Sobre el resultado electoral del 14 de Abril

A prácticamente 10 días del resultado electoral del 14/04/13 quisiera dar mi humilde opinión acerca de la estrecha victoria, pero al fin victoria, que las fuerzas progresistas obtuvieron. Creo que para poder avanzar y corregir errores estos debemos buscarlos dentro de nosotros mismos. Desde mi adolescencia me he identificado con la izquierda y el socialismo. He defendido siempre mi posición ante quien sea y en cualquier escenario. De ello me siento orgulloso. Pero así como he hecho lo anterior, también considero que hemos permitido que prosperen causales que han mermado nuestro caudal electoral.

Uno de ellos, y a mi juicio quizás el mas importante, es la especulación galopante que golpea nuestra economía y sobre todo a las personas que vivimos de un quince y un treinta. Con una “escasez” (léase acaparamiento) que abarca casi el 20% de los productos y los que se consiguen aumentan de precio todos los días, es difícil conservar intacto el apoyo popular. Cuando alguien me dice que el costo de la vida se le hace insostenible, yo le digo que lo que pasa es que existen comerciantes y empresarios inescrupulosos que acaparan y encarecen los productos, sabiamente me responden y se preguntan que donde está el gobierno, a lo cual uno no tiene respuesta. Como es posible que exista en cualquier esquina de este país un buhonero vendiendo productos que son de primera necesidad y que no se consiguen, y las autoridades se hagan la vista gorda. ¿Donde esta INDEPABIS?. En varias oportunidades he hecho denuncias por el numero telefónico de este instituto y nada pasa, ante lo cual uno no puede sentirse menos que indefenso. Considero que es necesario aplicar severamente las leyes que regulan esta materia y el gobierno nacional, junto con la fiscalía y el poder judicial, castigar severamente a los especuladores y acaparadores sin importar su poder económico. Deben ser castigados desde el gran empresario y comerciante acaparador y especulador hasta el buhonero y bodeguero que venden usurariamente productos de primera necesidad. También es necesario armar toda una campaña publicitario que desprestigie a estos delincuentes

Otro causal es la inseguridad, que si bien en otras latitudes tiene una mayor relevancia, no se pude negar que en nuestro país la percepción de este problema es muy relevante, causado ello por toda la guerra mediática que llevan a cabo dia a dia la televisión y los medios de comunicación escritos y que le ha hecho creer a los venezolanos que somos el país mas inseguro del mundo.

Otro asunto es la ineficacia y burocracia estatal. A pesar que se ha hecho un considerable esfuerzo para hacer la administración publica mas eficiente, existen dentro de ella una cantidad de empleados públicos que conspiran para que las instituciones no funcionen lo cual ocasiona descontento popular porque aquellos problemas que estos organismos están llamados a resolver, no lo hacen sino que por el contrario, se acrecientan y generan decepción en el colectivo. Estos empleados que están en la acera de enfrente y que desde la entrañas de nuestras instituciones conspiran con su dejadez y en ocasiones activamente, deben ser identificados y neutralizados laboralmente. Incluso algunos de ellos ocupan cargos de confianza o bien son jefes de sección, departamentos, directores, gerentes, etc. Un gobierno serio no puede permitirse que una minoría laboral apátrida ponga en peligro esta revolución que tanto nos ha costado.

Otro problema es el triunfalismo que llevó a la desmovilización de nuestros cuadros y por consiguiente a la abstención. Porque nadie puede tener la certeza que el número de votos que creció la oposición fueron votos chavistas que saltaron la talanquera. Es necesario rescatar el orgullo de ser chavista porque la oposición ha sabido vender la idea que ser chavista es una raya y que ser escuálido es una moda, muchas veces sin pensar que en política una postura superficial puede llevar a cometer grandes errores.

Otros problemas fueron aquellos derivados de lo corto de la campaña electoral donde el candidato de la patria se enfrento a un personaje que tenia a su lado todo el poder económico privado nacional e internacional. Aun así se impuso la conciencia mayoritaria del pueblo que quiere seguir construyendo el socialismo.

Una revolución no puede ser a medias, porque las fuerzas que dia a dia conspiran contra ella son incansables y poderosas. Si no veámonos en el espejo de la revolución sandinista y otras mas que pretendieron ser a medias. Es importante que nuestro liderazgo político acompañado de un pueblo consciente asuma el compromiso de profundizar la revolución y así poder hacer todos los cambios económicos y políticos que permitan construir una Venezuela Bolivariana y Socialista que sea ejemplo en el mundo, mas que por sus riquezas, por la gallardía y el coraje de un pueblo que decidió dar un paso adelante para concretar definitivamente el socialismo bolivariano y democrático.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 870 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas