(Hacer de PDVSA Estado Independiente)

La Derecha y su Programa 2013-2019 (I)

Decir que en Venezuela se confrontan dos proyectos de país, es una manera de comunicar muy  rápidamente un hecho que luce complejo y es complejo. En una oportunidad anterior, analice el programa presentado por Chávez[i] y en esta ocasión, intento echarle una mirada a los lineamientos programáticos de eso que llaman “unidad nacional”, que no es tal unidad, pero si un primer dato para entender la condición de oferta engañosa que tienen estos  lineamientos.

Leer estos lineamientos es encontrarse con la “metodología que utilizó la derecha venezolana para hacer sus respectivo planes. Un documento extenso con mucha basura, pero debajo de esa basura se esconde toda una intencionalidad que responde a los intereses  del grupo o los grupos económicos que mueven a los líderes de la oposición. Esto podemos verlo a través de muchos pasajes colocados en el documento.

En el Proyecto de país que ofrecen; el petróleo tal y como lo fue ayer, resulta ser un punto importante o esencial para regresarnos a su proyecto de país,  en el cual, el petróleo y PDVSA deja de ser un recurso de los venezolanos y venezolanas para convertirse en un instrumento de un grupo (clase) para realizar sus respectivos negocios.

En el documento se insiste en la idea de hacer de PDVSA una empresa dedicada al negocio de vender petróleo y de recuperar la autonomía que supuestamente perdió. Desde la perspectiva de la derecha, se deja ver un primer movimiento dirigido a plantear  y justificar una opción de privatización suave y para este propósito, se trabaja con la premisa de colocar a la empresa más lejos y menos controlada por el Estado. Más lejos y menos controlada por el Estado, coloca fácil la tarea de desprender  a PDVSA de sus auténticos dueños y por ahí, se abre el camino para poner en práctica esta modalidad de privatización, que en honor a la verdad, copia el modelo que conocimos como meritocrático. Devolvernos a la orimulsión con el “argumento” de haber perdido “un potencial mercado”, es un tipo de explicación basura que no llega a explicar y justificar el negocio de la orimulsión. Pérdida de "potencial mercado", esconde el negocio que sostuvieron con la política  de la orimulsión.

En ese esfuerzo por plantearse camufladamente alguna de las opciones de privatizar a PDVSA, se insiste en afirmar, que el negocio de PDVSA  es bueno o será muy bueno, si se favorece bajo su esquema, la participación privada. La  situación no se analiza para determinar cómo el Estado venezolano pueda lograr mejores beneficios con una política petrolera, sino en afirmar tajantemente, que para ser mejor empresa, PDVSA debe “estimular la participación privada”.

Desde la página 64 y hasta la página 72 del documento, se fijan u ofrecen  “argumentos” para inducir una privatización suave de PDVSA, pero a partir de la pagina 73; los planteamientos toman otro carácter y con la basura denominada “restructuración de PDVSA”, cobra sentido la opción de una privatización salvaje. El punto de la privatización salvaje viene en el empaque de la autonomía y de incrementar la participación privada, bajo términos distinto a los que existen actualmente. Esta tesis se acompaña con la idea de “despolitizar a PDVSA” y por despolitización, debe entenderse una separación de PDVSA del Estado venezolano, quitándole cualquiera responsabilidad de ser un factor comprometido con el futuro de los venezolanos y venezolanas. Esta idea se encuentra más o menos camuflada en puntos incluidos en la página 73, 74 y 75, en los cuales puede leerse lo siguientes situaciones.

1) “Separar el cargo político del Ministerio con competencias en hidrocarburos de la presidencia de PDVSA y ampliar la composición de su Asamblea de Accionistas para garantizar a la empresa autonomía gerencial, financiera y operacional.”  (Subrayado es mío)

2) “Transferir a los ministerios competentes los programas sociales actualmente a cargo de PDVSA y hacer de las filiales no petroleras,  empresas independiente de la estadal”. No es tanto la transferencia de programas; el problema es darle viabilidad a la privatización que llamo suave o primera fase de la privatización, cuyo objetivo se orienta a colocar a PDVSA de espalda a las necesidades nacionales.

3) “Limitar las contribuciones fiscales de PDVSA al pago de impuestos y regalías, suspendiendo las transferencias al FONDEN u otros fondos parciales discrecionalmente administrados por el Ejecutivo”. Un enfoque privatizador no puede estar más claro. Poco o muy poco dinero para los dueños auténticos y autonomía (separación de PDVSA del Estado) para que esos recursos, que deje de pagar PDVSA al fisco por impuestos y regalías, tengan otro uso. Es clara la tesis de desentender a PDVSA de su compromiso con el país y hacerla nuevamente, un Estado dentro otro Estado.

[email protected]



[i] Véase Nota disponible en : http://www.aporrea.org/ideologia/a145233.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1267 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a147089.htmlCUS