El puñal y la flor

De cómo José Guerra y Del Vechio se mostraron en TV “apesadumbrados” por lo ocurrido en Amuay al mismo tiempo que imputaban de one a Chávez del siniestro. El cinismo puro. El humo del caradurismo. Sentir el dolor ajeno de verdad verdad es ayudar a las víctimas a sobrellevarlo. No fingir un pesar que a mil millas luce falso y politiquero. Decir lo siento y al mismo tiempo tildar de negligentes a los encargados del mantenimiento de Amuay es culpar a los muertos y a los heridos. Porque los muertos y los heridos eran y son gente de la refinería de Amuay. Tratar de sacarle provecho electoral al dolor de Amuay es una c.e.m.

La mayoría de los que están ayudando a sofocar las llamas. A minimizar el siniestro, también son trabajadores y directivos de Amuay. Cuando hablan de negligencia les están echando lastre también a ellos. Si Radonski tuviera cojones y alma samaritana ya hubiera ido a Amuay. Ya hubiera mandado 40 container de lo que sea y sirva para aliviar el sufrimiento de las víctimas. Menos mal que la Revolución Bolivariana de Venezuela tiene los recursos necesarios, tanto técnicos, humanos y financieros para afrontar con éxito tan lamentable tragedia.

Aún se respira humo en Amauay. Todavía el hollín deambula por la calles de Punto Fijo. Las heridas están recientes. La oposición debe tener un pelo de sindéresis.

Pido disculpa por lo extenso.

Américo Hernández

Para entender a la perfección el cinismo de la oposición golpista sólo hay que evaluar su comportamiento antes, durante y después del sabotaje petrolero de 2002 y analizar sus palabras de condolencia por lo ocurrido en Amuay. Hoy por ejemplo. José Guerra en Televen, y Del Vechio en Venevisión, (cadena mediática opositora de todas las mañanas) a tiempo que manifestaban “pesar” por el terrible siniestro de la refinería de Falcón culpaban de una vez a Chávez por la tragedia. Poco les faltó decir que la nube de gas explotó porque el Presidente encendió un fosforo. Es decir, el puñal y la flor.

La Canalla Mediática ya se lanzó a decir que el incendió y explosión de la nube de gas en las inmediaciones de la refinería falconiana fue por negligencia de la Estatal petrolera al no activar un mantenimiento regular ignorando que la inversión para esa refinería en mantenimiento asciende a 4 mil 800 millones de dólares distribuidas en 500 paradas. Asimismo los opositores golpistas se anotaron en descalificar la capacidad, la academia y la experiencia de los hombres que gerencian el mantenimiento de Amuay siendo que son hombres que nacieron, estudiaron y aprendieron en esa refinería. Y hasta Toro Hardy, osó decir que eso ocurre porque no están en PDVSA los 20 mil hombres que Chávez “botó” (se botaron ellos mismos al abandonar su trabajo). ¡Este si es verdad que tiene bolas! Es decir que si esos 20 mil fallecen (por decir algo, Dios no lo quiera) hay que cerrar PDVSA.

Para Toro Hardy y su combo me permito informarle de accidentes más desastrosos que en materia de incendios, derrames y explosiones de instalaciones petroleras ha ocurrido en otras naciones, incluidos Gringolandia.

Desastre ecológico en el Golfo de México por explosión y derrame de crudo de una plataforma de BP en las costas de Laosiana, vierte 5.000 B/D. Considerado más grande que el de Campeche, México en 1979 que derramó 400.000 toneladas de crudo. Es tan grande como el accidente del Exón Valdez causado en 1999, cuya dimensión se estimó más grande que el estado de Virginia Occidental.

23 de junio de 1988. Explosión e incendio en los tanques de almacenamiento de la planta de PEMEX de San Rafael de Guadalupe, Nuevo León (30 muertos).

14 septiembre de 1997. 30 personas fallecen como consecuencia de un pavoroso incendio desatado en una refinería de petrolero de la compañía Hindustian Petroleum Corporation Limited (HPCL) en Visakhapatnam).

25 de junio 2000. Cuatro muertos y 50 heridos e una explosión provocada por una fuga de gas en la principal refinería de Kuwait, al sur de la capital.

14 de agosto 2003, explosión de refinería de Repsol, en Puertollano. . Siete muertos. 30 de octubre 2004. Siete muertos explosión en refinería de Daqing, China.

2 de marzo 2005. 15 muertos y 70 heridos en explosión de una refinería de BP, en Texas, sur. 3 de abril 2010. Cinco muertos en explosión de una refinería, Tesoro de Anacostes, de Canadá durante una labor de mantenimiento rutinario.

2 de junio 2011. Gran Bretaña. Cuatro muertos al explotar una refinería de Chevron Gales, de USA, una de las más grandes refinerías de Europa.

2009. BP pagó 65 millones de euros por mejoras de seguridad ineficiente realizadas tras una explosión en una refinería de Texas, en la que murieron 15 personas.

