Me niego a “entromparme“ con Chávez

Por ningún motivo sería capaz de “entromparme” con mi Presidente, el solo hecho de insinuarlo es ya una grosería y una falta de respeto que alguien pueda sugerir semejante exabrupto. Amo a mi Presidente y por el respeto y la consideración que merece, no veo la razón de utilizar su nombre para chantajear a los que opinamos sobre los manejos del Sistema Nacional de Orquestas y su director.

Siendo el caso que soy un novato en estas lides de escribir con apenas cinco artículos publicados en Aporrea, y dos que no me publicaron (tal vez por lo malo que les pareció) en un período de tres años. Siento mucha honra en que algunos escribidores con mucha experiencia me critiquen mencionando mi nombre y apellido y otros lo hagan en forma indirecta haciendo alusión a mis planteamientos.

Con una ventaja como la de ser articulista del Diario Ciudad Caracas claro que se puede salir en defensa de Pérez Pirela, y conste no tengo en lo personal nada en contra de Miguel Angel, lo que le he criticado es su renuencia a ofrecer una disculpa a los que seguimos su programa y creemos que ese espacio fue utilizado para defender la actitud de un señor que demostró una gran ingratitud al alinearse con dos personajes que nos odian y hacen campaña abiertamente contra nuestro Presidente, a muchos nos ha herido profundamente. No me importa si el señor Clodovaldo Hernández le hace una "entrevista" sumamente amigable y complaciente a Pérez Pirela en el diario Ciudad Caracas, con el propósito de lavarle la cara, y de paso darle la oportunidad a que diga que "Lo de Abreu fue una excusa para quienes odian el sistema de orquestas" caramba, otra vez la prepotencia.

Se quiere desviar el foco de la discusión haciendo ver que estamos atacando a las orquestas del sistema, nada más lejano de la realidad. El Sistema es muy bueno, pienso que es fabuloso, como afirmé en mi escrito anterior. Pero así como es utilizado para la enseñanza de música clásica centro europea, también debe ser utilizado para enseñar nuestra música latinoamericana, la que cuenta con muchos geniales compositores de orígenes humildes y no tan humildes, pero latinoamericanos al fin, los cuales merecen tener la oportunidad de ser exaltados por ese sistema, especialmente si se recibe un muy generoso apoyo económico del gobierno. No entiendo el motivo de los ataques, los venezolanos deberíamos defender con el cuchillo en los dientes a nuestra música, nuestros cultores, cantantes, cantautores, artistas criollos y a todo ese talento que se mantiene marginado deseando una oportunidad para darse a conocer, y lo mejor que he visto hasta ahora y lo cual me parece excelente es que en el programa Contrastes de VTV presentan talento criollo, que de otra manera nunca serían conocidos, ni ellos ni sus composiciones musicales.

Debe quedar muy claro que no es en contra de la música clásica centro europea, es en contra de la falta de dar a conocer nuestra música en esos escenarios mundiales donde nuestras orquestas se presentan. Por medio del Sistema de Orquestas tenemos la brillante oportunidad de esparcir nuestra música venezolana por el mundo. ¿Por qué no se hace? ¿Cuál es el problema? ¿Quién elabora el programa musical del evento? ¿Los europeos dueños de casa donde se realizan los conciertos, o los directivos del Sistema de Orquestas? La música europea es archi-conocida en todo el mundo, la nuestra no.

El día 7 de Julio del año 1990 y con motivo de la Copa Mundial de Fútbol los tenores Placido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti en el Caracalla de Roma acompañados por La orquesta del teatro de la opera de Roma dirigida por Zubin Mehta celebraron un concierto en el que estaban incluidas las canciones “Granada” del autor mejicano Agustín Lara y “Cielito Lindo” del también mejicano Quirino Mendoza y Cortés.

Estos mismos artistas celebraron en el año 1994 otro concierto también dirigido por Zubin Metha y esta vez con la Filarmónica de Los Ángeles y en ese programa se volvió a interpretar “Granada” por Placido Domingo.

¿Será que los mejicanos no sintieron ningún orgullo porque su música se interpretara en eventos vistos en vivo por millones de habitantes de todo el planeta? ¿Por qué no es posible que teniendo el vehículo no lo aprovechemos para difundir ante el mundo nuestra música? De eso es lo que estamos hablando, no es como insinúan maliciosamente que estamos en contra de las orquestas del sistema.

Si de verdad queremos ser embajadores musicales de Venezuela, pues llevemos nuestra música a los europeos, ¿quién puede decir que se es embajador musical de Venezuela, si la mayoría del repertorio no es de música venezolana? Y si por levantar la voz y decir lo que sentimos nos van a tildar de "jauría de revolucionarios", "trogloditas", " los que arrastran la enorme frustración de no tocar ni siquiera gon" ¿gon? "rayano en la cobardía" "Los guerreros revolucionarios –casi todos digitales" Bueno, esto de guerreros digitales no lo entiendo, ¿Será que debemos ir personalmente a pegar gritos al Sistema de Orquestas, o a VTV para que nos oiga Abreu y Pérez Pirela? ¿O mejor enviamos señales de humo para comunicarnos? ¿Será que el señor que esto dice es el único que tiene derecho a usar una computadora, y a la "jauría" no le está permitido? Gracias a las políticas de nuestro Presidente hoy en día miles de venezolanos tenemos computadoras. También contamos con Aporrea que nos permite expresarnos libremente.

Imaginémonos al Ministerio de Turismo, promoviendo las cataratas del Niagara en lugar del Salto Kerepakupai Vená antiguamente llamado salto Angel. Pues exactamente lo mismo se está haciendo con nuestra música.

Cuando leo que un hombre importante e influyente y hasta determinante en la toma de decisiones como el señor Abreu cataloga a nuestro instrumento el cuatro venezolano como falta de “rango académico”, me hace pensar que tal vez por esas actitudes es que no se le da importancia a lo nuestro, y se prefiere lo “fino”, es decir el violín o el violonchelo en lugar de nuestro “tierruo” cuatro.

He leído que la base académica para los niños que comienzan su aprendizaje en el Sistema de Orquestas tiene que ser obras de autores clásicos europeos. Me parece bien no tengo nada en contra, solo que también podrían incluir ritmos y obras de nuestros compositores.

Recuerdo mis clases de teoría y solfeo hace ya muchos años en el Conservatorio Nacional de Música de El Salvador, país donde viví 10 años, y recuerdo que usábamos el método de solfeo sin acompañamiento de Hilarión Eslava, extraordinario músico pedagogo español y la Teoría de la Música del francés Adolphe Danhauser. Gracias a esa base académica europea pude emprender el estudio de la guitarra clásica, aunque no necesariamente comencé a estudiar obras de autores europeos, tuve la suerte que mi maestro hizo énfasis en enseñarme obras de compositores latinoamericanos. Y reseño esto como ejemplo que nuestros niños pueden aprender obras de nuestros compositores paralelamente a las de compositores europeos, de tal manera que no se desarraiguen de nuestra cultura musical autóctona.

El debate continuará, no cejaremos en el empeño hasta que se haga justicia.

He leído la gran mayoría de los artículos publicados por Aporrea y que critican al señor Abreu y al conductor de Cayendo y Corriendo, y no he visto ninguna manifestación de odio hacia el Sistema de Orquestas, como lo quiere hacer ver el señor Pérez Pirela para justificar el error en que incurrió ingenuamente.

Lo siento señor Clodovaldo pero yo ME NIEGO A ENTROMPARME CON CHAVEZ.

[email protected]

En Twitter @lebarzal

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1454 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /tiburon/a158403.htmlCUS