Pedagogía Política

¿Qué significa la política para Capriles Radonski?

Henrique Capriles R. forma parte de esa fauna de políticos (o politiqueros) aluvionales que llegan al ejercicio de la política porque en algo deben descargar su holgazanería. Hijito de papi y mami, jamás pasó necesidades cuando niño, tampoco durante su adolescencia y juventud. No se le conoce que haya tenido inquietudes durante su tortuosa trayectoria estudiantil. Integrante de bandas juveniles, jineteando motos de alta cilindrada que estremecían las calles y avenidas de Caracas, nunca, en sus primeros 25 años de edad, nunca, repito, tuvo preocupación por los problemas estudiantiles, sociales, culturales ni políticos de la gran capital, mucho menos por los de sus barrios, y menos aún por los de cualquier región, ciudad o pueblo de Venezuela, al punto de que ni siquiera se preocupó por saber ubicar algunos pueblos del país, como por ejemplo, la vez que confundió Chivacoa con Coquivacoa.
Surgió de repente, allá por 1998, participando en las elecciones del 6 de diciembre y logrando una curul de diputado por el estado Zulia. En los mentideros políticos es vox populi que compró su nominación por el estado Zulia, región que nunca había visitado. Accede a la Presidencia de la Cámara de Diputados del extinto Congreso Nacional, aún imberbe, por consenso, cuando no había cumplido los 27 años de edad.

¿Cómo llega este mozalbete, rico de cuna, sin trayectoria política juvenil, analfabeta político, a tan importante investidura? Descendiente de madre judío-ruso-polaca y de padre judío sefardita de Curazao, familias éstas ligadas al sector empresarial del comercio nacional en los ámbitos de la comunicación, el entretenimiento (Cinex y Circuito Radonsky)), servicios e inmobiliarias, Capriles, como es lógico entender por su extracción adinerada, cursó estudios en colegios privados y se ¡graduó! de abogado en la Universidad Católica Andrés Bello. Posteriormente hizo algunos otros estudios de especialización, pero jamás relacionados con la actividad política, salvo fugaces pasantías por cursos de "manitas blancas", cuyos propósitos ya conocemos.

Ninguno de sus allegados da fe de su inclinación por la lectura, por el fortalecimiento de su cultura política, ésa que enriquece el intelecto de los políticos genuinos en el mundo de la economía, de la literatura, de la sociología y, en general, de la Ciencia Política. De allí que sus discursos, más que piezas oratorias propias de un político de carrera, constituyen verdaderos adefesios de la lengua que nos enseñó a cultivar ese gran caraqueño que fue don Andrés Bello.
Ya fuera del parlamento al año siguiente de su elección, en 1998, accede posteriormente a Alcalde de un municipio del este de Caracas, cargo que desempeñaba en el momento del golpe de Estado de abril de 2002, del cual fue protagonista de lujo, junto a otro alcalde, también de un municipio del este, Leopoldo López; su asalto a la Embajada de Cuba, con la protección de su cuerpo policial, ha recorrido el mundo como demostración fehaciente de su formación fascista. En 2012 gana la Gobernación del estado Miranda, por muy bajo margen, dando muestras de una gran incapacidad e irresponsabilidad en esas funciones.

Hoy intenta, una vez asimilada la derrota que le infligió el Presidente Comandante Hugo Chávez en las presidenciales del 7 de octubre 2012, alcanzar la máxima magistratura del país, enfrentando a Nicolás Maduro.
En este segundo intento por acceder a la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, Capriles no se refiere a la economía del país, a sus aspectos históricos, sociales, culturales, donde refleje dominio de esas materias, tan importantes en el acervo cultural de un aspirante a estadista. Sus discursos, en consecuencia, pasarán a engrosar esa enciclopedia de anécdotas al lado de las que, con tan buen acierto, inició aquel fisólofo del Zulia, el Conde de Montes Kiú, Manuel Rosales.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



César Eulogio Prieto Oberto


Notas relacionadas

US Y /oposicion/a163269.htmlCUS