(Para qué una ley Orgánica de Contraloría Social)

El PSUV, el Gato de Monagas y los otros Gatos

Este jueves en la edición de últimas noticia pude leer un titular ubicado en la primera página que decía: “Asamblea jorungará gestión de El Gato”. Como dudo a veces de los titulares hasta de Últimas Noticias, decidí irme a la página Web de la Asamblea Nacional con la finalidad de confirmar la veracidad de esta iniciativa de jorungar ahora la gestión del gato Briceño. Confieso que la duda y la curiosidad por conocer la veracidad de esta información, me vino porque   desde el mismo momento que leí el titular, sentí que era una acción para colocarnos a un mismo nivel del llamado gato o en el peor de los casos, la iniciativa dejaba ver un cierto nivel de complicidad con la corrupción por el simple hecho de reconocer que el corrupto de hoy fue igualmente corrupto ayer (2009), pero le tapamos su actos de corrupción porque se llevaba siempre su respectiva guayabera roja rojita.

Revisé toda las explicaciones que se ofrecieron para pasarlo al tribunal disciplinario y no logre ver ni leer nada que nos indicara que el llamado "gato" Briceño andaba cazando dinero fácil. En la página Web de la Asamblea Nacional, efectivamente se registraba la iniciativa con el siguiente título: “Investigarán al gobernador de Monagas por presuntas irregularidades en construcción de obras”. La noticia en cuestión, planteaba que el “diputado Erick Mago (PSUV), coordinador de la Subcomisión número 1, informó que  el próximo 12 de abril se trasladarán a Maturín, estado Monagas,  a investigar una denuncia contra el gobernador de esa entidad federal, José Gregorio Briceño, por presuntas irregularidades administrativas en la construcción de varias obras que habrían sido efectuadas sin la debida licitación. Dijo el Diputado Mago, según el contenido de la información registrada en la página Web[i], que la investigación procedía por una denuncia que interpuso un ciudadano de nombre Jacinto Noriega en el año 2009, “por presuntas irregularidades administrativas.

No hay que entender mucho ni “esguañangarse” los sesos para entender esto. El presunto acto de corrupción aconteció en el 2009 y estamos ya culminando el primer trimestre del 2012, lo cual quiere decir que ha transcurrido más de dos años y allá en Monagas no habían visto este presunto y monumental acto de corrupción (construcción de una autopista) o lo vieron y lo guardaron. En ambos casos, la apertura de la investigación nos coloca en una posición con muy poca correspondencia con nuestro código de ética, porque si este presunto hecho de corrupción aconteció en el 2009 en Monagas, comunica tres situaciones: 1) El PSUV de allá y de más arriba (Nacional) no han entendido para nada la importancia de la contraloría social de la que estamos hablando desde mucho tiempo y ya tiene una ley orgánica, que puede ser muy linda, pero igual no nos sirve para nada. En definitiva el PSUV de Monagas y el PSUV Nacional no utilizan un importante instrumento. 2) Es posible que el PSUV de Monagas y el PSUV Nacional hagan contraloría social, pero de alguna manera es cómplice de la corrupción porque se guardó ese presunto hecho de corrupción por dos años y lo saca ahora porque el gato se montó sobre la batea. Esta señal no es muy buena sinceramente y 3) Una parte importante de los Miembros del PSUV Monagas y Nacional son relativamente chavista: Son a veces chavistas y otras veces no. El líder del proceso ha sido reiterativo en la necesidad de revisar, supervisar, controlar y evaluar. Ha pedido ser frontal con la corrupción.

Revolucionariamente y en atención a lo que sostiene los documentos del PSUV, soy de la opinión que con la corrupción no se puede tener este juego o darle tregua, porque es como escupir para arriba. No percibo bien ese esfuerzo ahora, porque desde una perspectiva revolucionaria la posición en contra de la corrupción debería ser enteramente frontal y oportuna: Evitarla y erradicarla en el momento.

Este esfuerzo de aplicar en estas condiciones una política anticorrupción, no ayuda en nada a nuestra condición de fuerza revolucionaria y bolivariana. Si somos bolivarianos deberíamos entender el sentido de la lucha de Bolívar y verlo en la forma en que sirvió a esa lucha: dando todo y quedando sin nada. No deberíamos esperar a que un militante o autoridad que luzca frecuentemente guayabera roja  decida brincar la talanquera para sacarle sus mañas. La lucha con esto debería ser frontal y sin tregua.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3489 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Evaristo Marcano Marín


Notas relacionadas

US Y /contraloria/a141006.htmlCUS