Renovad promesas

Ante el destape de esa olla podrida que representa la corrupción de los cuartorrepublicanos, el oposicionismo mediático diseñó sus estrategias comunicacionales basadas en hacer ver que las investigaciones que se adelantan en aras de lograr la transparencia en el manejo de los fondos públicos son acciones destinadas a la persecución política, amparando a funcionarios inescrupulosos con el erario nacional.

Como los hechos que motivan dichas investigaciones están sustentados con pruebas y evidencias ineluctables, fracasando dentro del país la matriz de opinión, ahora en una especie de escape hacia adelante, arremeten ante los organismos internacionales para hacer ver que en Venezuela existe un gobierno tiránico.

Tesis ésta insostenible por las sobradas, evidentes y palpables manifestaciones de libertades democráticas que se viven como nunca antes en el país. Valdría la pena saber si verdaderamente los organismos internacionales antes de emitir sus informes, investigan los hechos, o simple y llanamente aprovechan las denuncias infundadas para constituirse en perros de presa de las potencias extranjeras y con sus dictámenes tratar de horadar el piso a la esperanza del pueblo venezolano en la construcción de una sociedad más justa, representada en la revolución bolivariana.

Es así como un grupo de encubridores de Manuel Rosales, del partido Un Nuevo Tiempo, en los próximos días se desplegarán entre Mercosur y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para tratar de impactar en la opinión pública internacional, distorsionando la realidad de la investigación que se le sigue por enriquecimiento ilícito. Deberían más bien recomendarle que se ponga a derecho y presente sus descargos ante las autoridades judiciales competentes, que de paso sea dicho, la presunta fuga del ex gobernador corrobora lo acertado de la solicitud de la medida privativa de libertad, pues ya el peligro de fuga establecido como premisa en el Código Orgánico Procesal Penal, pasa de presunción a realidad.

Esto lo acoto en descargo de aquellos que atacaron al Ministerio Público, calificando de desproporcionada y hostil dicha medida, pues aseveraban que Rosales nunca huiría del país. Sería interesante en este momento escucharlos. Así mismo, debe una explicación su testaferro, el carmonafirmante Víctor Ruido- Este señor es quien pagó con su tarjeta de crédito la habitación en el Eurobuilding Suite donde se alojó Manuel Rosales antes de su desaparición, y digo desaparición y no huida porque alguno de sus compinches lo pudiera tener enconchado.

Propicio es el momento a escasos tres días del 11 de abril para recordar que el único gobierno antidemocrático, tiránico, dictatorial y con facultades supraconstitucionales contenidas en el decreto, que no es de Carmona, sino de toda la oposición, donde además de subrogarse el principio de soberanía popular le daba la potestad facultativa al gobierno de facto para designar al poder público nacional, regional y municipal, en 10 años, fue el instaurado por Pedro Carmona Estanga, por decisión de los mismos sectores que hoy se rasgan las vestiduras hablando de democracia y libertades en nombre del pueblo venezolano, queriendo erigirse como salvadores de la patria, cuando sabemos que son los responsables del caos en el cual se había hundido Venezuela, y si de verdad están dispuestos a cambiar y a luchar por el bien común, deberían aprovechar la Semana Santa para que, junto con la cúpula de la Iglesia Católica, renueven sus promesas con sinceridad y puedan resucitar como hombres nuevos.

pedrocarrenoe@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor