En la postrimería electoral, el pueblo le responde a la reacción

La oposición venezolana extremista y su candidato, continúan sin entender el devenir histórico de la patria y menos aun, el contexto actual en que ésta se desenvuelve y mientras continúen negando la realidad, por la vía democrática no accesarán al poder.

Son incapaces de dejar de ser grupos y facciones (cada una colocando la brasa pa´ su propia sardina), para pasar a convertirse en una fuerza política con vocación de poder real.

Sus miserias y divergencias marcan la pauta; al extremo que los otrora partidos de la IV república, en la persona de conspicuos dirigentes históricos, no terminan de concretar el apoyo al candidato de Tío Sam; entre otras razones porque él, primero, no reparte el botín equitativamente; segundo, no termina de convencerles a sus extraños principios político ideológicos         no son claros y finalmente, reconocer a éstos petimetres (como los calificara alguna vez Ramos Allup), significaría dar al traste con el pasado reciente de la política venezolana expresada en el Pacto de Punto Fijo; lo que implicaría por mampuesto, darle paso a la mal llamada Nueva Política; que a nuestro juicio, no es otra cosa que la consolidación de un plan neo fascismo que actualmente requiere el capitalismo corporativo en su versión neoliberal a nivel global, con el fin de desmontar el Estado Nación como unidad soberana internacional para imponer más luego, lo que hemos denominado, la neo feudalización  de los espacios geográficos planetarios cuyas fronteras son hoy por hoy, un estorbo para los planes hegemónicos  del gran capital trasnacional.

Los efímeros pero muy peligrosos grupos minoritarios ultraderechistas           -financiados por catervas de políticos y empresariales nacionales e internacionales plenamente identificados-, actuaron recientemente dejando a su paso una estela de agresiones y oscurantismo medieval en varios lugares de la Gran Caracas por donde ellos se desplazaron, que nos dibujan y dice lo que sería un gobierno de ellos. Quiero recordar que más del 32% de los recursos que estos grupos reciben (y que supera los 6 MM de dólares), provienen de la Usaid norteamericana.

Aun está fresco en la memoria de todos nosotros y de la humanidad, el aquelarre nocturno que los justicieron llevaron a cabo en las inmediaciones del Municipio Chacao la noche antes del comienzo de la campaña electoral (con antorchas, banderas negras y demás yerbas), que nos evocó las marchas de las juventudes hitlerianas; donde lo único que les faltó, fue montar piras de libros y quemarlos histéricamente tal cual lo hizo el III Reich en aquella fatídica noche de los Cuchillos Largos.

Entre tanto, el pueblo soberano, en paz y alegría, seguros de lo que hacen persé (y no bozaleados como sugieren algunos), se prepara con el voto y la legislación patria, para defender la democracia participativa y protagónica contemplada en nuestra Carta Magna, como también, el modelo político económico social, que como legado dejó el Líder y Comandante Eterno de la Revolución Bolivariana.

El autor es: Politólogo e Internacionalista Venezolano. Magíster en Seguridad y Defensa

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 596 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a163338.htmlCUS