Votar con V de Venezuela

Henos aquí, a horas de acudir a las urnas y elegir el Presidente de los próximos 6 años. Luego de 3 meses de intensa campaña, de presentar al país dos planes de gobierno abiertamente antagónicos y de ofrecer sendos modelos de nación claramente opuestos, cada candidato ha expresado las razones por las que merecen ser favorecidos con el voto. Mañana cada quien elegirá lo que desea para sí y para el presente y el futuro de la Nación.

Pocas convocatorias electorales han enfrentado a visiones tan contrapuestas, lo que multiplica el poder que tiene la conciencia de los millones de electores que acudiremos a decidir el destino del país. Con cada voto suscribiremos ante la historia la responsabilidad ya de avanzar con la construcción del socialismo bolivariano de la mano del Presidente Chávez, ya de regresar al camino del liberalismo económico que propone el candidato Capriles.

Cuando mañana cada quien pulse sobre el tarjetón electrónico al candidato de su preferencia se pondrá en juego su capacidad crítica, la misma que se ha impulsado desde la nueva institucionalidad asentada en la Constitución Nacional, que se ha sembrado con la masificación educativa en todos los niveles y que el Presidente Chávez ha exigido se utilice para someter a juicio las gestiones públicas, comenzando por su propio desempeño al frente de la Nación.

Esa esa misma capacidad crítica la que debemos utilizar para analizar el saldo de la recién culminada campaña electoral, que como nunca estuvo marcada por prácticas de guerra sucia oscilantes entre el forjamiento de documentos, la falsificación de grabaciones y que incluso llegaron a la entrega de dinero a uno de los más cercanos colaboradores del candidato Capriles con el compromiso que coordinara una reunión “discreta” con éste en el exterior. Menudo atropello no sólo a las normas electorales sino a los más elementales procederes en el marco de la ley y la ética.

La trascendencia del proceso de mañana obliga a que todas y todos acudamos masivamente a votar, a rebasar cualquier expectativa de participación electoral y a arrinconar cualquier insinuación de fraude o de desestabilización. No lo advertimos en vano: el Presidente Chávez ha dicho durante meses que respetará los resultados electorales; el candidato Capriles, a sólo horas, ha rehuido el tema y no ha comprometido respeto alguno.

Mañana todas y todos disciplinadamente a votar y a elegir al mejor Presidente. Venezuela lo merece.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 894 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Oliver Reina


US Y /actualidad/a151662.htmlCUS