Siguen los accidentes en instalaciones petroleras. Y cosa extraña no pude encontrar el accidente de una explosión de un gasoducto en un caserío limítrofe Guárico-Anzoátegui, creo que se llama algo así como San Rafael de Laya, donde la explosión y el incendio acabaron con medio pueblo. De manera pues que no se puede hablar, de buenas a primeras, sobre negligencia como causa fundamental del lamentable accidente de Amuay. Todo el que trabaja con petróleo corre ese riesgo. No en balde los controles de seguridad de las instalaciones petroleras son los más exactos del planeta. Por eso se está investigando el tiempo que transcurrió para que detonara la explosión y el incendio puesto que los últimos informes técnicos señalaban que todo estaba bien. De todos modos, el tiempo, las causas y las responsabilidades las determinarán las investigaciones.

El Presidente Chávez como todo gobernante responsable y serio ha hecho, en principio lo que tenía que hacer, ir al sitio, asumir su responsabilidad, preocuparse por las víctimas y sus familiares al mismo tiempo que disponía un fondo especial para atener semejante calamidad y ordenaba investigar lo sucedido a fondo. No así la oposición que se lanzó por la calle del medio politizando el hecho para sacarle provecho político-electoral sin importarle el dolor y el llanto, primero de los afectados de manera directa, y segundo, del dolor de todos los venezolanos que en momentos tan aciagos se olvida de todo para solidarizarse con el dolor del colectivo.

Aún es temprano para hablar del origen del siniestro. Por eso el Presidente habla, de esperar el resultado de las investigaciones para establecer un criterio serio, técnico. Aunque la experiencia del paro petrolero determina que la oposición golpista es capaz de cualquier locura con tal de sacar a Chávez de Miraflores. Aunque ya la Canalla Mediática se lanzó a tratar de soliviantar el ánimo del pueblo para convertir el accidente de Amuay en el hecho extraordinario de conmoción y estremecimiento público que necesitan desesperadamente para acortar la excelente ventaja que le lleva Chávez a Radonski, pelo bolas. Porqué el pueblo venezolano, que ya no es el pendejo de antes, no le ha hecho caso. Su dolor es más grande que la ambición escuálida

TINTERO

Otro tragedia arrechísimo por culpa de la negligencia de la Pedevesa Meritocrática, de Toro Hardy, fue la explosión e incendio causada por una retroexcavadora cuando una rueda con dientes de diamante impacto una tubería de gas al abrir una zanja para colocar una red de fibra óptica, a la altura de Tejerías, de la Autopista Regional del Centro. En ese momento había un canal de circulación fuera de servicio por mantenimiento. La lentitud del tráfico contribuyó faltamente con la magnitud del siniestro. La bola de fuego envolvió a autos particulares y autobuses. El saldo fue de 70 muertos y numerosos heridos.

LA DESGRACIA DE TACOA (Wikipedia)

Al amanecer del día domingo 19 de diciembre de 1982, el barco petrolero “Murachí” (de la entonces empresa petrolera Lagoven, filial de PDVSA) se disponía a descargar 15.000 litros de fuel-oil, combustible necesario para activar la planta. No obstante, uno de los obreros se percató de que existía un punto sobrecalentado. Imprudentemente éste abrió la escotilla, lo cual originó la entrada de aire y por consiguiente el avivamiento de las llamas que alcanzaron el tanque Nº 8 y esto ocasionó la primera explosión que desató una inmensa bola de fuego, la cual acabó con la vida de los obreros de guardia. Al mediodía, la situación se daba por controlada. Sin embargo, a las 12:45 p.m., debido al fenómeno de boil-over (acumulación de vapores calientes) se produce la segunda explosión. Fue el momento más trágico, ya que aquí es cuando hay mayor catidad de victimas fatales incluyendo policias, bomberos y comunicadores sociales que cubrian los acontecimientos.1Dos días más tarde, se confirma el incremento de las personas fallecidas en el siniestro. (160).

CERRANDO. Lo de Amuay, por ahora, pudiera ser involuntario. Pero el sabotaje petrolero fue voluntartio y espontáneo de quienes hoy se dan de golpes de pecho por lo de la refinería de Falcón. Yo vi en la refinería de Puerto La Cruz válvulas petroletras selladas con cemento y mazos de cables de redes informáticas cortadas con tenazas. Yo vi 30 tanqueros full de gasolina y crudo anclados en la Bahía de Pozuelos mientras los capitanes de esos buques jugaban adjedrez y domino, y tomaban guisqui y comían jamón jabugo en el cerro El Morro de Lecherías.

Confieso que hasta esos días nunca había sentido odio por nada ni nadie. Sostengo que lo fundamental para ser feliz es no odiar. Pero viendo como escoñetaban miserablemente a PDVSA sentí odio. Afortunadamente logré superar ese peo aunque no lo he olvidado de un todo. !El coñazo fue demasiado grande!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1350 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a149164.htmlCUS