La decisión de hoy

Democráticamente, hoy el Pueblo de Venezuela decide el destino del Estado entre dos propuestas de sistemas políticos que recogen visiones distintas y contrarias sobre el interés general de la sociedad, luego de una intensa campaña electoral signada por el debate ideológico.

La Historia informa que han existido diversos sistemas políticos, determinados todos por las circunstancias históricas que ha experimentado cada sociedad estatal, en un momento determinado.

Desde comienzos del siglo XX y hasta los tiempos presentes, los sistemas políticos se han constituido a partir de dos elementos básicos de las sociedades modernas: El régimen político (democracia o dictadura) y el sistema económico (capitalismo o socialismo).

A partir de estos elementos básicos, los Sistemas Políticos existentes en el mundo de hoy pueden ser democracias capitalistas, democracias socialistas, dictaduras capitalistas o dictaduras socialistas.

La decisión de hoy trata de esto. El pueblo Decide entre la propuesta de democracia capitalista –conocida también como democracia liberal o neoliberal- sistema típico del mundo occidental, experimentado por el pueblo venezolano con la extinta Constitución de 1961, y la propuesta de Democracia socialista, en pleno proceso de construcción.

El proceso constituyente de 1999 sentó las bases del nuevo Sistema Político Venezolano con la creación del Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia; figura teórica que comporta la existencia de un Estado democrático en lo político, social y económico, comprometido con el hecho social y económico como redistribuidor de la riqueza material para garantizar a todos los ciudadanos y sin discriminación, igualdad de derechos y oportunidades bajo el amparo de la ley, con el deber de lograr la justicia, dando a cada quien lo que le corresponde.

El Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia tiene por definición un cometido democrático, social, económico y de justicia social para satisfacer derechos en lugar de paliar necesidades, desde la perspectiva de lo justo, estableciendo como condición sine qua non la preeminencia de los Derechos Humanos y como valores fundamentales la vida, la Democracia, la responsabilidad social, la libertad, la justicia, la igualdad y la solidaridad.

El Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, nace de la experiencia del Estado Social de Derecho de la Constitución del 61, aplicado por el bipartidismo en el extinto modelo de democracia representativa; modelo de naturaleza exclusivamente político electoral (social y económicamente excluyente), dirigido a favorecer los intereses de las élites económicas y políticas.

La Democracia plasmada en el Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia, bajo el Principio de la Corresponsabilidad, comporta una dualidad de derechos-deberes del Estado y del ciudadano; el primero, obligado a proteger y garantizar el disfrute material de los derechos a todos los ciudadanos, a garantizar la prosperidad y el bienestar de todos para buscar la igualdad efectiva y real, vale decir la igualdad material más allá de la igualdad formal; a desarrollar y mantener el ejercicio democrático de la voluntad popular; a defender a la persona humana y su dignidad; a construir una sociedad pacífica y justa; y el segundo, el ciudadano, con el deber moral de participar en los asuntos públicos, en el control y fiscalización, aplicación y formulación de las políticas del Estado; con el derecho a ejercer la soberanía popular por diversos medios, entre ellos el sufragio, para lograr la plena realización del ser humano en lo individual y en lo colectivo.

La decisión de hoy está relacionada con el sistema político constitucional existente. Hoy decidimos el destino y la historia de Venezuela.

 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a151649.htmlCUS