Nos robó los símbolos patrios, el discurso, las obras y 700 mil chavistas

La estrategia goebeliana usada en la última campaña por Capriles fue basada en la gran mentira. No le importaba si el mensaje que como emisor comunicaban sus medios era cierto, sino creíble.No importaba la verdad sino lo que sus receptores pudieran creer, o sea la mentira. Para confundir y engañar a los que más pudiera de los nuestros.

Se arropó con el tricolor patrio al que detesta, le puso el nombre de Bolívar a su comando, robó y utilizó el logo bicentenario, impregnó sus discursos de perfume chavista, enamoró a los cubanos, defendió las misiones, todo para hacer creer que el revolucionario era el, que Chávez seguiría en su gobierno.

Lamentablemente engañó a una parte pequeña de los nuestros, pero lo peor es que sumió en el odio a los suyos. Ya esclavos de la mentira pretende el poder de hacerles creer además, que nosotros somos quienes nos estamos matando, que nos disfrazamos de opositores y asesinamos a nuestros líderes e incendiamos nuestros CDI solo para desprestigiarlo a el y lo peor es que se lo creen, la guerra de información logra esas cosas cuando ya el receptor disociado de la realidad pierde su capacidad de criterio, cuando el receptor ya no trata de verificar lo que le dicen y cree todo como un borrego.

Difundió una foto donde nosotros supuestamente incendiamos los votos del 14 de Abril. ¿Qué va a decir cuando todo el mundo vea que los votos no fueron quemados y se auditen?????

Ahora se ha quitado ese disfraz de Chávez y cada día vuelve a ser el fascista que nunca dejó de ser. Atropella por su twiter a los presidentes que vinieron a la toma de posesión y sigue asesinando nuestros líderes, se envalentona y cree que es superior, patea, pregona la violencia cada noche, llena de odio a su gente y cree que llevarnos a una guerra fraticida lo coronará rey.

Venezuela tiene que superar este terrible escenario. Quienes fueron engañados deben ser despertados con la verdad irrefutable. Es nuestro deber ir con la verdad por ellos. Hagamos nuestra lista 1 x 10 de engañados y hagamos el trabajo, busquemos las fotos donde se demuestran las mentiras, los videos de las familias que lloran por sus muertos asesinados por sus manos blancas, hablemos hasta donde podamos y sembremos en ellos la capacidad, por lo menos, de poner en duda lo que les dicen desde los laboratorios de Capriles.

Nuestro glorioso pueblo ha sido digno y leal al amor que nos profesó Chávez, no caímos en la violencia, no caímos en ninguna provocación ni caeremos. Es una demostración inmensa de lealtad a Chávez y a la lucha revolucionaria.

La agenda oculta de Capriles está en pleno desarrollo, tratará de seguir adelante con su ejército de engañados, los llevará a enfrentarnos y le importará poco la vida de sus seguidores como buen facho que es.

El chavismo de Capriles nos está matando, ya van 10 camaradas asesinados.

Sepamos mantener la patria que más temprano que tarde los volveremos a vencer. La justicia deberá encarcelarlo y castigarlo por ser culpable, autor intelectual de estas muertes, por incitar a la violencia que destruyó nuestros CDI, por los ataques a los médicos cubanos y por engañar a tantos compatriotas.

¡Chávez vive, la lucha sigue!



[email protected]

@hombrenuevo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4466 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Raúl Bracho


Notas relacionadas

US Y /ideologia/a164132.htmlCUS