¿Para qué votaré por Chávez?

Para  continuar todo lo iniciado durante estos 14 años en pos del bienestar social, desde que la voluntad de la gran mayoría de la población venezolana, elegimos a Chávez como el líder para representarnos en todos los procesos sociopolíticos de nuestra gran polis.
  • Para continuar siendo protagonistas de los cambios históricos que poco a poco están cambiando nuestra   historia y que nos están transformando hacia el ser cada día más hombre humano. Sí humano, porque la experiencia nefasta que se vive en otros continentes nos muestra  el actuar deshumanizado  de muchos hombres, y si al hombre le quitamos su carácter humano ¿Qué queda de él?  El plan de la Nación propuesto por nuestra Revolución Bolivariana es eminentemente humanista; Chávez es un humanista. Nosotros somos humanistas, para quienes el bienestar del hombre es lo primero, bienestar que se produce en correspondencia obligatoria con los otros seres vivos que comparten con él.

  • Para continuar  logrando que la ética individual y colectiva, sea la bandera que nos muestre el sendero. Sabemos que no todo lo que brilla es oro, persisten en buen grado en esta reconstrucción socio- política que pretendemos,  conductas que no están en consonancia, con la idea que tenemos de un servidor público incorruptible;  en todos los niveles. 

  • Para continuar pensando que algún día serás atendido por una Gentilmujer o un Gentilhombre Público. En el próximo sexenio  tenemos la obligación de vigilar muy bien el perfil de quienes ejercen funciones de atención al público, no sólo uñas largas  decoradas al estilo barroco, no sólo escarchas en los párpados y pómulos; es necesario que los servidores brillen en actitudes favorables para desarrollar una loable función. Se ha generalizado que los usuarios en muchas oportunidades, tenemos que acumular la suficiente capacidad de espera al ser desviada y diferida la atención que nos puedan estar ofreciendo, dado a que suena el celular de la Gentilmujer o Gentilhombre Público y automáticamente, eres totalmente pasado(a) a un segundo plano; los dedos y la atención del servidor público por unos cuantos minutos se desvía. Esto, y la  sensación de que fuiste maltratado, no deja una buena experiencia en el usuario que con mucha razón, corre la voz.

  • Para continuar presenciando la experiencia cada vez más grata de la incorporación  de mas niños, adolescentes y adultos que hacían vida en la calle a sistemas de atención digna, igual que los abuelos y personas con alguna o algunas capacidades limitadas que ya no circunscriben su vida  a las cuatro paredes de su casa, cual escondite que anulaba sus vidas. Vivan las prótesis suplidoras de extremidades  y los nuevos técnicos especialistas de su producción. Vivan las sillas de ruedas. Viva la fisioterapia y los fisioterapeutas cubanos y venezolanos.  Viva la alfabetización digital. Viva el lenguaje por señas, por el cual las personas con insuficiencia auditiva pueden establecer un canal de comunicación con su entorno social, de allí la importancia de ampliar las posibilidades de  aprender este lenguaje a todas las personas, ya que cada vez es más frecuente coincidir con ellos,  ya es una necesidad. Vivan las prótesis dentales, que han dado vuelta a las sonrisas, forzadamente borradas. Vivan los metrocables, han hecho posible que muchos que no podían trasladarse a través de las escaleras, hoy visiten de nuevo a la gran ciudad, luego de años (hasta 10, 15 años) sin bajar.

  • Para continuar viendo y escuchando a los indígenas en la radio y la televisión ¡Qué gusto me da verlos en plena acción!¡Cómo se desenvuelven! Me lleno de orgullo, ¡sólo era permitirles entrar! Y cuando veo en los canales del estado, como cada vez se incorporan más morenos oscuros, al igual que personas gruesas, embarazadas con unos kilos demás. Esto era impensable hace 14 años. Lo mismo que universidades y profesionales indígenas en forma masiva ¿Cuándo en Venezuela?  

  • Para continuar y acentuar la capacidad de mantener una economía  que hoy es modelo y estoy segura que los griegos, los españoles, los portugueses, los franceses y todas las sociedades que lamentablemente son abrazados por el paquetazo económico que día a día va comprimiendo la economía familiar, lo que es peor, uno a uno ven desvanecer los derechos adquiridos por décadas. Asombra más si uno recuerda los discursos pre electorales, de Mariano Rajoy (Presidente de España) y de Francois Hollande (Presidente de Francia) sólo un ejemplo.    

  • Para continuar en este próximo sexenio rectificando lo errado, lo que no se ha hecho o se ha hecho a medias, en cada uno de los proyectos.  Este compromiso hace obligatorio profundizar la calidad de lo que se hace, el seguimiento permanente. ¡Qué bueno sería que los venezolanos nos acostumbráramos a la supervisión! o mejor más allá de una supervisión, que la comprendamos como un acompañamiento, mediante el cual todos aprendamos a redireccionar cuando sea necesario, sin sentirse amenazado  y  a robustecer cuando la situación es satisfactoria desde la visión de la comunidad.

  • Para continuar todos los días de este próximo sexenio, como si fuera una campaña electoral permanente, preocupados todo el tiempo por desarrollar la capacidad de responder en el momento oportuno, que sea en ese momento y no dejarlo para cuando se acerque el próximo período electoral.

  • Para continuar sintiéndonos todos parte de este quehacer revolucionario, deportistas, docentes, choferes, profesionales de la salud, estudiantes, amas de casa, inquilinos, damnificados, sexodiversos, todos, todos. Sin señores más importantes que otros; sin primeras, ni segundas, ni terceras damas; sin clases bajas, ni altas.

  • Para continuar sintiendo Que los ojos de Chávez nos miran con la seguridad de que nos inspiramos en la búsqueda del  “Sumo Bien” y de la “Felicidad Suma”. Sumar felicidades, la tuya, la mía, la de todos. Esto es socialismo, “Aquí y Ahora, primero el bien social”, antes de Chávez lo primero era salvar a los Banqueros. Hoy orgullosamente no es así y esto es plausible, por eso y

  • Para continuar este bienestar social QUE SE ESTA SINTIENDO, TODOS, sin olvidar el pasado, viviendo conscientes el presente, para la construcción del futuro que nos merecemos, sin paquetazos al estilo del año 1989. Ya eso es pasado, que no lo queremos pero no lo olvidamos.  

La  mayor parte de los lujos,

o las llamadas comodidades de la vida,

no son  solo innecesarios

sino también impedimentos   para la

elevación de la humanidad.

Henry  David Thoreau (1817-1862)

Ruthcueto7 @gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1019 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a151403.htmlCUS