Triunfo del poder constituyente contra el reformismo estatal

En Venezuela acaba de ser derrotado el conformismo, antitesis de lo revolucionario y sinónimo de espíritu conservador. Como “reforma” también es un contrario de “revolución”, la supuesta “derrota” del referendo no debe ser leída como un triunfo de las fuerzas de la oposición sino, más bien, como la victoria del poder popular sobre la inercia de la nomenclatura más leguleya, triste y parasitaria.  Estamos ante un nuevo equilibrio político: se agotó el sofisma que reza “hay que darle poder al pueblo”; el pueblo no existe sino en tanto es el poder mismo, poder originario y constituyente, siempre. El 2 de diciembre no es más que un 13 de abril dentro del campo revolucionario.

No encontramos también ante en una situación difícil, por ello debemos alegrarnos. Lo que acaba de ocurrir es muestra de que las revoluciones ni se decretan ni, mucho menos, se regalan desde la burocracia. También ha quedado claro que el chavismo incondicional no puede darse el lujo de prescindir de los sujetos, individuales y colectivos, que realmente se ejercen en la práctica de las cosas, y cuyo apoyo al proceso no es ni pasional ni clientelar sino político, en el supremo sentido de la palabra.

Nada que se de sin lucha es digno de un espíritu rebelde. Sólo el alma mediocre o conservadora piensa que los problemas reales se resuelven con enunciados formales. Sabemos que un soldado como el Presidente estará de acuerdo con esto.  

Si la reforma hubiese pasado, nosotros ocuparíamos un falso trono. Tenemos ahora la oportunidad de luchar, cada uno de nosotros, por un destino digno y común y de ejecutar una verdadera soberanía colectiva que sobrepase las trampas del cesarismo socialista de viejo cuño.

La revolución se hace entre todos o no se hace. El poder no se pide, se ejerce.

Si comprendemos las cifras que dio el CNE nos daremos cuenta que fue el chavismo más crítico y consciente el que se manifestó el 2 de diciembre. Esto más que llamar a la reflexión de los salones debe llevarnos a una aceleración de la acción emancipadora, fortaleciendo las redes populares, sacudiendo las altas esferas de la burocracia zalamera, profundizando las fuerzas productoras, movilizado a la gente sin chantajes clientelares, buscando de nuevo la pluralidad de la lucha, olvidándonos del PSUV y haciendo resurgir un nuevo “polo patriótico”, plural, protagónico y eficaz. 

El aprendizaje que nos tiene que dejar el falso “fracaso” de la reforma constitucional planteada por el presidente Chávez, es que estuvimos a punto de un grave revés contra-constituyente que afortunadamente no pasó. Porque en el fondo, no se trataba de otra cosa que de un nuevo revisionismo, o mejor dicho reformismo, con respecto a las fuerzas constitutivas de nuestra sociedad. La forma ridícula en como se manejó el asunto de la votación, ya sea en uno o dos bloques, encubría el filamento temático que urdía toda la reforma y que sólo tenía que ver con la reafirmación de un grotesco aparato burocrático que prefiguraba la visión bolivariana del socialismo como mera redistribución autoritaria de la renta petrolera. Siendo la mayor tajada de esta renta para el Estado, una gran parte para la clase de los viejos oligarcas matrimoniados con los nuevos ricos “rojos rojitos” y una migaja para el poder popular, tutelado, como si fuese un niño o un cretino, por la cada vez más chapucera y monstruosa “institucionalidad” estatal. La verdadera esencia del socialismo del siglo XXI se anticipaba en la “forma y en el fondo” de la reforma como muy poco socialista y muy alejada de este siglo.

De un modo innecesariamente ridículo, vemos que, con este proceder atorrante, se les dio la razón a los sectores más pertinaces del adefesio capitalista que luchan al lado del nuevo orden mundial expoliador y tiránico. ¿Cómo hacerles cerrar ahora la boca, a todos los jóvenes gazmoños del conservadurismo liberal? Torpemente, sin necesidad alguna, en un callejón oscuro se ha colocado la revolución. Pero este escollo también es un aprendizaje y un espolón.

El poder constituyente es la fuerza de lo político para cambiar una realidad materialmente injusta y no sólo formalmente inconveniente. El poder creador o constituyente del pueblo no está atado de manos con respecto a las formas jurídicas; son, al contrario, las formas jurídicas –incluyendo la Constitución Nacional– las que están absolutamente sometidas y condicionadas, en tanto son mera articulación formal del poder derivado, al poder originario de la voluntad del soberano nacional. Es por esto que más que un contrasentido, es una infamia el afirmar que la constitución no permitía que se votara por separado cada artículo o, al menos, por bloques coherentes de artículos, arguyendo, para este inconfesable fin, falacias del tipo “no se puede porque es inconstitucional”; cuando el origen de la constitución del 99 es ella misma “inconstitucional”, puesto que fue una creación de la autonomía constituyente del pueblo venezolano y no del articulado de la derogada Carta del 68. Ahora, por ejemplo, los trabajadores independientes no tendrán su justo fondo de pensión ni los trabajadores dependientes la reducción de la jornada laboral por una práctica chantajista y poco justa de invocar a la voluntad del soberano.

En fin, sin necesidad alguna nos hemos puesto en una posición de debilidad. Ahora las fuerzas contrarrevolucionarias va a arreciar y esto nos obligará a darle una nueva forma a la revolución que transcienda el uso exacerbado del televisor (al fin y al cabo un simple electrodoméstico), la monopolización de la subjetividad revolucionaria por parte del Presidente, el borregismo y la pasividad del pueblo con respecto al liderazgo que el mismo se da y, sobre todo, la falta de trabajo y la flojera de pensar, actuar e innovar por sí mismo, esperando que toda idea posible venga de Miraflores. Estamos ante un punto de inflexión: o el socialismo del siglo XXI lo creamos todos en la realidad y no en la mera formalidad legal o sucumbiremos “por ahora” ante el conformismo generalizado en que nos encontramos actualmente. Revolución es, de nuevo, lo contrario de reforma y ningún referendo es capaz de cambiar esta inexorable verdad.

En vez de porfiar en un proyecto constitucional, lo que se debe hacer es trabar en dos frentes para construir un socialismo auténtico, es decir, sin prediseñarlo, como fue el caso de la “reforma”, de un modo puramente formal y espurio:

1) Activar de nuevo el poder constituyente, pero no para llamar a una nueva asamblea y cambiar las leyes, sino, más bien, para transformar prácticas sociales, creando nuevas formas orgánicas de sujetos colectivos. Esto permitirá producir no una mera institucionalidad legal, sino una máquina que precipite una nueva configuración orgánica de la sociedad. Ya hay experiencias, muchas de ellas abandonadas, como los círculos bolivarianos, las Ubes, las cooperativas que junto a empresas y corporaciones, privadas o públicas, vayan prefigurando nuevas formas de apropiación del capital y de autonomía económica. Todo esto con la protección y el apoyo del Estado, pero sin su infantilízate patrocinio.

2) A la vez, es indispensable renovar los cuadros del aparato de Estado, plagado de corrupción, mafias, ineficiencias y mediocridad, para hacerlo maleable a las transformaciones sociales. Todo esto se puede hacer en el marco de nuestra constitución actual. Lo que hace falta es una voluntad de acero y no más leyes de papel.

Una vez que la sociedad vaya cambiando, se podrá cambiar las normas jurídicas que se adapten a esa nueva sociedad. Primero hay que trasformar lo real, después lo legal. Lo contrario no sólo es impostura, sino como presenciamos el 2 de diciembre, fiasco, zozobra y decepciones innecesarias.

 


ekbufalo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6164 veces.



Erik Del Bufalo

Profesor de filosofía, textor, crítico sociocultural. "No me escuchen a mí, escuchen al logos."

 ekbufalo@gmail.com      @ekbufalo

Visite el perfil de Erik Del Bufalo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Erik Del Bufalo

Erik Del Bufalo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a46316.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO