Histórico de un Revolucionario Insigne

Nicolás Maduro Moros, nació en Caracas el 23 de noviembre de 1962, a muy temprana edad se encamina a la política de la mano de su padre, Nicolás Maduro García, fundador al lado del Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa del Movimiento Electoral del Pueblo “MEP”, quien lo llevaba a las reuniones de esa importante organización política venezolana imbuida de los preceptos socialistas que más luego marcarían junto a otras organizaciones como PRV-Ruptura y la Liga Socialista, su devenir revolucionario; junto a ello, su convicción en gestación, más luego lo llevaron, indefectiblemente, a incorporarse a las luchas sociales, sindicales y estudiantiles de la época.

Parte de su personalidad ciudadana y de compromiso, se forjó en el ambiente de una educación católica, que curas como el Padre Gazo, imprimían a la muchachada “forjada como el acero”, en el colegio San Pedro donde realizó sus estudios de primaria, donde más luego se haría monaguillo, scout y seguidamente, semilla pelotera del beisbol criollo, lo que le permitió -por sus dotes naturales-, ingresar a la Selección Nacional Juvenil donde incluso llegó a lanzar varios no hit no run; permitiendo que los cazadores de talento, nacionales e internacionales, le hicieran seguimiento a su meteórico ascenso. Esa experiencia precoz y el devenir histórico, le permitieron (1981 – 1983), traspasar a niños del Barrio La Matanza, una experiencia que culminó con la creación del Equipo Infantil “Los Chatos”, a quienes por un buen tiempo, dirigió y entrenó para seguidamente conquistar glorias que ya no eran de él sino de la gente del Barrio.

Como autodidacta, practicó e impulsó experiencias y actividades musicales que le devinieron en un “guataquero”, un “Compinchero”, amigo de los amigos, en expresiones tales como: salsa, rock; en fin, en todas las experiencias culturales dominantes para la época sin caer en manos del vicio y otras prácticas del momento histórico, que le terminaron arrebatando a nuestra sociedad tanta gente buena. Su sólida formación ética, moral, espiritual y su convicción “de que el camino era, es y será, la opción por los pobres”, le garantizaron no desviar, hasta el sol de hoy, el camino revolucionario que signa su destino como hombre de bien; a la par, se convertía en líder juvenil y estudiantil comprometido y desprendido de antivalores.

Los Liceos, Achepol y José Avalos, fueron una trinchera fundamental para forjar su carácter y desde ellos, se condujeron luchas estudiantiles, sociales y juveniles por justas reivindicaciones que hoy, en tiempos de revolución bolivariana, serían impensables.

La toma de conciencia, le llevó a crear instrumentos culturales de información y comunicación, como fue el caso del Periódico “Opinión”, en tanto mecanismo y vía que permitía sortear la desinformación que los medios regulares públicos y privados, tenían respecto del pueblo, sus padecimientos y sus luchas por construir un mundo mejor y más justo. La lucha de clases y el abismo social eran infranqueables.

Su precoz agudeza en el análisis político, permitió que la Dirección Nacional de la Liga Socialista le diera responsabilidades a nivel nacional.

Como delegado sindical del METROBUS (1993-1998), condujo acciones y actuaciones que le reconocieron, como miembro Fundador, al directorio nacional del Movimiento V República siendo postulado seguidamente, como Diputado al Congreso Nacional y Jefe de su Fracción Parlamentaria, en el año 1999. Junto a otros “próceres” de la II Independencia, se hizo constituyentista y en el mismo año, asumió la Comisión de Asuntos Sociales.

Siendo Diputado a la Asamblea Nacional (2000-2006), presidió (entre enero de 2005 y agosto de 2006), la Asamblea Nacional pasando seguidamente a cumplir funciones de Alto Gobierno al lado del Cdte. Pdte., Hugo Chávez; llegando a ejercer funciones de Canciller y Vicepresidente. En el periplo que comprendió el año 2005, fue declarado “Hijo Ilustre” de El Valle desde la Alcaldía Mayor del Distrito Capital.

Su liderazgo en el sector sindical; su condición de hombre probo, con valores y principios sólidamente socialistas y revolucionarios fue, es y será la razón fundamental por la cual el Cdte. Pdte., lo escogió.

Ese referente, es su fortaleza, que como tal, indefectiblemente deberemos reflejar en toda la sociedad como un ejemplo a seguir.

Entre tanto, se irán consolidando otras expresiones que le permitirán, estamos seguros, convertirse en un extraordinario líder carismático de talla nacional, Regional y mundial, cuyo sentido lógico de las cosas, su experiencia de vida, buen humor, y el necesario pragmatismo, sin desprenderse de la teoría revolucionaria como guía fundamental; quedando reseñado inexorablemente, en los anales de la historia venezolana.

(*) Politólogo e Internacionalista

Magíster en Seguridad y Defensa


¡Viviremos y Venceremos!

¡El Socialismo se Conquista Peleando!

¡La Línea Justa es, Luchar hasta Vencer!

monlan2001@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2709 veces.



Manuel José Montañez Lanza


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: