régimen puntofijista se hizo habitual el delito como forma natural de entendernos en sociedad, esta antinaturaleza, esta cultural del robo, esta mengua de los valores éticos se fue instaurando cada vez con mayor descaro en la misma medida que se entregaba más nuestra economía a la "libre circulación" de capitales nacionales y foráneos sin ningún control; es una verdad de bulto que la corrupción es connatural a las lógicas del mercado y del capital, que sólo hayan las condiciones necesarias para su perpetuación en el saqueo y en la ilusión de consumo sin límite, esto lo encontramos en el mismo pensamiento de uno de sus intelectuales fundadores del liberalismo como es el propio Adams Smith cuando nos advertía "que el vulgarmente llamado estadista o político es un sujeto cuyas decisiones están condicionadas por intereses personales". Así que en la historia abundan quienes han considerado a la corrupción como una necesidad del funcionamiento democrático ya sea en voz de Cecil Ross, un de los insignes saqueadores ingleses de África al señalarnos que cada quien tiene su precio, o mucho más claramente y sin