Libertad de propaganda (expresión)

Mucho se ha escrito sobre que en este país no hay libertad de expresión. Las críticas se enfocan en el cierre de RCTV luego de que se venciera la concesión y sobre la supuesta auto-censura que ocurre en Venevisión y Televen. ¿Pero porque ocurre que en algunos medios de comunicación existe uniformidad de pensamiento?

Se considera que en una tiranía no existe variedad de opiniones porque el periodista está obligado a no ser crítico y a seguir ciertos lineamientos que no puede traspasar. Una persona que piense por si misma tendrá su propia opinión, de hecho una persona que no piense por sí misma no piensa en lo absoluto. Entonces lo común es que en un grupo de personas exista una gran variedad de pensamiento, cuando no ocurre es porque la autoridad les impone una forma específica de expresarse. Puede ocurrir que el periodista no está de acuerdo con la línea editorial que le impone el propietario del medio de comunicación (un empresario, el gobierno), pero no puede traspasarla porque pondría en juego su trabajo, cuando esto ocurre, cuando la persona está obligada a escribir de una cierta manera, nada bueno puede escribir esa persona porque no podrá estar contento con su trabajo, nada bueno saldrá de ella o él. Esto ocurre con una gran mayoría de escritores políticos, cada artículo que escriben es predecible, sin contenido, fácilmente olvidable.

En Venezuela existen grupos de periodistas bajo mismos jefes, termina ocurriendo que un grupo de personas escribe exactamente lo mismo, es obvio entonces que una estricta línea editorial es impuesta para que esto ocurra. Yo creo que el caso más notorio es el de NoticieroDigital, aunque podría ser el de El Nacional; estos periodistas tienen los artículos más similares que se pueden conseguir en medio de comunicación venezolano alguno. Cada vez que ocurre un evento en Venezuela, digamos el escándalo del Diputado Juan Carlos Caldera recibiendo dinero, todos ellos escribirán una defensa de dicho Diputado y su partido político, no habrá muchas diferencias en cuanto a los argumentos defensivos que cada periodista escriba, reduciéndose aún más lo que de por sí era un tema limitado sobre el cual escribir.

La autoridad embrutece. La falta de libertad a la hora de elegir el tema sobre el que uno quiere escribir, sobre lo que a uno le gusta, termina convirtiendo un arte en un trabajo rutinario; esto es lo que causa que los argumentos en defensa de una persona o partido político sean siempre los mismos, reciclados, pues lo que importa es escribir el artículo y recibir el pago por el trabajo.

La autoridad embrutece al imponer el tema sobre el que se debe escribir y como se debe escribir, la rutina embrutece por la repetición de las mismas acciones una y otra vez; periodistas que se supone estudiaron en las mejores universidades, han tenido el tiempo libre de leer y tener cultura, se ven reducidos a personas embrutecidas por el tipo de trabajo que hacen, al final no se dan cuenta ni siquiera de esto. Los artículos terminan siendo tan similares y repetitivos que el público ni siquiera se sabe los nombres de los periodistas, pues no existe diferencia de contenido, ni muchos menos de estilo de escribir que los haga identificables. A diferencia de los escritores que escriben para su propia conciencia, estos se pueden fácilmente identificar por su estilo de escribir, indiferentemente de si lo que escribe es bueno o malo, se identifica.

Cuando el periodista ha comprometido su conciencia al pago de su trabajo, que bajo ninguna circunstancia debería hacerlo pues su trabajo implica libertad de pensamiento, ocurre que el periodista se convierte en un simple propagandista. Desarrolla un tema que les conviene a sus jefes, o a los amigos de sus jefes, o al partido político al que pertenecen y hasta allí llega su capacidad de expresarse. Es lo más lamentable que le pueda ocurrir, pues la persona se embrutece, se degrada, se corrompe, y termina escribiendo artículos que solo sirven de propaganda, que solo pueden embrutecer, degradar, corromper al público, pues esos son los efectos de la propaganda, reducir la capacidad de pensamiento.

Y esta es la causa de lo que se llama en Venezuela “la polarización”, esa cantidad enorme de propaganda que se encuentra en los medios de comunicación causa que las personas, el público, comiencen a pensar de una manera uniforme. Esto ofende a muchos, pues toda persona se ofende cuando le dicen que sus pensamientos no son los suyos sino los de otros, pero el poder de la repetición de una misma idea tiene enormes efectos. Ocurre y a todos les ha ocurrido, que de tanto escuchar una canción que otro pone, uno se la termina aprendiendo de memoria sin ni siquiera querer escucharla, ¿Por qué no va a ocurrir lo mismo con las ideas que otros repiten? No es casualidad que la clase media, que es la que más lee la prensa y la que más ve los noticieros en la televisión, sean el grupo de personas que tengan las ideas más uniformes. Se visten igual, piensan igual, comen igual. Ellos pueden pensar que por su educación universitaria o su cultura están inmunizados contra tal cosa como es la propaganda, pero las cosas no funcionan así, la repetición de una idea miles de veces solo puede traer la memorización de esa idea, llega un momento en que la memorización es absoluta y la idea termina convirtiéndose en parte de la persona, termina creyendo que es y siempre ha sido, su propia idea.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a150295.htmlCUS