EEUU, Inglaterra, Francia, Turquía, Arabia Saudita..., el terrorismo, estrella del momento

Cuando ocurren situaciones como las de Turquía, Arabia Saudita y otros, abiertos promotores del terrorismo desvelados después de la intervención rusa en Siria, el mundo se tiene que llamar a la reflexión respecto de quiénes lo sumergen en la guerra y hacen de las instituciones internacionales una mascarada.

Con vergüenza ha quedado sentado que los otomanos, con apoyo de Occidente, no sólo promueven el terrorismo del llamado Ejército Islámico (EI) con el propósito de derrocar al presidente de Siria, sino que lo utilizan como cortina para extraer y contrabandear petróleo, de tanta necesidad para Europa. Así también la monarquía de Arabia Saudita, con el apoyo de Occidente, ha quedado al descubierto como la gran financista de los irregulares, con el propósito, también, de derrocar al presidente legítimo sirio.

La vergüenza se extiende como lava cuando alcanza y quema los cortinajes de algunos de sus aliados (EE.UU., Inglaterra, Francia), y deja en entredicho la seriedad de organismos como la ONU y la OTAN, última esta que, por cierto, al ser organización de guerra, no tiene por qué tenerla. Países como EE.UU. e Inglaterra, así como Francia, quienes se desgarran la cabellera debido a la "indignación" que les produce el terrorismo, de pronto aparecen fácilmente identificables como coadyuvantes del terrorismo mundial, y en particular en el Medio Oriente, zona anegada de petróleo en cuyo nombre, según estrategia, no les importa qué tenga que hacerse para quedarse con él.

En cuanto a la institucionalidad mundial, la ONU apena con sus fallos y más que todo actos fallidos, inefable instrumento que sólo es utilizado por las potencias mayoritarias (ya mencionadas) para generar la guerra. A estas alturas ya ha debido tener pronunciamientos respecto de la situación descubierta con Turquía y Arabia Saudita, pero la organización sólo se limita a hacer el juego de menoscabar a Siria y opacar la acción liberadora del apoyo ruso en el área.

Turquía contrabandea petróleo, invade espacios del norte de Siria, masacra a los kurdos y ello no es impedimento para que la ONU la premie con silencios comprometedores y siga perteneciendo a la OTAN. ¿Es que la OTAN es una partida de amigos del terrorismo o sólo permiten a un miembro terrorista nada más y de vez en cuando, según desconocidas reglas internas? Algo parecido cabe decir de Arabia Saudita, pillada in fraganti con sus petrodólares, pobre reino rico cuya condición no le impide ser miembro de la OPEP a la vez que traicionar sus principios gremiales al inundar el mercado de petróleo, ni ser la mascota consentida de los caprichos estadounidenses. Criatura pobre rica que no se fija que su fin llega al haber sido utilizada como caballo de Troya para tumbar los precios petroleros y, lo peor, para ser finalmente desaparecida como país en virtud de la avidez imperial por sus yacimientos. En breve podría ser un reino desmembrado y ocupado militarmente por su gran "amigo", los EE.UU.

Los hechos en el Medio Oriente corren, se dilatan, se contraen ahora… Después de una actividad movida con Rusia en Siria, bombardeando terroristas y recuperando la soberanía Siria, faltando poco para lograrlo del todo, se decreta una tregua, tregua que evitará seguir conquistando espacios y permitirá la entrada de "ayuda humanitaria". Tregua que parece triunfo de los países pro terroristas y de las instituciones putas en la materia, como la ONU, quien no se resiste a un guiño de la OTAN. Dicha suspensión temporal permitirá que los mismos terroristas se fortalezcan en las posiciones casi derrotadas y reciban el oxigenante armamento camuflado a través en la "ayuda" humanitaria. Es decir, recojan aliento, ganen tiempo. Resta saber qué gana Rusia con pactar, y si esta aparente concesión o debilidad no le hace juego a la desgracia de oxigenar a tanto terrorista suelto y a tanta institución desacreditada, parcializada e inmoral como la sempiterna ONU.

Blog del autor: Animal político

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 716 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Oscar J. Camero

Escritor e investigador. Estudió Literatura en la UCV. Activista de izquierda. Apasionado por la filosofía, fotografía, viajes, ciudad, salud, música llanera y la investigación documental.

 camero500@hotmail.com      @animalpolis

Visite el perfil de Oscar J. Camero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar J. Camero

Oscar J. Camero

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /internacionales/a223417.htmlC0http://NON-VEca = .