En síntesis

Un títere en rebatiña

Con tantas manos moviéndole las cuerdas al debilucho títere, el majunche Capriles  a la final se saturara de dificultades para escoger en que palo ahorcarse. Por un lado, anda una facción disociada empeñada  en vender la inicua  especie de que está en marcha un “fraude electrónico”. Al respecto un bandidazo  y gacetillero de oficio como Rafael Poleo, dice   que la chayota (sobrenombre que el mismo editor puso al bobo) “no debió firmar el acuerdo del Consejo  Nacional Electoral, así lo haya suscrito bajo protesta”.  Pero resulta que son tan pero tan malos esos consejeros chimbos, pues analizando su incidencia ulterior, en vez de sumar aliados termina por  desmotivar a los electores para que acudan al acto de votación. En pocas palabras, atacar la transparencia del acto comicial, es igual a ordenar a los   majunchistas a quedarse en casa y no sufragar por nadie. “No me ayude compadre”, parece decir alguien más prevenido.

Otro lote opositor menos rabioso, sostiene la infeliz ocurrencia de que el Jefe de Estado se meta en una Cartuja, condenándolo al ostracismo para dejarle libre el escenario al bobolongo,  a ese gafo propuesto por la oligarquía pitiyanqui. Y como diría el filosofo de gochilandia  Carlos Andrés Pérez, no es lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. De modo que por re o por fa,  nunca le encontraremos orilla a una vieja clase política que la historia se encargó de lanzarla al cesto de la basura, pues reducida a un  estado de descomposición se constituyo en serio atentado  contra la salud pública. O no es verdura el apio.

kameleljuri

@gmail.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1104 veces.


Freddy Kamel Eljuri


Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N