(Un ministerio popular antiparasitario)

Conozcamos al Desempleado Parasitario, II

Este sería un organismo “público” que paradójicamente serviría a los mismos funcionarios que se hallen desempleados respecto de la empresa privada y de la propia Administración Pública.

Su objetivo sería la contratación de lotes de desempleados para la posterior indagación de las facultades técnicas y morales que caractericen a los “reclutados”. Dentro de sí, el organismo gozaría de una autonomía compartida con su presidente, este electo naturalmente por el Ejecutivo Nacional, para el Ministerio sede.

Tal Ministerio se ramificaría en todas las Alcaldías donde los propios Alcaldes designarían los responsables principales.

Una función práctica sería la clasificación técnica de dicho personal de tal manera que se convierta en una especie de “macroagencia de empleo”. Sus disponibilidades laborales servirían de alimento para los empleadores convencionales: empresa privada y para el resto de la burocracia nacional.

En el ínterin, los “desempleados” ya colocados en ese ministerio se ocuparían de tareas administrativas, de RR PP y demás enlaces interministeriales; visitas a los demás organismos potencialmente empleadores, y recepción de los patronos interesados en este personal.

También recibirían formación técnica de los ya entrenados, con lo cual y finalmente servirían para suplir las faltas temporales y permanentes de jubilados y del personal ordinario ministerial que se halle en reposo, de vacaciones, etc., todo esto sin pasar por el tradicional y perjudicial mecanismo de la discriminación política.

Los costes de financiamiento de este Ministerio “improductivo”, con finalidades moralistas serían sólo a mediano plazo, ya que en la medida que se vaya eliminando la fuente laboral que alimenta el ejercicio de la delincuencia que suele practicar el “desempleado parasitario”, se iría reduciendo la partida para gastos de seguridad.

Estos lotes de desempleados, entonces empleados y con poder adquisitivo, incrementarían la demanda y potenciarían la producción económica que absorbería una mayor cantidad de mano de obra, se reduciría así el desempleo que es la fuente de tales desempleados parasitarios.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1568 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: