Estamos rodeados, el Gran Energúmeno amenaza, ¿y el plan B?

Nos lo jugamos todo, y la locura en el bando opositor está desatada. Realmente no queda otra salida que VENCER O VENCER.

Es toda la suerte del pueblo latinoamericano lo que se decidirá el 7-O. Por lo tanto, esto también lo sabe la ultra-derecha del continente, que sobre el tapete coloca sus mejores y más caros recursos.  

Los medios privados han sabido inocularle muy bien la más profunda locura a sus seguidores de Capriles, el más poderoso de los odios contra su país, contra su patria. Los escuálidos andan babeando su rabia como los perros de Pavlov, por todas partes, y cada vez que ven Globovisión salen a ladrar ferozmente a la calle, a los parques, a los mercados, a los bancos, a las plazas.

No es de esperarse en absoluto que cualesquiera sean los resultados del 7-O, estas gentes se va a quedar tranquila, y permanecerán en sus casas aceptando “cívicamente” los resultados: se están armando como locos. Se cacerolean a sí mismos hasta el delirio. Compran comida y vírgenes en carteles y de yeso; se arman con lo que sea, andan por los condominios haciendo llamados para rezos por la paz; compran banderines victoriosos y a la vez ropa negra para salir vestidos de luto.

El titular de hoy de “El Nacional” es: “Gobierno debe decidir si va a reconocer los resultados”, algo que Chávez ha sostenido hasta la saciedad. Este es un mensaje dirigido a los locos y enfermos escuálidos en el que se les está diciendo: “El gobierno ya perdió pero no quiere reconocer nuestro triunfo”.

Ellos los escuálidos  son los que nunca han dicho que van a reconocer los resultados.

Por otro lado, el editorial de hoy de Bobolongo es ridiculísimamente escandaloso, y revela el grado de ceguera culicárdica que está sufriendo la gente que sigue sus mandatos. Bobolongo habla, como si ya hubiesen ganado que “los rojitos dicen que entregarán el poder a Henrique Capriles sin armar barullo ni alboroto alguno, sin salir a la calle a provocar con sus armas y sus encapuchados, sin apelar a los narcogenerales y a la supuesta lealtad de los militares con la revolución cubana y venezolana…”

Y Bobolonfo sufre un espasmo copro-hormonal y grita a través de su editorial: “…¿pueden hacer otra cosa que no sea entregar el poder pacíficamente? ¿Pueden alzarse desde Miraflores y decir que no acatan la voluntad popular? ¿Se atrincherarán en Fuerte Tiuna, o en los cuarteles de Maracay y de Valencia?”, y se responde el mismo Bobolongo: “Les iría mejor no jugar con fuego y contrariar la voluntad popular pacíficamente expresada en las urnas pues al final pueden ir por lana y salir trasquilados.”

Luego sufre otro estremecedor yeyo y se le sale todo el racismo de su impotente alma atacando a Aristóbulo: “Lo cierto es que no le quedó nada bien a Aristóbulo, jacarandoso afrodescendiente y gran saltador de talanquera desde la cuarta república, anunciar que ellos están preparados para pasar a la oposición sin pegar ni tan siquiera un chillido de gato mojado.”

En la mancheta de hoy vuelve a ladrar contra los negros: “Aristóbulo ve el futuro muy negro”.

Está pues servida de todo el desconocimiento que hará la oposición de los resultados de los comicios del próximo 7 de octubre.

Y la verdad es que estamos rodeados. ¿Cuál es nuestro plan?  Porque el plan CH (de Chávez), el de nuestro pueblo como se dice para que se respete la Constitución, se respeten los resultados y prevalezca la paz y la tranquilidad, suena muy bonito, pero cada cual debe saber cuál es su posición en este combate.

Ya Capriles anda amenazando con sus huestes y diciendo que si el Gobierno desconoce su triunfo “va a haber un pueblo en la calle” para exigir respeto y dijo estar preocupado por la aparición de informaciones sobre un supuesto plan del chavismo para no reconocer los resultados electorales, haciéndose eco de una olla que él mismo ha montado desde el exterior a través del asqueroso diario español ABC.

Ha gritado el Gran Energúmeno: “Si el Gobierno se atreve a alguna aventura o a darle un palo a la mesa de tratar de desconocer la voluntad de nuestro pueblo, ahí va a haber un pueblo en la calle para exigir respeto a la voluntad, que se va a expresar el 7 de octubre”.

Todos debemos estar sumamente alerta ante estos escenarios que nos rodean y estar prestos y organizados para reaccionar en consecuencia. OJO AVIZOR, CAMARADAS.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1187 veces.

José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas