Producir no es vencer…es robar

Las corruptelas, que se han descubierto hasta ahora, aunque no era necesario descubrirlas, siempre han estado allí, pues, hay un mundo corrupto que se mueve de manera solapada; otras, son evidentes y notorias, las percibe el pueblo que es sabio y paciente; pero, las autoridades no las perciben o las dejan pasar, se sospecha de ellas; mientras tanto, los individuos protagonistas de la corrupción, se conocen, cambian sus estilos de vida; comienzan a adquirir propiedades, y eso es lo que produce la desigualdad entre los ciudadanos; y los gobiernos, tanto nacionales como regionales se erosionan en cuanto a su eficacia y legitimidad; además, de que se constituyen en un gran obstáculo para el desarrollo económico de cualquier país.

Hace cierto tiempo, a un gobernador de un estado, en un contacto por televisión a través de una cadena del presidente de la república, se le solicitó su participación para que hablara sobre la producción en general en su estado, y se le ocurrió construir una expresión que hasta cierto punto parecía un aliciente para estimular y motivar a la producción en tiempos de crisis causada entre otras, por las sanciones y bloqueos impuestos a Venezuela por los estados unidos. La expresión en cuestión fue, "Producir es vencer", y la misma, además de alentadora, creaba una esperanza en el pueblo que sufriendo el rigor de una crisis económica, suponía que "necesario era vencer" como una forma de volver al modo de vida que se tuvo durante el mandato del presidente Chávez.

Dicha expresión causó un efecto positivo en el presidente Maduro, le pareció perfecta para el momento que se vivía, y la misma se popularizó a nivel gubernamental, en la medida en que el presidente la citaba en cualquier alocución por televisión. Además, comenzó a ser utilizada por líderes, gerentes, diputados, gobernadores, etc., cuando eran entrevistados por cualquier medio de comunicación y trataban de dar esperanzas al pueblo venezolano. "Si,… Producir es vencer"

Solo oírla, hacía suponer que todo estaba comenzando a salir bien. En realidad, había que salir de la mala situación económica que se padecía. Los trabajadores del país esperaban mejorar su situación crítica, sin necesidad de salir a la calle a protestar como en la cuarta república, ni a calarse teorías económicas de voceros del gobierno de que, sin producción no podría haber aumentos de salarios. Sin embargo, a raíz de las tramas de corrupción, se ha demostrado que si había producción, pero la misma no era para vencer, era para robar. ¿Dónde estaba Jesús Farías que no se daba cuenta de esa producción, que pudo haberse convertido en una oportunidad para mejorar los salarios de los trabajadores? Mientras tanto, los trabajadores honestos siguen trabajando en la producción del petróleo o cualquier producto; pero, por otro lado, otros están tratando de negociarlo, evadiendo el control del Estado, para repartirse el dinero producido por la venta de esos recursos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1632 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: