En la Carta Magna de los EU no se ha prohibido la elección “libre, continua e indefinida”!!!

Chávez, los EU tienen también elección libre, continua e indefinida...

Presidente Chávez, usted se quedó corto respecto a lo que le respondió hoy en su ‘Alo Presidente’ al periodista europeo en relación al estatus actual de los gobiernos que se dan los países, bien sean estos gobiernos de reelección inmediata (por uno o dos períodos), reelección continua, reelección inmediata indefinida, o en el caso de los gobiernos europeos, asiáticos, africanos o caribeños, la forma y figura que aún se dan estos pueblos en los que predomina la injerencia monárquica de vieja data.

Cuándo y por qué empezó a haber reyes, queda por lo extenso del tema, sin una respuesta categórica; lo cierto es que hoy, entrado ya el siglo XXI, alrededor de 500 millones de personas en todo el planeta (casi el 8 % de la población global) viven aún bajo monarquías. Así las cosas, 29 países del mundo (casi el 15 % de todas las naciones actuales) formalmente son reinos en términos político-administrativos: 10 en Europa (España, Bélgica, Dinamarca, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Países Bajos, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Suecia), 14 en Asia (Brunei, Bután, Camboya, Japón, Malasia, Nepal, Tailandia, Arabia Saudita, Bahrein, Emiratos Arabes, Jordania, Kuwait, Omán y Qatar), 3 en Africa (Lesotho, Marruecos y Suazilandia) y 2 en Oceanía (Samoa Occidental y Tonga).

Ahora, veamos por extensión a estos gobiernos monárquicos dentro de lo que son y representan – por que en sentido estricto no los hay en el continente americano— a no ser aquellos que hacen parte del Commonwealth británico y que tienen como jefa de Estado a la Reina Isabel II de Inglaterra, los que junto a otros países en Oceanía forman el impreciso grupo de ex colonias, más o menos independientes según los casos, en situación de mayor o menor dependencia de sus antiguos amos (Antigua y Barbuda, Antillas Holandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Belice, Canadá, Jamaica, San Cristóbal-Nieves, San Vicente-Granadinas, Santa Lucía, Australia, Islas Salomón, Nueva Zelanda y Papusa-Nueva Guinea).

Hay monarquías antiquísimas, como la japonesa (con más de 2.500 años de antigüedad), o muy recientes como las africanas o las de Oceanía, creadas sobre la base de la organización social importada de sus ex amos, los países que les dominaron como colonias hasta hace algunas décadas atrás. Allí, pese a un desarrollo espectacular de relaciones capitalistas, la figura del emperador continúa teniendo una importancia primordial en la lógica de la nación sin que soplen vientos de cambio a la vista. El caso de las petromonarquías del golfo Pérsico (emiratos, califatos, sultanatos) es una realidad diametralmente opuesta. Allí efectivamente las casas reales son el centro del poder político y económico, con una dinámica feudal donde se entrecruzan indisolublemente Estado y religión.

Y qué decir de Canadá, en el que nos encontramos con la dificultad de definir su forma de gobierno, precisar si es republicano o si es monárquico o si es un estado federal integrado por dos poderosas comunidades una anglo y la otra francoparlante, amen de algunos pueblos originarios desperdigados en su inmenso territorio… Pero en aras de continuar, aceptemos que Canadá es un estado federal, con la característica de que su Jefe de Estado es su graciosa Majestad Británica, y con un régimen parlamentario clásico y tradicional que regula la elección parlamentaria cuya mayoría forma gobierno y elige su Primer Ministro en forma “libre, continua e indefinida”, y los asuntos protocolares de estado lo ejerce su graciosa Majestad.

Caso dato curioso, presidente Chávez, es lo que dice desde su originaria constitución la Carta Magna de los Estados Unidos de Norteamérica, a cuyo texto original no se le ha añadido ni se le ha quitado una letra, pero es también la que más enmiendas ha sufrido hasta el punto de sumar varias decenas de libros contentivos de las enmendaturas, que en la práctica constituyen verdaderas reformas constitucionales. Lo cierto y verdadero (coja datos camarada Chávez) es que a pesar de las tantísimas enmiendas que se le han hecho a esa Carta Magna, todavía se mantiene incólume en el tiempo porque no se prohibió o no se ha prohibido “la elección libre, continua e indefinida”. ¡Así es que, sí existe también allí, esa bien escondida elección constitucional de los EU “libre, continua e indefinida! ¡Qué cabrones son estos gringos de m… ¡!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2592 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a40306.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO