Maduro Los Teques tiene derecho a optar por un alcalde cibernético

Al Alcalde Cibernético usted le tiende la mano y él le corresponderá recíprocamente extendiendo la suya, de aluminio, hecha en Guayana. Tropiece con él y le contestará: le voy a solucionar todos sus problemas. Se parece a un humano, pero es de metal, está inscrito en un Partido cuyo color se parece al de un perro atropellado por bicicleta. Eso sí, es verdaderamente nacionalista y socialista. Tiene dos manos y dos patas con sensores. No tiene rabo de paja; tiene una cola en forma de antena. También puede sentarse, caminar y subir escaleras; desempeñar muchos actos distintos, como por ejemplo inaugurar obras, pronunciar discursos, defender con fuerza el patrimonio del municipio -como el Parque Los Enamorados-, aumentar sueldos, hacer marchar los servicios públicos -como recoger la basura y mantener limpia la ciudad y las calles en buen estado-. Pero también hace cosas espectaculares como escuchar, atender y servir a las comunidades. Cumple con su palabra; no le mama el gallo a nadie como decía Gabriel García Márquez en sus novelas; ni mucho menos se burla de la gente. No salta talanqueras. Ni crea Consejos Comunales chimbos.

Usted no podrá enseñarle nuevos trucos. El los conoce todos. Puede demostrarles que dos es igual a uno; que tres es igual a cuatro y que cuatro es igual a cinco. Tiene inteligencia artificial y además tiene grabado en su memoria la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Proyecto Nacional Simón Bolívar, el Programa de la Patria 2013-2019, la Ley Orgánica de Simplificación de Trámites Administrativos, la Ley Orgánica de los Consejos Comunales y todas las otras Leyes, Ordenanzas, Resoluciones, Decretos y Reglamentos. Para trabajar por el municipio y el país, sólo necesita de conciencia revolucionaria; y la tiene incorporada en su memoria de n Giga y con posibilidad de expandirla. No hay oportunidad de engañarlo; nunca se equivoca, actúa legalmente. Habla como Dios, a través de las matemáticas. A pesar de su agilidad mental nunca toma decisiones inadecuadas. Tiene estadística de todo y es reflexivo, como Fidel Castro.

Es curioso, aunque todo el mundo piensa que “errar es de humano” la parte sensitiva de la mente que computa las respuestas a los problemas del Alcalde Cibernético, lo hace absolutamente incapaz de errar. Su verdadera habilidad es que nunca se equivoca. Es muy eficiente. Chávez nunca tendría motivos para regañarlo, llamarle la atención o jalarle las orejas. Siempre impide que la politiquería, el clientelismo y otras maneras de distorsión comprometan la eficiencia administrativa. Cumple con el legado del Comandante Chávez.

No necesita de los Concejales ni de asesores para gobernar; sólo requiere de la fuerza del Poder Popular, que –en definitiva- es la voluntad del pueblo. Siempre somete a consideración de la constituyente popular su programa de acción municipal.

Este Alcalde Cibernético es suficientemente inteligente y se abre paso hasta en la obscuridad. No permite que lo jurunguen. Tiene una cámara en sus ojos con luz infrarroja, similar a la de la cobra, todo lo ve, hasta de noche, no se le escapa nada; y otras cámaras digitales con campo visual muy amplio inspiradas en la hormiga roja. Los especialistas utilizaron una red de micro lentes, cada uno de ellos instalados sobre una especie de poste transportador de luz colocado sobre una formación de foto detectores de silicio. Además, emplea detectores de distancias y de presión a tantos problemas, parecidos a la de los murciélagos; se le ha instalado sensores en la cabeza para detectar las caricias y microprocesadores que lo ayudan a reaccionar velozmente a los estímulos. Emplea tecnología TDA.

Las caricias positivas le hacen sentir bien y las negativas le hacen sentir mal. Por eso hay que tener mucho cuidado con sus reacciones. Existen varios tipos de caricias: Las caricias condicionales que son las que das a cambio de algo y las caricias incondicionales que son las que das a cambio de nada. ¿Te has parado a pensar cómo son las caricias que das? ¿Y las que recibes? ¿Y las que buscas? ¿Y también hay caricias que rechazas? Si las caricias son aquellas que le hacen sentir bien, le das bienestar y autoestima ¿Por qué hemos de economizarlas?

El Alcalde Cibernético es lo que necesitamos en Guaicaipuro, es lo último en tecnología, no se ensucia (como un tal aspirante a la Alcaldía del municipio Sucre) y no ocupa demasiado espacio; puede dirigir a grandes poblaciones. Ideal para el Municipio Guaicaipuro (Los Teques, San Pedro, Tácata, Paracoto, Cecilio Acosta, El Jarillo, Altagracia de la Montaña). No se cree un reyecito.

