Ideas Preliminares para un Plan de Seguridad Comunitaria


UNA INTRODUCCINÓN NECESARIA

Estudiar el fenómeno delincuencial en Venezuela, debe llevar tomar algunas consideraciones fundamentales, entre otras están:

Primero: La influencia que proveniente de la problemática sociopolítica que padece Colombia desde el asesinato de su líder Eliécer Gaitán y la aparición de la lucha guerrillera en consecuencia, que al ser desarrollada con métodos extremos de violencia con la aparición en escena del narcotráfico y los paramilitares, trastoca la vida de los colombianos, para convertirse en factor de crecimiento de la delincuencia para la sobre vivencia, y al verse en la necesidad emigrar, van a los países fronterizos como Venezuela, trayendo la cultura de la violencia que hoy nos agobia.

Segundo: No menos importante, la gran influencia de los medios de comunicación privados, que en su a fan de riqueza y control mediática, propician una política editorial para llenar de violencia las pantallas y las paginas, como tema principal de su programación, tal como lo vemos en telenovelas, noticieros, películas y hasta en los comerciales; todo una competencia que estimula a los niños y jóvenes, principalmente, una conducta de reacción violenta para conseguir los bienes que no están a su alcance de las mayorías pero que se exhiben en las vidrieras para los ricos.

Tercero: En los últimos años del Punto fijismo en Venezuela, así como en los otros países latinoamericanos, gracias a la pobreza impuesta, apareció la delincuencia como dinamizadora de una economía que mueve capitales lavando dólares, contrabandeando, traficando drogas.

Cuarto: La descomposición de y pérdida de los espacios comunales y los valores de convivencia que acompañaron la idiosincrasia del venezolano en años anteriores, llegándose a sustituir por la fórmula de la violenta para resolver los conflictos, actuando muchas veces con odio, maldad, venganza, llevando a una confrontación de pueblo contra pueblo.

Quinto: Los sectores dominantes política y económicamente, se aprovechan de la desintegración comunal que produce la violencia social, que en el afán de defensa de los intereses individuales o grupales para alcanzar riqueza, se deja a un lado los colectivos tales como los de la nación y soberanía patria.

TAREA INMEDIATA

Esta grave y decepcionante situación requiere que el Gobierno Bolivariano, asuma la problemática de la delincuencia como una deuda que el Estado viene y tiene con el pueblo, aceptando que la misma se va a encarar con la misma fuerza como se afrontan las deudas económicas, ante ellos se debe admitir con sinceridad, que las políticas del estado en materia de seguridad ciudadana puestas en práctica han fracasado todas, desde las redadas colectivas o masivas que solo han servido para reseñar cuadros estadísticos sin ninguna trascendencia, ni declaraciones sin sentido de GUERRA Y PLOMO AL AMPA. Esta táctica se debe cambiar por mensajes que tomen en cuenta al delincuente de manera particular así como a su entorno directo, su familia y medio que lo rodea, situación económica, relaciones sociales y otros factores que le facilitan la conducta delictiva. El estado bolivariano para ganar la confianza de los ciudadanos debe demostrar sinceridad reconociendo la magnitud de la problemática delictiva y sus sustentadores inmediatos.  

UN ESTADO FUERTE CONTRA EL DELITO

Por otro lado se debe declarar la confrontación cierta al delito anunciando medidas directas contra los delincuentes que agarran a la comunidad como un mercado donde se negocia y reproduce los primeros frutos; es preciso que se utilicen mensajes directos y particularizados, no genéricos como aquellos que solo contienen declaraciones públicas marcadas de un contenido politiquero, sin medir el grado de receptividad que el delincuente obtiene de ellos. Se debe dirigir los mensajes a los delincuentes utilizando expresiones fuertes como Tú, delincuente que robas, matas, vendes droga; usted señora, madre o abuela de delincuente y lo alcahuetea sin importarle el daño que hace a la comunidad;  Tú, policía, fiscal del ministerio público o juez que negocian la impunidad del delito ante la ambición de hacerse ricos; Tú, comerciante inescrupuloso, que compras mercancía a los delincuentes, sin importarte a quien se la despojaron o si en el hecho mataron a un padre de familia; y también, tú abogado, que solo te importa la mercancía que obtendrás, sin pensar que ese mismo delincuente que compraste, mañana podría ir contra tu propia familia, porque estarías haciendo la corte para que reine el crimen como parte de un luctuoso negocio.

