Las medallas y el racista de mi vecino

He estado pendiente de los resultados de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. A las personas como yo, que la natura no nos favoreció con ningún talento para la práctica de algún deporte y que el sobrepeso ha colaborado con el sedentarismo extremo, ver deportes por televisión es algo que nos llena. Tanto, que hasta me acuesto agotado de los golpes recibidos y del cansancio por competir en tantos deportes.

En esas exageradas horas que he pasado frente a la caja mágica, me ha estado acompañando un vecino, cuyo aparato se le quemó unos días antes de los juegos. Como casi todos los tachirenses, mi vecino es racista. Y lo comprobé con la medalla de plata de Yulimar Rojas y la de bronce de la ciclista Hernández.

En el momento del salto de Yulimar, mis urgencias prostáticas me habían obligado a ir al baño. Cuando regresé ya la atleta había logrado casi los 15 metros. Pregunté a mi vecino ¿qué pasó? y me respondió: "la negra zancona ganó plata".

El tercer lugar de la ciclista, tampoco lo pude ver en vivo. Y fue en el momento en que Stefany Hernández subía al podio para recibir su medalla cuando el vecino exclamó: "¡Coño, esta también tiene pelo de negra!" 

"Con razón el zambo y el negro Maduro les ha dado tanta plata para que compren las medallas".

Racista y escuálido, mi vecino.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2162 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Deportes


US Y ab = '0' /deportes/a232771.htmlC0http://NON-VE CAC = .