Además de conocer la Biblia, su sabiduría aborda el Corán, el Bhagavad-Gita, el Popol Buh, el Chilam Balam, el Talmud, el Sutra, el Tantra, el Tao Te King, la Torá, la Tanaj, el Veda, el Zohar y otros. Cree en la divinidad de la Pachamama, de la Omaima (madre tierra) como el principio explicativo fundamental en la cosmovisión de los pueblos originarios de nuestra América del Sur.

La versión anterior del Alcalde Cibernético se autodestruyó cuando viajaba en un avión parecido al camastrón y que presentaba fallas en el vuelo; y había necesidad de lanzarse al vacío. Agarró una cajita de mentol chino que decía “para caídas”. La abrió y se lanzó.

No es paracaidista; ni necesita que lo nombren a dedo para ser Alcalde. Porque ya ganó las primarias, las secundarias, las universitarias y las post universitarias. Está en contra del voto lista y de la cooptación. Difiere mucho de las opiniones de los parásitos de la revolución que dicen que el nombramiento a dedo es garantía de triunfo electoral. ¡Qué equivocados están!. Piensan así porque quieren aferrarse todo el tiempo al poder. A veces emplean el miedo para amedrentar al pueblo y le dicen: vota por nosotros –muy a pesar de que no te tomamos en cuenta- porque si no ganarán los otros. “La teoría es gris, amigo mío, pero el árbol de la vida es eternamente verde” citaba Lenín. Se acabó el pan de a piquito.

El Alcalde Cibernético se molesta cuando pretenden darle cursos de formación ideológica-política al pueblo. Y no a la dirigencia municipal constituida; quien verdaderamente carece de conciencia política y de conciencia ideológica. Como si el pueblo fuera el culpable del defensismo revolucionario. En este momento, los ojos del Alcalde Cibernético se vuelven puyuos y se mueven como lanzaderas de máquinas.

El Alcalde Cibernético tiene bases sólidas, la gente lo quiere mucho; en esto se parece al comandante Chávez. Tiene un corazón muy grande y generoso. No es un Jarvik-7.

Como cualquier máquina, se calienta por la fricción de sus partes y eso es indeseable. El Alcalde Cibernético disipa todo su calor transformándolo en trabajo y más trabajo. Y, bueno, tal vez parezca cosa de broma pero el ruido es también un obstáculo. El Alcalde Cibernético es una máquina silenciosa. No molesta a la población. No habla paja. Es fiel al Proceso Revolucionario. No falta a sus principios. No es pesado. Practica muchos deportes y monta las bicicletas atómicas iraníes hechas en Tinaquillo. A veces usted lo ve en el Paseo Los Próceres. No come hamburguesas ni da permisos para convertir una bella urbanización en una calle del hambre.; ni se hace el loco ante las invasiones.

Es respetuoso. No tiene Odio. No le pasaría por la cabeza desearle la muerte al Presidente Hugo Chávez Frías como lo han hecho un pastor evangélico estadounidense, unos pitiyanquis residenciados en Miami u otros radicados en el país; ni tratarlo de ladrón como lo señaló una diputada de oposición en la Asamblea Nacional; ni mucho menos mentarle la madre como se le ocurrió al conductor de un partido político que lo adversa.

No es cínico. No se parece a algunos personajes -que aún realizando una desastrosa gestión- tienen el tupé de manifestarle al pueblo que no presentarán sus candidaturas para su reelección.

Como la capital del Estado Bolivariano de Miranda quiere caras nuevas para su conducción –ya que los que han tomado las riendas de Los Teques en los últimos 14 años no han estado a la altura de las circunstancias-, este Alcalde Cibernético tiene la gran oportunidad de su vida. Cumple con todos los requisitos para ser burgomaestre.

Este Alcalde Cibernético es auténtico, inédito. No se desvela por ese fantasma del poder popular que recorre a Guaicaipuro; y deja que la historia haga su oficiosa labor transformadora. Optimiza los niveles de participación del pueblo en el ejercicio de asuntos del municipio y promueve la perfectibilidad de la democracia. Esto es lo que necesitamos. No hay para donde agarrar. No hay otro.

Tiene una computadora que controla todo su accionar hecha en Punto Fijo y Tarjetas electrónicas construidas en la Carlota. El único inconveniente es que trabaja con pilas ecológicas; y las tiene bien puestas. Y se les agotan. Estas se caracterizan por no utilizar metales pesados en su composición tales como mercurio, plomo o cadmio para aumentar potencia y duración. Ellas son diseñadas únicamente por la gente pensante de los Consejos Comunales, gente que ama a su sector, a su Patria, que lucha por un mejor vivir y que forman una empresa de producción social para la venta de las mismas. Inventamos o erramos decía nuestro maestro Simón Rodríguez. Las Comunas inventarán las pilas que no se fatigan y de duración infinita.

Suerte Guaicaipuro, te esperan mejores tiempos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2109 veces.



Héctor “Chávez” Yi Durán

Ing. Luchador Social

 hectoryi@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Yi Durán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Yi Durán

Héctor Yi Durán

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a168540.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO