Ya este artículo es un refrito……Otra vez con Chávez

“Querer cosas extraordinarias por medios ordinarios es un desatino, es indispensable emplear los extraordinarios”

Miguel José Sanz


A cuatro dias de la victoria sobre la maquinaria mediática nacional e internacional, así como de los muchos interesantes, acertados y pertinentes artículos en relación a ella, aparecidos en el único espacio popular para el debate, a disposición del venezolano-a de a pie: Aporrea, es innegable que es una sola voz la que concluye que: La construcción de la subjetividad revolucionaria bolivariana, como sustento ético y categoría humanista que preludie una sociedad socialista, es la tarea crucial del proceso que encaramos.

Ahora mas que nunca hay que volcarse a ello, sólo así disminuiremos esa brecha de seis millones de no oligarcas pero en contra del proyecto bolivariano, por ello, perdone Presidente Chávez, no es victoria perfecta es 3R, ahora, de verdad-verdad es aplicación de las líneas estratégicas del cuasi-olvidado Proyecto Nacional Simón Bolívar 2007-2013 o no hay mañana o no habrá operacionalización real del Programa de la Patria.

Creemos el problema de la ineficiencia y la ineficacia, en líneas generales, no es gerencial, no es por falta de un nuevo y vigilante super ministerio -o de enfatizar un desarrollismo que sólo privilegia los innumerables logros materiales realizados, aunque ello contribuya a la necesaria y justa disminución de la deuda social que heredamos de cinco siglos de colonización y neo-colonia- que en muchos aspectos la acción de gobierno falla o se entorpece, el éxito material –imprescindible repito- no garantiza perse la permanencia de un proceso revolucionario, ejemplos de ello existen.

Sostenemos que se trata es de formar cuadros revolucionarios, es decir: compatriotas humildes y democráticos en el actuar, honestos en la administración, solidarios en su proceder, trabajadores y bolivarianos a tiempo completo, verdaderos ejemplos a seguir, capaces de conformar una dirección revolucionaria que permita el ir conquistando la hegemonía necesaria de las masas revolucionarias en la acepción gramsciana: hegemonía cultural para el socialismo.

Nos parece que no es descalificando a los “numerólogos” -cuya generalización es antipática- pues no podemos meter en el mismo saco, por ejemplo, a REVOLUCIONARIOS como Luigino Bracci y Manuel Sutherland –a los que pidiendo excusas cito- con REACCIONARIOS ENEMIGOS como Ramón Guillermo Aveledo, auque todos los nombrados hagan ejercicios estadísticos.

De acuerdo, no es el momento ni el contexto de una dictadura del proletariado -por otra parte mal presentada y desnaturalizada por muchos de sus defensores- o un socialismo real y ya, pero es el momento de enderezar las cargas pero “leyendo” en las cartillas del pueblo.

Escuchémonos y olfateemos el momento apuntando siempre -como gran referente ético- a superar, una de las clásicas rémoras nuestras –como colectivos y como individuos- que consiste en tratar el debate entre compañeros y compañeras -aún con posturas divergentes pero dentro de la concepción revolucionaria- como si de un enfrentamiento con el enemigo se tratara, no hemos aprendido la cultura del debate fraterno y constructivo y asumimos esto como debilidad en nuestro proceso de concienciación revolucionaria. Recordemos a Samuel Robinson, releamos el Manifiesto de Cartagena, eduquémonos en el espíritu de la escucha y el respeto a los poderes creadores del pueblo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 761 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a152015.htmlCUS