Carta abierta

a los triunfadores de la Aldea Universitaria “Enrique B. Núñez”

Estimados camaradas, permítanme dirigirme a ustedes con esta expresión; lo hago al considerarlos hidalgos colegionarios en la causa que busca colectivizar el conocimiento universitario, por desgracia, en manos de minorías privilegiadas, ...Por Ahora!

El motivo de la presente es producto de una reflexión política, académica, jurídica y clasista, devenida esta al verme envuelto en la falacia montada por mentalidades retrógradas y disfrazadas de un “rojo revolucionario”, para esconder los sentimientos mas bajos que en el ser humano pudiera aflorar como valores del individualismo recalcitrante: El egoísmo y/o la envidia.

Es política porque parte de una acción concebida, gracias a Dios sin éxito,  para reivindicar la malvada exclusión del Derecho al Estudio a los triunfadores, Wladimir Moreno y Anabel Fernández, cursantes del 6º Semestre de Estudios Jurídicos, por el solo y verdadero hecho, de no ser considerados, militantes del proceso, asimismo, marcada de retaliación desafortunada para acallar mi voz y letra, como expresión de disidencia ante tanta desidia de funcionarios de gobierno y partido, responsables principales del distanciamiento popular que ha apoyado al Comandante Presidente Chávez, como se vio en los últimos procesos electorales; también es académica porque procura dar al traste con la perversa intención de desconocer la andragogía como método de una enseñanza que desdice de la formal educación burguesa, que se esconde en reglamentos obsoletos y sin sentido de justicia social, contrariando a la educación permanente, diseñada para desarrollar, a través de una praxis fundamentada en los principios de Participación y Horizontalidad, permitida a incrementar el pensamiento, la autogestión, la calidad de vida y la creatividad del participante, con el propósito de proporcionar una oportunidad para que logre auto-realización; igual, es jurídica esta reflexión, porque desmonta la arbitrariedad personal que desconoce la temporalidad como requisito de forma para la correcta aplicación de la norma jurídica; pero, sobre todo, es una reflexión clasista, que deja en evidencia el papel anti estudiantil (anti triunfadores) de quienes bailando en vocerías ilegitimas, en una actitud personalista, sin precedente, con deslealtad y antinatura, siendo estudiantes, usurpan negando los derechos académicos de los propios estudiantes.

Nada mas cruel en la causa de los triunfadores de la A. U. “Enrique B. Núñez” lo hecho o inducido por el TSU, Pedro Espinoza, quien, haciendo alarde de moralista inquisitivo, se opuso, cual traidor de la causa común como estudiante, a la aprobación de unidades curriculares de l@s compañer@s Moreno y Fernández, asimismo, poniendo, sin estar facultado para ello, en entredicho la autonomía académica de los docentes, quienes somos a los que nos corresponde evaluar y calificar el conocimiento de los estudiantes (triunfadores). Él, sin otro calificativo que no sea el de mala intención, solicitó a la Coordinación de la Aldea, que se hiciera uso del Reglamento de la Misión Sucre, es decir, que se reprobara a los compañeros arriba mencionados, porque supuestamente, a juicio de la mentalidad retorcida, habían caído en el porcentaje del 25 % de inasistencia. Para nadie en un secreto que las planillas de asistencia, al ser controladas por el vocero hasta el final de la clase, puede ser perfectamente manipulada, pudiéndolas firmar unos por otros ausentes, antes de ser entregada al profesor, teniendo en consecuencia, un carácter completamente subjetivo, hecho evidenciado cuando el “vocero” Espinoza, en su control de planilla, habiéndose programado, con la autorización de la Coordinación de la Aldea, la jornada de foros – talleres con temas jurídicos y académicos, manipuló para que los triunfadores de la sección 06 no asistieran, pero al ver que hubo quienes sí asistieron a la actividad en fecha 07/02/2011, por considerarla de suma importancia, el señor vocero, Pedro Espinoza, a su antojo y en mala intención, les colocó inasistencia, precisamente los impugnados, Wladimir Moreno y Anabel Fernández, mientras que, en otra acción de chantaje vulgar, amenaza con reprobar a la triunfadora, María Rojas, de la misma sección 06, porque ésta no se parcializó con su desfachatez antiestudiantil; por otra parte, habiéndose firmado las actas de nota final por todos los alumnos, incluido el vocero, sin que hubiera pronunciamiento oportunamente, no queda mas que convalidada las notas y aprobación de las materias, tal y como lo consideramos al Lic. y Abg. José Alí Rodríguez y mi persona.

A todas estas, al TSU, Pedro Espinoza, en su pretendida vocería estudiantil, presumiendo contactos con personeros importantes de Misión Sucre y gobierno municipal, asomado como voz cantante de la Aldea, tenemos que preguntarle cuántas diligencias fructíferas ha hecho en función del acondicionamiento de la Aldea U. del Bernardo Núñez o, en cuántos operativos de limpieza y mantenimiento de ambiente se le ha visto; asimismo, dónde están los filtros de agua prometidos y diligenciados, para que los miembros misioneros todos bebamos el vital líquido?

Esta conducta antiestudiantil de Pedro Espinoza, marcada por un sesgo politiquero y con innegables pretensiones electoreras, tiene que ser evaluada por toda la comunidad de la A. U. del “Enrique B. Núñez” de modo que permita dejar el precedente de sanción moral, ante esta vil maniobra personalista, egoísta y quién sabe si llena de la envidia que se carcome los sentimientos humanos después que se le abre la puerta al rencor.

Por último, sirva la presente para agradecer a TRIUNFADORES, sí, con mayúsculas, y docentes, que expresaron su inconformidad y solidaridad verdaderas, ante el pretendido atropello, quedando ante ustedes en mano y pensamiento tendidos de reciprocidad.

(*) Abogado.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1745 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a120968.htmlCUS