¡Ellos son unos depravados!

La manera abusiva de proceder de los pocos dirigentes Adecos y Copeyanos que todavía quedan, es la misma de sus descendientes de  Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y otros miembros políticos reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática, MUD. En todos ellos es cosa natural y ya es genético este modo de comportamiento y la prueba más reciente de ello está en los sucesos arbitrarios de abril del 2.002 cuando aparecieron las bandas armadas de esos neos adecos y neos copeyanos, como en su tiempo aparecieron las de Acción Democrática jefaturada por Henry Ramos Allup y las de Copei jefaturada por Oswaldo Alvarez Paz. Por su importancia histórica contemporánea vamos a contarles a las nuevas generaciones de venezolanos como empezó todo ese instinto criminal que en ellos existen. Resulta que las  policías políticas del puntofijismo fueron las cosas más horripilantes que ha vivido Venezuela, ellas les  ganaron en crueldad a la Sagrada de Gómez y a la Seguridad Nacional de Pérez Jiménez. Es el 29 de Abril de 1959  que se crea la Dirección General de Policía DIGEPOL, la cual tendría como tarea ejercer y coordinar en todo el territorio nacional las funciones policiales destinadas a la conservación del orden y la tranquilidad publica, de acuerdo con las ordenes impartidas por el Ministro de Relaciones Interiores, Carlos Andrés Pérez y Manzo González. La inestabilidad política que caracterizó la época de los años 60 hace que la DIGEPOL se convierta en un cuerpo policial de carácter represivo y ya  Rómulo Betancourt ya había impartido la orden de dispare primero y averigüen despues. Mientras duró la DIGEPOL hubo brutales torturas, crueles asesinatos y mucha cárcel por asuntos políticos. Diez años después, el 19 de marzo de 1969, la DIGEPOL pasó a ser lo que se conoció como DISIP creada por el Presidente Rafael Caldera con el propósito de borrar la mala fama dejada por la DIGEPOL como organismo de seguridad. Estos 2 cuerpos policiales dependieron directamente del gobierno central y en verdad fueron utilizados para que se ocuparan de reprimir a los dirigentes políticos contrarios a los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, sus directores fueron unos empedernidos criminales, tales como  Henry López Sisco y luego Luis Posada Carriles; este último  impuesto por la Agencia Central de Inteligencia, CIA, de los Estados Unidos.

A López Sisco, por su talento particular  en atormentar a sus víctimas, lo envían a perfeccionarse en esos menesteres a academias norteamericanas del terror. Cuando López Sisco  regresa a Venezuela ingresa a la DISIP, donde está de Jefe de Operaciones el Comisario Basilio, Luis Posada Carriles, y varios otros cubanoamericanos que se dedican a sangrientas represiones de los grupos revolucionarios. Luis Posada Carriles  crea a comienzo de los años 80, por iniciativa de López Sisco, unos comandos especializados en la persecución de todo aquellas personas que critiquen al gobierno y entonces se suceden las masacres de Cantaura, 1982, Yumare 1986, El Amparo 1988 y el Caracazo, 1989. En la masacre de Cantaura, Yumare y el Amparo  los muertos, acusados de guerrilleros,  aparecieron presentando tiros en la nuca, en el Caracazo la mayoría de las muertes fueron causados por francotiradores que disparaban hasta para adentro de los apartamentos y casas de habitación. En Miami,  donde hoy radica Posada Carriles sigue manteniendo el enlace con López Sisco, siempre muy vinculados con los círculos terroristas opositores al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela y también con el golpista Alejandro Peña Esclusa, hoy jefe de Uno América, la organización fascista latinoamericana promovida por ex militares de la Operación Cóndor. En noviembre de 2005, el Fiscal General de la República de Venezuela ordenó el arresto del banquero Nelson Mezerhane, de la periodista Patricia Poleo, el abogado cubano Salvador Romaní, y del militar golpista Eugenio Áñez, en relación con el asesinato del Fiscal del Ministerio Público Danilo Anderson, ocurrido en el 2004.    Desde la década de los 80 la DISIP incrementó los lazos de amistad con la CIA, el MI5 (Inteligencia Británica), el Mosad de Israel y el Bundesnachrichtendienst (Servicio de Inteligencia Alemán) para intercambiar información.

Eso de que Hugo Chávez es garantía de paz y estabilidad política en el país, es tan cierto como lo es el que mañana será otro día. Jóvenes venezolanos, no se les ocurra votar por el candidato presidencial de la derecha Henrique Capriles Radonski  porque eso sería un acto criminal contra la patria, ya que él más rápido que inmediatamente crearía un cuerpo policial súper represivo, que dejaría en pañales a la DIGEPOL y la DISIP. Estimado compatriota, cuidado, tenga mucho cuidado a la hora de votar el próximo 7 de octubre. 

[email protected]       


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2418 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



José M. Ameliach N.


Notas relacionadas

US Y /actualidad/a148072.htmlCUS