Desde Bolivia

Triunfó el pueblo, el proyecto y la fortaleza del Presidente

Seguirán nuestras gargantas y todos nuestros sentidos, glorificando el  magnifico triunfo que propinó el pueblo venezolano este memorable 7 de octubre a la derecha  y a los grandes intereses extra nacionales, a la cabeza de la política intervencionista de los EUA.

El mundo seguirá  analizando los pormenores del acto eleccionario por largo tiempo, los enemigos de siempre seguirán  buscando cualquier remilgo o vulgar pretexto para tratar de desdorar semejante realidad de ejemplo democrático, demostrado al mundo y al mismo dudoso y sospechoso sistema electoral norteamericano. Los profesionales de la mentira y el engaño, con el tiempo quizás se esforzaran por pretender crear algún consenso de fraude para usarlo como una especie de perorata permanente, tratando de desprestigiar, de una forma u otra, vanamente este triunfo popular de Venezuela y de toda Sudamérica.

El triunfo esta consumado, no hay vuelta para atrás, la gran mayoría del pueblo venezolano dio su palabra al votar y reelegir a un Presidente y un proyecto de vida y de nación que llena todas sus expectativas, de un presente y un futuro lleno de prosperidad en libertad y soberanía nacional que permita, seguir implementando una nación soberana libre de cualquier influencia extranjera, que lo único que buscan es depredar los recursos naturales y el sometimiento de los pueblos, a sistemas de desigualdades y explotación, pretendiendo revivir al decadente sistema capitalista.

El pueblo votó por un proyecto que consolida todo lo andado hasta el presente y  encara con optimismo un futuro glorioso para las mayorías de una Venezuela, con un líder que pese a las vicisitudes de la vida y las jugadas del destino, fue “condenado a muerte, según sus enemigos” por un cáncer que gracias a su voluntad , a la ciencia y su compromiso con su espiritualidad religiosa, logró derrotarlo ante el asombro y desazón de sus enemigos y detractores políticos, que cada día en la prensa canalla empresarial, le ponían plazo y termino a sus horas de vida, ante una inminente campaña electoral donde se estaban jugando los destinos de  Venezuela  y otros procesos sudamericanos.

Apostaron a que Chávez no tendría la capacidad ni física ni mental para ser el candidato del pueblo y menos para poder soportar lo que significaba todo el trajín de la campaña electoral. Chávez no es un súper hombre, sólo que es otra clase de hombre comprometido con el compromiso de su gran responsabilidad de responder ante el clamor, amor y cariño de su pueblo que desde el inicio de su enfermedad en una forma esperada le dio todo el apoyo y coraje para enfrentarla y el apoyo se convirtió en un grito desesperado y de exigencia que Chávez debía de sanarse y ser el candidato y ganar las elecciones, porque así lo quería el pueblo, como una necesidad imprescindible  para continuar el proceso de la revolución bolivariana.

Así fue, Chávez oyó el clamor y redobló sus fuerzas para salir adelante, y lo logró ante la admiración de propios y extraños. Porque quienes hemos pasado por ciclos de quimioterapia y luego ciclos de radioterapias, y todo lo tedioso que implica un tratamiento de un cáncer, sabemos las secuelas y consecuencias que tiene todo ese protocolo de tratamiento, que sin duda alguna afecta de diferentes formas y maneras a unos y a otros. La experiencia en este caso concreto demuestra a la práctica medica, que un factor para responder  contra el cáncer, o cualquier dolencia del cuerpo o del alma, es la fuerza de voluntad y las ansias de vivir y la responsabilidad con los entornos de la vida, son complemento muy  importante junto a la ciencia medica y la fe, para salir adelante. Chávez públicamente demostró a todo el mundo que si se puede y es posible, porque también en el anonimato tantos otros también lo hemos logrado así.

No hay dudas ganamos todos y es seguro que el pueblo venezolano es la garantía, de la buena administración de este nuevo triunfo popular. Conforme  lo prometió en la campaña el Presidente, de que “este nuevo periodo de gobierno, será de profundización y de la eficiencia”.

Para todos los factores del proceso, aquí empiezan unas nuevas tareas y responsabilidades y la experiencia demostrará una vez más, que sólo con el pueblo y para el pueblo es posible construir una nueva sociedad de iguales, sin explotados ni explotadores.

Y lo más significativo de este nuevo triunfo de la revolución bolivariana y del Presidente Chávez, es la real posibilidad de seguir ensanchando las perspectivas de una acelerada integración de todos los pueblos del sur, para lograr el nuevo polo de poder político y económico, que tenga peso especifico ante los demás bloques de poder mundial, como un factor de equilibrio en la preservación del derecho internacional, la autodeterminación de los pueblos, el respeto al hombre y la naturaleza en beneficio de la paz mundial. Gloria al bravo pueblo!!

[email protected]


Es ex Dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 671 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /internacionales/a151915.htmlCUS