Paralelamente se debe hacer una clasificación y explicar las diferencias acerca de los tipos de delincuentes: Cuello Blanco, Organizados, Corruptos y Común; hacer referencia de traficantes, contrabandistas, piratas de carreteras, ladrones de vehículos, quienes en su accionar tienen o procuran contacto con grupos de poder político, económico, judicial y hasta militar-policial para moverse con toda libertad, en torno a un verdadero emporio del delito.

Es importante que se exponga que la conducta delictual en la actualidad está acompañada de violencia recargada con maldad, odio, venganza y motivos fútiles que aterrorizan a la población; igualmente se debe señalar que la delincuencia se alimenta de factores exógenos de un medio insocial que lo lleva a arriesgar y perder la vida en un acto delictivo, incitado hacia una opulencia desenfrenada para conseguir un STATUS, haciéndolo creer en su capacidad de negociar.

Todos estos mensajes del Estado Bolivariano, deben se transmitidos por funcionarios que representen alta jerarquía de seguridad gubernamental, entiéndase: Presidente, Ministro de I y J., Jefe de Disip o CICPC, transmitiéndolos con fuerza capaz de ganar la confianza de la colectividad producto de la muestra de voluntad y disposición del gobierno para enfrentar a la delincuencia, se debe convencer con hechos prácticos que la política de seguridad ciudadana a implementar va con empeño e inteligencia suficiente para identificar y atacar a los cabecillas de las bandas. Este mensaje debe servir para hacer sentir y saber a los propios delincuentes que el estado bolivariano asume la tarea y los enfrentará con todas las armas y recursos de la República.

BAJAR EL DISCURSO A LAS COMUNIDADES

Tomando como referencia la base establecida en la nueva Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional. Para que los ciudadanos no sientan larga distancia desde la jefatura de seguridad y las comunidades afectadas por la delincuencia, se debe constituir territorios comunales que conformen Comisión de Seguridad Comunitaria que será integrada por equipo multidisciplinario, que se encarguen de la implementación de las líneas gubernamentales de seguridad ciudadana para la prevención; esta comisión se conformarán con Sociólogo, Psicólogo, Trabajador Social, Abogado y un agente de seguridad policial (preferiblemente Guardia Nacional O Disip). Estos, después de contactar a las comunidades, se encargarán de ponerse en contacto con los delincuentes y sus familiares, así como su entorno social, propiciando el dialogo directo para imponerlos de la nueva política de seguridad del Estado; se les debe atacar en conjunto para someterlos a una reinserción social vigilada, se debe hablar de rendición y condiciones de ser necesario,

El trabajo de la comisión de seguridad ciudadana debe estar a cargo de un responsable político que evalúe en conjunto el avance del plan y rendir cuentas a la comunidad y los superiores. Cada uno de los integrantes tendrá una función especifica, a saber: El Sociólogo se encargara de coordinar el estudio del delincuente en su entorno social y la influencia en la formación de conducta delictiva; el Psicólogo estudiará la conducta mental, su estructura y el grado de fortaleza o debilidad, pudiendo precisar hasta donde es recuperable socialmente; el Trabajador Social hará un estudio social del caso, su entorno familiar, nivel socio económico del individuo delincuente; el Abogado indicara las consecuencia jurídica de la reinserción o no del delincuente; la Fuerza Armada (G. N. o Disip) hará sentir la presencia armada del Estado en la comunidad.

TRABAJO EN LAS COMUNIDADES

La Comisión de Seguridad Comunitaria establecerá primeramente contacto directo entre el Estado y las comunidades organizadas consejos comunales, vecinos, deportistas, religiosos, artistas, educadores; de allí se generará un intercambio de opinión que servirá para ganar la confianza de las comunidades en la lucha contra la delincuencia. Esta comisión se encargara de explicar a los ciudadanos los proyectos de seguridad publica, garantizando los resultados con la participación contralora de la comunidad mediante una coordinación verdadera para someter a los delincuentes.

Se debe tomar una comunidad piloto donde exista una mínima organización, esta debe ser una referencia en la presencia delictiva para asegurarse de que se ha ganado la confianza en el Estado. Se debe comenzar organizando foros, charlas y asambleas conjuntas en las que se exponga el plan de trabajo en la comunidad contra la inseguridad que agobia a los vecinos, así como los de seguimiento y control de los tipos delictivos para la victoria en el combate a la delincuencia.

La Comisión de Seguridad Comunitaria debe contar con un local y recursos propios en la comunidad desde donde se dirijan las tareas de seguridad.

Basamento Constitucional y Legal

 Constitución Bolivariana

Art. 253, parágrafo primero.

La potestad de la administración de justicia emana de los ciudadanos

Parágrafo Segundo, “…dentro de los órganos que constituyen el sistema de justicia se encuentran los medios alternativos de justicia…” concatenado con el Art. 55, se desprende que la Comisión de Seguridad Ciudadana es parte de los medios alternativos de justicia para que los ciudadanos contemos la garantía de la protección de los bienes y de la vida de las personas frente a situaciones que constituyen amenazas, vulnerabilidad o riesgo.

Art. 132. El deber de los ciudadanos de cumplir responsable y solidariamente en la participación en la vida civil, política y comunitaria en fundamento del convivir democrático y la paz social; a los delincuentes se les debe hacer entender (obligar) a la convivencia social para garantizar la paz entre los ciudadanos. Asimismo en el Art. 75 contempla la obligación del Estado de proteger la familia como asociación natural, situación que no podría cumplirse en una comunidad sometida por la delincuencia.

MEDIDAS PRÁCTICAS DE CONTROL COMUNITARIO

Art. 50. Constitucional.

Esta disposición indica una limitación legal al derecho de domicilio y establecimiento de residencia, mientras que en el 2do Párrafo, señala una prohibición para el extrañamiento de los venezolanos (as), sin embargo al no prohibirlo en el propio territorio, se concatena con el Art. 70 (ejusdem) se obtiene la alternativa de revocar el derecho a los delincuentes que no se sometan a los planes de reinserción social para que sean expulsados de las comunidades como parte de la lucha de profilaxis social, cuando la comunidad lo resuelve en una asamblea de ciudadanos con carácter vinculante, como parte de los medios alternativos de justicia.  

Legal: Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional. Art. 28 Ord. 1º. Art. 44 y 46,

De igual modo, se deben establecer medidas que contribuyan en el programa integral de seguridad ciudadana como alternativas en la lucha contra la delincuencia; entre estas medidas están: Requisitos obligatorios para mudarse a una nueva comunidad, todo individuo o familia que pretenda establecerse de manera permanente en una nueva comunidad debe contar con una referencia notariada de conducta social, donde tres (3) personas residentes en la comunidad de donde se proviene, señalando el compromiso de buena fe y la responsabilidad solidaria que contemple lo dispuesto en el Art. 1.223 del Código Civil V. Obligaciones Solidarias). Las referencias serán revisadas por la Comisión de Seguridad Comunitaria y de ser falsas u obtenidas ilegítimamente al individuo no se le daría entrada a la nueva comunidad.

Esto es con el objeto de evitar que los malhechores se refugien en otras comunidades luego de haber cometido sus fechorías para seguir con la manipulación que le permite moverse impunemente a sus anchas y sometiendo a las comunidades donde llega, porque éstos, lejos de mostrar una conducta de reinserción social, lo que hacen es sembrar la semilla delictiva reclutando jóvenes para delinquir.

MEDADAS ALTERNAS

Hay una serie de circunstancias que contribuyen a fomentar el delito y para enfrentarlas se debe precisar el estudio de las mismas para saber cómo estas han contribuido en el aumento de la delincuencia. En el caso de los robos de vehículos, el consumo y distribución de drogas, existe un vínculo muy estrecho, los aprendices, todos comienzan, en la gran mayoría de los casos, robándose un reproductor de vehículos porque es una mercancía de fácil salida, ya que son comprados muy baratos por los conductores de camionetas de pasajeros. En este caso se deben aplicar operativos relámpagos de chequeos del transporte público, donde participen funcionarios de seguridad y del SENIAT, para revisar la legalidad de los aparatos de sonidos, allí podríamos estar en presencia de varios delitos: Uno, aprovechamiento de cosas provenientes del delito y, dos, evasión fiscal si las facturas de los aparatos son adulteradas; por otro lado se debe minimizar la sensación de inseguridad en estos transportes públicos y para ello se debe comenzar con la regularización de los vidrios ahumados, se debe prohibir que estos vehículos tengan vidrios completamente oscuros, impidiendo la visibilidad hacia adentro porque los delincuentes se aprovechan de esta circunstancia para someter a los pasajeros sin que nadie los vea desde la calle. Igualmente se debe identificar plena y visiblemente los vehículos y las rutas que cubren, con el objeto de que cualquiera que vea a una unidad fuera de su ruta, de parte a la policía y esta se cerciore de lo sucedido, de modo que se pueda abortar la incursión delictivas cuando secuestran las unidades, ya que lo primero que hacen es sacarla de las rutas para someterlas.

