El sueño de la razón produce monstruos. Lo que no se dice de las elecciones

Después del artículo de Luigino Bracci en aporrea es poco lo que se puede aportar desde el punto de vista de la reflexión estadística en relación al pírrico triunfo que obtuvimos en las elecciones presidenciales (la oposición aumentó de 34% a 45).

 Lo primero que asalta mi conciencia es que Radonski:

que proviene de una organización facista como “Tradición Familia y Propiedad”;

de oscuros inicios políticos (asaltante de embajada, supresor del derecho del pueblo a la salud gratuita);

sin el más mínimo sentido de la presencia ante la gente, solo la que le construyeron en laboratorios;

con un nivel de respuesta que gira en torno a la elementalidad y el guión aprendido a duras penas (y que se evidencia);

mimetizado concienzudamente en el estilo del presidente Chavez (camisa con la bandera, ropa inusual y sencilla, expresiones populares sencillas, no canta pero sale a trotar);

pudiera acercarse como nunca antes a la poderosa figura del presidente Chavez, logrando aglutinar el voto más grande que hasta ahora ha tenido la oposición.

Esto me trae a la conciencia la victoria que alcanzó contra el comandante Daniel Ortega en Nicaragua (en las elecciones de los años 80) la señora Violeta Chamorro; una  dama de las altas clases sociales nicaragüenses, sin ninguna historia de lucha; no me refiero aquí a las condiciones históricas  sino al personaje que logra desplazar a otro.

En el caso de Nicaragua, el pueblo no votó por la señora Violeta: votó contra la guerra, contra el terrorismo, contra el servicio militar patriótico obligatorio que había sido llevado a los 16 años de edad; todo esto obviamente, causado por el imperialismo estadounidense en su afán de destruir la Revolución Popular Sandinista.

Pero también votó contra el clientelismo, la ebriedad del poder y algunos signos inequívocos de corrupción que se asomaban al calor del plenipotenciario poder de un partido revolucionario (FSLN)  que habiéndo nacido de la confrontación armada y una lucha heroica,  estaba conformándose en un poderoso instrumento para el tráfico de influencias; convocando a la obediencia ciega; contradiciendo el espiritu crítico que lo llevo a unificar tres tendencias contundentes que lograron  derrotar al tirano Somoza en 1979.

En nuestro caso, nos enfrentamos a una poderosa embestida mediática como nunca antes se había vivído y a fuerzas inconmensurables del capital y las transnacionales; pero no fue por allí por donde se abrió el resquicio que hizo que se colaran los votos a la derecha...ya durante el golpe de estado y el paro petrolero nos habíamos enfrentado a fuerzas descomunales en peores condiciones.

A pesar de los muchos llamados que hicimos a votar por el presidente Chavez, a diferir momentáneamente las diferencias, creo que mucha gente no votó precisamente por Radonski y lo que él representa, sino contra: la impunidad, la corrupción, el clientelismo, el abuso de cierta clase de funcionario Chavista, la prepotencia del dirigente psuv, la ineficiencia y sobre todo, la inconsistencia ideológica; caldo de cultivo para el aumento significativo de los votos a tan insignificante candidato de la derecha.

Una parte de la dirigencia chavista se ha caracterizado por la soberbia, la prepotencia, la descalificación inmediata de toda crítica, que por constructiva que pueda ser, es satanizada y ocultada; criminalizando a quienes reflexionan en base al debate y  el examen o apreciación crítica acerca de alguien o algo.

Cada vez que se asoma una idea relacionada con alguna ley mal diseñada;  de proyectos que se han desvirtuado y pedimos su revisión; de conductas inapropiadas de funcionarios o empleados que abren compuertas a la descomposición y el posicionamiento de la derecha en espacios sensibles; se silencia el debate por un funcionariato que organiza cofradías de mediocres subalternos, que protegiendo el puesto o cargo que desempeñan; hacen que prevalezca la inquisición.

El proyecto revolucionario venezolano es noble, sencillo, original y diverso (en esencia);  está encarnado por un presidente de apariencia sencilla, de vida austera, de hablar claro, sin rebuscamientos, de gran capacidad didáctica.

¿Cómo comparar, confrontar o  cotejar estas cualidades con algunos de sus dirigentes y funcionarios?

El esfuerzo del presidente por crear un organismo o ministerio cuya función sea la de dar seguimiento a los proyectos puede ser un elefante blanco; no por desconfiar del presidente, sino del proyecto que al parecer, va a prevalecer sobre números y estadísticas, contra contenidos y respuestas en la sensibilidad de la población y su crecimiento ideológico.

Estadísticas y números son la especialidad de corruptos y traficantes de pesadillas disfrazadas de sueños; las respuestas afectivas espontáneas de la población no son maquillables, es algo así como lo que sucedió con las primeras experiencias de los Círculos Bolivarianos, verdadero empoderamiento del venezolano en la actividad política y la contraloría social.

La respuesta del 13 de abril de 2002 fue el momento más estelar que hemos vivído los venezolanos  en este siglo XXI en cuanto a participación y ejercicio de la conciencia y fue una acción espontánea que demostró el grado de sensibilidad de la población ante el secuestro del presidente y el golpe de estado soterrado.

El presidente Chávez logró la acumulación inicial de afectos a su causa con dos paradigmas: la participación protagónica y la contraloría social (que fue la respuesta ante el golpe y el paro petrolero) ; luego vinieron las otras...pero al parecer, se desvanecen en la contingencia electoral y en las oficinas de planificadores del voto.

Los grises funcionarios de la administración pública y algunos dirigentes políticos del psuv parecieran tener fórmulas para excluir, satanizar y perseguir  a sus críticos, una especie de manual del que extraen fórmulas que  les permiten eliminar revolucionarios incómodos: “Ten cuidado con él (ella)” , “es conflictiv”, “es peleón (no beligerante)”, “es peligroso para la unidad”, “no es obediente”.. etc.

La mayoría de los articulistas que promueven la reflexión ante el resultado de las elecciones coinciden en darle una lectura crítica al asunto del resultado electoral, pero entonces resulta que no se puede, porque vamos a otra contienda...luego habrá otra.

Espero que la razón que nos legitima se traduzca en un mecanismo de acercamiento y discusión sana.

Lo contrario es seguir aceptando a regañadientes otra razón, esa que parafraseando el título del aguafuerte de Goya en 1799  «El sueño de la razón produce monstruos», puede transformarse en  La ebriedad de poder produce monstruos.

 
Salud!!! 

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Diego Silva Silva

Investigador-Compositor. Licenciado en Educación. Ha recibido entre otros reconocimientos: Seis Premios Nacionales de Composición, Cuatro Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición ?Casa de las Américas?; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Siria y Canadá; ha realizado serias investigaciones sobre la música del pasado colonial de América, así como de las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de Venezuela; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros

 [email protected]

Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a151995.htmlCUS