En el caso de consumo y distribución de drogas, se debe revisar profundamente las comisiones antidrogas de los cuerpos de seguridad, aplicando medidas de inteligencia para detectar que funcionario público sin excepción, ha o es consumidor.

Otra actividad de la Comisión de Seguridad Comunitaria será establecer lazos con las asociaciones educativas para programar juntos planes de orientación y prevención del delito, se deben incorporar maestros, representantes y los propios alumnos en la lucha contra el delito. Debe haber una voluntad política bien definida para someter a los medios de comunicación a lo pautado en la Constitución y las leyes con respecto a la programación que se aleje de la incitación al delito como lo hacen ahora.

El uniforme escolar único se ha convertido en un medio de camuflaje que utilizan los delincuentes juveniles para confundirse con estudiantes, de allí que debe revisar la conveniencia de volver al uniforme individualizado por instituto, de esto se pueden sacar varias conclusiones, a) A los delincuentes se les hará menos fácil la actuación porque tendrían que contar con varios uniformes, b) Los verdaderos estudiantes serían reconocidos mas fácilmente y c) Los estudiantes, los representantes y maestros se sentirían mas identificados y comprometidos con la institución que representan los muchachos, pues abría mas control social ejercido por la comunidad.

Convenio con el Sector Privado en la Política de Prevención del Delito

Dentro de la nueva política de Seguridad Ciudadana debe existir una participación del Sector Privado como factor dinámico de la sociedad, es imprescindible que se establezcan convenios que tomen en cuenta en interés general debido a las consecuencias de la delincuencia, teniendo como referencia la propuesta de la reinserción social como alternativa, de ahí que debe coadyuvarse al Estado para garantizar un empleo a los individuos que se sometan a las condiciones de seguridad social impuestos, de modo que estos se vayan incorporando en caliente al programa. Este empleo sería costeado por el empleador directo y el Estado en partes iguales, mientras se le hace un control social por parte de la Comisión de Seguridad Comunitaria de su comunidad, para medir el avance de su conducta de reinserción.

MEDIDAS NECESARIAS PARA LA PURIFICACIÓN VERDADERA DE LOS CUERPOS POLICIALES

Nadie puede negar el vínculo que existe entre el delito, su impunidad y el sistema judicial (jueces, Fiscales, Policías, Abogados, entre otros), en este sentido, la República Bolivariana de Venezuela, debe tomar en cuenta que la delincuencia ha trascendido a STATUS, generando un problema de Seguridad de Estado, donde la policía ordinaria tiene que jugar un papel estelar, de allí que se debe hacer todo los esfuerzos para romper con la perversa trilogía del delito cambiando el paradigma que desvirtúe la natural complicidad dentro de los cuerpos policiales, para ello se debe organizar una Contraloría Social dentro del estamento policial que garantice su fin último que no es otra cosa que la retroalimentación de los agentes policiales en el contacto con la comunidad, porque en el combate a la delincuencia, se debe contar con cuerpos armados honestos, responsables, comprometidos y seguros, así que se debe definir un organismo de Control Social Interno, que incentive al policía como agente social, como servidor público y como formador de ciudadanos; en fin, el policía debe ser agente de reflexión en su carácter de auto regulador de comportamientos en situaciones de prevención, disuasión y reacción.

En esta situación debe permitirse que los funcionarios policiales denunciados sean investigados por una comisión que integre, además de la instancia interna, un miembro de la comisión de Seguridad Comunitaria de la comunidad de donde proviene la denuncia, asimismo se le debe dar participación para los reconocimientos y evaluaciones para elevar la condición de los agentes policiales, no solo en socio-económico, sino en lo ético, moral y cultural, tanto en su comportamiento individual como el colectivo de los funcionarios que comanda en la buena conducta que deben tener como sendero, permitiendo que un salario justo y en consonancia con el estímulo de sentirse orgulloso de realizar la labor de prestar servicio para la comunidad.

Abogados. 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4608 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ddhh/a93804.htmlCUS